La Dolfina se sacó una espina para alentar el sueño de la Triple Corona

La Dolfina está en la final del Abierto de Hurlingham
La Dolfina está en la final del Abierto de Hurlingham Fuente: LA NACION - Crédito: Sergio Llamera
?Gonzalo Capozzolo
(0)
28 de octubre de 2018  • 23:59

La Dolfina se sacó la espina del año pasado y regresa a la final de Hurlingham . Fue una alegría doble para el conjunto de Cañuelas porque va en busca del torneo que no pudo ganar en las últimas dos temporadas y también porque venció a su verdugo del año pasado. Si bien se enfrentó con Las Monjitas y no con Alegría, lo cierto es que tres de los cuatro rivales eran los mismos. En un partido cerrado y de pareja intesidad, La Dolfina dominó las acciones y con oficio se llevó el partido por 11-8. Así, mantiene intacta la chance de lograr una nueva Triple Corona .

"Esta instancia siempre nos complicó y no lo digo solo por lo que pasó con Alegría el año pasado. Recuerdo partidos contra El Paraíso y La Aguada, que eran equipos en teoría más chicos por el handicap y al final nos terminaba costando mucho", explicó Pablo Mac Donough sobre las semifinales del Abierto de Hurlingham.

Alegría había sido el año pasado el único equipo que le pudo ganar en una temporada fantástica de La Dolfina, justamente en las semifinales de Hurlingham. Con otro nombre y con Santiago Toccalino en lugar del canadiense Freddie Mannix pero con Facundo Sola, Hilario Ulloa y Guillermo Caset (h), la sensación era inevitablemente de revancha. "Supimos aprender de la derrota del año pasado y queríamos volver a estar acá. No sé si llamarlo revancha pero lo que pasó nos molestó y fue bueno para lo que vino después, donde encaramos Palermo con otras ganas, pero tampoco queríamos que este año la historia se repitiera", sostuvo Mac Donough. "Quedó la espina pero no es una revancha. Lo importante es ganar y este equipo está para eso", añadió, sintético, Adolfo Cambiaso.

La victoria de La Dolfina no estuvo nunca en duda. Sin lucirse, pero con el aplomo de quien está acostumbrado a jugar estos partidos, los de Cañuelas sacaron una ventaja de tres goles en el primer chukker que terminó siendo irremontable. Quizás el mejor momento para Las Monjitas fue el quinto chukker, donde anotó tres goles y se llegó a poner a dos, pero La Dolfina estiró ventajas una vez más en el sexto. La diferencia estuvo en la eficacia. Mientras el ganador anotó las que tuvo, su rival dejó pasar varias chances claras. "Tiramos muchas veces, no pudimos meterla y eso nos pasó factura al final. Yo erré el primer gol del partido estando solo y pasamos de estar 1-0 a 0-3 a los tres minutos", se lamentó Hilario Ulloa. Las Monjitas no convirtió en tres de los siete chukkers. Del lado de La Dolfina, a diferencia de otras veces donde depende de una de sus figuras, esta vez lo mejor fue el juego en equipo.

Después de ganar Hurlingham de 2011 a 2015, esta formación de La Dolfina perdió la final de 2016 y las semifinales del año pasado, algo que no deja de sorprender. "Creo que este Abierto es igual de difícil que los demás. Lo que pasa es que una vez que ganas Tortugas entrás con una actitud diferente, aunque tampoco la llamaría relajación", comentó David Stirling. Para el coach Milo Fernández Araujo mucho tiene que ver la caballada: "lo que pasa es que en Hurlingham entran las yeguas buenas que están sin ritmo y más pesadas y las cosas a veces no salen como queremos". La continuidad de Fernández Araujo, que transita su sexto año como DT de La Dolfina y dijo en una entrevista a la nacion que se irá a fin de año es una de las razones que motiva sus dirigidos para ir en busca de la Triple Corona.

Aunque conformes por el rendimiento exhibido, del lado de Las Monjitas la actualidad no es la ideal. La decisión del trío Sola-Ulloa-Caset de dejar Alegría y asociarse con el patrón Camilo Bautista tuvo como objetivo lograr una organización más competitiva para ir en busca de un campeonato. El año pasado con Alegría estuvieron cerca pero en este quedaron eliminados las dos veces en semifinales. "La sensación es agridulce pero viendo como jugamos y como funcionamos creo que estamos en el camino correcto", sintetizó Ulloa.

La semifinal de Hurlingham fue el filtro que el año pasado La Dolfina no pudo pasar y fue la única mancha de un año casi perfecto. Seguramente su cuarteto estará ahora más tranquilo sabiendo que tiene por delante la prueba más difícil, el clásico con Ellerstina. "Tenemos que jugar nuestro juego porque dependemos bastante de nosotros y de nuestro funcionamiento", concluyó, preciso como en la cancha, Cambiaso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?