Doblaje versus subtítulo: cuál es la mejor opción para no perderse en la traducción

Según Netflix, tres de cada cuatro usuarios argentinos eligen ver doblada 13 Reasons Why
Según Netflix, tres de cada cuatro usuarios argentinos eligen ver doblada 13 Reasons Why Crédito: netflix
Uriel Bederman
(0)
30 de octubre de 2018  

Un ser o no ser audiovisual invade a muchos en la fila del cine o en el sillón de casa, control remoto en mano: ¿escoger los subtítulos a costa de apartar la mirada del centro de la pantalla o una película doblada a expensas de la voz original de los actores? A contramarcha de lo que ocurre en otros países de Latinoamérica, el espectador argentino históricamente se ha volcado por el contenido subtitulado.

Aunque las nuevas plataformas, con Netflix a la cabeza, han metido la cola para inyectar una mayor diversidad en las preferencias, además de situaciones algo insólitas, como el ejemplo que sigue. En una de las escenas finales de Tiempos violentos (Pulp Fiction), la voz de un actor de doblaje (no la de Travolta, quien interpreta a Vincent Vega en el clásico de Tarantino) replica así una broma de su compañero: "Hermano, ese fue bueno, empiezas a relajarte, has estado muy serio y sereno". En cambio, si en la misma secuencia se activan los subtítulos en Netflix, a pie de pantalla aparece la siguiente línea de diálogo: "Viejo, ese estuvo bueno. Estás recuperando tu sentido del humor, has estado ahí todo serio, como una momia". ¿Cómo se explican discordancias de esta índole y otras más sorprendentes que aparecen reiteradamente en películas y series? Además, ¿sigue siendo cierto aquello de que el público argentino es del bando de los subtítulos?

La traductora pública Mariana Costa explica que las técnicas de subtitulado y el doblaje son diferentes, y que entonces es comprensible que las traducciones también difieran. Directora del Departamento de Doblaje en América TAV, Costa explica que para los subtítulos operan limitaciones de espacio y de tiempo, y que el faro del doblaje, en cambio, es acertar en la sincronización de gestos, textos y articulaciones.

Escena subtitulada de Tiempos violentos - Fuente: YouTube

06:41
Video

"No por eso una traducción es mejor que la otra, simplemente son diferentes para cumplir de manera correcta con su funciones", aclara. Mónica Bartolomé, voz de referencia del subtitulado en nuestro país, dice en diálogo con LA NACION que, a pesar de restricciones como la cantidad de caracteres por línea y la velocidad de lectura, el subtítulo permite acercarse a una traducción más fidedigna con relación al doblaje. La responsable de Mónica Bartolomé Producciones, que trabajó con películas como Relatos salvajes y el clásico de Spike Lee Oldboy, entre muchas otras, sostiene que un traductor eficaz es aquel que encuentra la manera de respetar lo más que se pueda el texto original, incluso realizando los ajustes para la sincronización labial. Daniela Costa, integrante de la Comisión de Artes Audiovisuales del Colegio de Traductores Públicos de la Ciudad de Buenos Aires, a su turno revela instancias poco conocidas del detrás de escena, al señalar que usualmente no se contrata al mismo traductor para el subtitulado y el doblaje (esto podría explicar las discordancias), aunque remarca que sí es habitual que "las empresas encarguen a un traductor especializado en control de calidad la revisión tanto del subtitulado como del guion de doblaje, a fin de que no existan inconsistencias". En este punto, Bartolomé es concluyente: "Si las diferencias entre el subtitulado en español y el doblaje son abismales, yo diría que es un trabajo mal hecho".

Las traducciones, las dichas y las escritas, pueden definirse por sus respectivas carencias. Como decíamos, se sabe que el doblaje renuncia a un ingrediente precioso como la voz del actor, mientras que los subtítulos apartan al espectador del epicentro de la acción y de la comunicación gestual. ¿Qué elige, en términos generales, el público argentino? Si bien al examinar preferencias hay que analizar variables como la edad, los canales de difusión e incluso las costumbres, los insiders sostienen que en el medio local la balanza se inclina hacia los subtítulos. A contramano de eso, un informe de Netflix observó que tres de cada cuatro argentinos optan por el contenido doblado, aunque, vale decir, el dato resultó de un enfoque sesgado: el hábito de los seguidores vernáculos de la serie 13 Reasons Why.

"No es lo mismo escuchar hablar a Woody Allen, por ejemplo, que al locutor que lo dobla. Con esto no estoy diciendo que las estadísticas que afirman que la gente joven hoy se inclina más por el doblaje estén equivocadas, pero sí que toda generalización es injusta. De manera que el subtitulado sigue siendo algo muy requerido en nuestro país, a diferencia de lo que ocurre en el resto de Latinoamérica, donde la lectura de los subtítulos se transforma en un obstáculo y el público en general prefiere las versiones dobladas", grafica Bartolomé. Al respecto, Mariana Costa dice que si bien la industria del doblaje tiene ya un camino recorrido en nuestro país, "todavía muchos de los doblajes que vemos en cine y en televisión provienen de México, y quizás esto hace que las voces y las traducciones nos suenen extrañas"; aunque agrega que "cada vez hay más doblaje hecho en la Argentina de muy buena calidad".

Escena doblada de Tiempos violentos - Fuente: YouTube

02:23
Video

Los amateurs

Aquellos espectadores que jamás renunciarían a las voces originales seguramente están al tanto de la "movida fansubbing", la avanzada amateur del subtitulado. Con evolución en el universo del animé, la modalidad llegó a muchas películas y series distribuidas en canales non sanctos como posible solución, mas no está exenta de falencias: turbadores errores ortográficos o larguísimos bloques de texto imposibles de asir.

Sin desconocer sus puntos flacos, ¿es el fansubbing una competencia para las empresas y los profesionales del rubro? Mariana Costa asegura que dichas traducciones no suponen una amenaza para los especialistas y que tampoco afectaron el caudal de trabajo, porque "para hacer subtítulos de calidad no es suficiente saber traducir". Poderoso aunque joven en este ámbito, Netflix procuró dar con un punto medio entre el fansubbing y la tarea experta. En su afán por ofrecer subtítulos multilingües, hace un tiempo lanzó Hermes, una plataforma que pone a prueba a los traductores dispuestos a trabajar para ellos, incluso sin acreditar título. "Nuestro deseo de complacer a los suscriptores en su idioma, respetando la intención creativa y siendo conscientes de los matices culturales, es importante para garantizar la calidad", contaron desde la compañía detrás del servicio de streaming, que hace algunos años ofrecía solamente subtítulos en inglés, español y portugués, y que ahora supera la veintena de idiomas.

"A las empresas que debemos evaluar CV a la hora de contratar un traductor, la calificación del Hermes nos sirve de referente, aunque no sea en términos absolutos, ya que el sistema de calificación no es infalible. Y mucho menos lo es en nuestro 'bienamado' castellano neutro, una lengua que se entiende en todos los territorios de Latinoamérica, pero que no se habla en ninguno de ellos", comenta Bartolomé. Desde la citada comisión añaden que "en la medida en que el público exija mayor calidad de subtítulos o doblajes y las distintas plataformas compitan no solo en función de los contenidos, sino también por el modo en que esos contenidos se presentan a los públicos en distintos idiomas (buenos subtítulos y buenos doblajes), el traductor profesional va a tener la posibilidad de destacarse y exigir mejores condiciones de trabajo".

El público de Woody Allen prefiere el subtitulado y mantener así la voz original del actor y realizador neoyorquino
El público de Woody Allen prefiere el subtitulado y mantener así la voz original del actor y realizador neoyorquino

Por su parte, la representante de América TAV resalta que uno de los tantos cambios de paradigma que estableció Netflix fue hacer públicas las tarifas que paga a tanto a los traductores profesionales como a los intermediarios y que, "lamentablemente, es una realidad en nuestro país que el traductor trabaje por valores que están muy por debajo, y eso sin dudas se ve reflejado en la calidad". Esta mirada echa luz sobre otra de las posibles razones para explicar por qué cuando en Pulp Fiction Travolta dice: "Has estado sereno", al pie de pantalla aparece la frase: "Has estado ahí todo serio, como una momia", en brillantes letras blancas.

Cuando no es una cuestión de preferencia

"Juntos por los subtítulos" es una campaña impulsada por personas con discapacidad auditiva con el objetivo de "defender el derecho de este colectivo de acceder a la comunicación, educación, esparcimiento y conocimiento mediante la concientización sobre la importancia del subtitulado en la TV y el cine", explica a la nacion Rosario García, una de las responsables de esta iniciativa que procura alcance nacional. En ciudad de Buenos Aires, los cinco canales de aire transmiten con CC (close caption), aunque para activarlos son necesarios determinados recursos técnicos tanto en el hogar como de parte del operador de cable. Esta tecnología no siempre llega a las repetidoras del interior, y a este panorama se suma el hecho de que los cines argentinos rara vez proyectan las películas nacionales con subtítulos.

"En este mundo donde la tecnología juega un papel tan importante, es esencial que se entienda que el subtítulo es fundamental y el único camino para que las personas con déficit auditivo que saben leer, accedan a la información y al conocimiento", sostiene García, y añade que los subtítulos son un modo para tener "criterio propio y autonomía, de sentirse parte de esta sociedad como personas útiles, productivas e inteligentes". García nota que mucha gente con discapacidad auditiva ha dejado la TV de cable, volcándose por Netflix. "¿Pero qué pasa con las noticias, con las novelas nacionales, con el amplio y enorme interior adonde no llega?", se interroga. Y cuenta que tras una serie de pedidos a diversos organismos aún no han obtenido respuestas concretas a su pedido. A pesar de ello, procuran seguir haciendo honor al lema de una campaña análoga en Brasil, que pide "subtítulos para quien no oye, pero se emociona".ß

La opinión de Mónica Bartolomé

"En mis comienzos (1987), todos éramos autodidactas ya que no había nadie que nos enseñara el oficio de subtitular. Estábamos en la "era analógica" donde la cinta de un casete se podía ver y tocar. Pocos éramos los que conocíamos el oficio y muy pocos contábamos con las herramientas para llevar a cabo el trabajo. Nos entregaban las traducciones vía mail o incluso en papel y manuscritas, dado que no todos los traductores contaban con una computadora en esos días. A partir de los 90, la era digital fue un ciclón que revolucionó la industria del cine y del video. En 2000 la tecnología se abarató, la web proporcionó programas de subtitulado gratuitos y los subtítulos se "viralizaron" por medio de miles de traductores en todo el mundo que comenzaron a subtitular series gratis (fansubbbers) para que todos sus seguidores pudieran verlas antes de que llegaran a su país. En video pasamos del VHS al DVD, luego al Blu Ray y finalmente al streaming. En cine fuimos de los rollos de película en 35mm al DCP (disco rígido). Cada nuevo formato representó nuevos desafíos y no pocos dolores de cabeza, ya que siendo profesionales pasamos a ser eternos aprendices y a convivir con un alto nivel de error, dado que la tecnología avanzaba más rápido de lo que podíamos dominarla. Casi enloquecemos haciendo los subtítulos en DCP en inglés de Esperando la carroza 2, porque corrían perfectos en nuestras computadoras y en las del laboratorio que los editaba en el rígido, ¡pero no se veían en el reproductor! Después de muchos intentos fallidos, se cambió el reproductor y los subtítulos se vieron normalmente. Hoy las películas o series viajan por la web, cualquiera puede descargarlas o verlas online, importar los archivos traducidos y empatarlos en el video. Hoy podemos hacer que los subtítulos se activen o no y también podemos incluir muchas versiones subtituladas en distintos idiomas dentro de una misma película. La compra de derechos sobre un film abarca «formatos creados y a crearse». Vamos haciendo camino al andar en la era de lo intangible., solo nos queda seguir aprendiendo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?