Siguen a River adonde vaya con un motivo: brindar por una amistad de más de 30 años

Amigos desde hace 30 años, siguen a River a todos lados
Amigos desde hace 30 años, siguen a River a todos lados Fuente: LA NACION
Pablo Lisotto
(0)
30 de octubre de 2018  • 07:28

PORTO ALEGRE.- Mario y Daniel se conocen desde hace más de 30 años. Trabajan en una empresa y a ambos los une el amor por River . Una tarde, casi un cuarto de siglo atrás, se propusieron seguir al equipo millonario a todos lados, siempre y cuando las posibilidades económicas así lo permitieran.

Una vez consumado el 1 a 0 de Gremio en el Monumental y conscientes de que la revancha de esta noche se presenta como un desafío complicado, los amigos iniciaron el "Operativo Porto Alegre". Para alentar y saborear la hazaña en vivo, o, si el resultado no acompaña, no reprocharse el hecho de no haber viajado.

"Viajamos a todos lados con River desde hace 20 años. Y sumamos a nuestra locura a nuestros hijos: Ramiro y Nicolás. Porque además nos gusta pasear y compartir momentos juntos", le cuenta Mario a LA NACION. "Cuando todavía no habían nacido los chicos íbamos con otros amigos, Miguel y Rubén. Y si conseguíamos una camioneta viajábamos más", aporta Daniel.

Viajaron en su propio auto. Recorrieron sobre ruedas los 1300 kilómetros que separan Buenos Aires de Porto Alegre. "Hicimos noche en San Gabriel, dormimos ahí y hoy nos levantamos y viajamos hasta acá. Aunque mañana, cuando volvamos, le vamos a dar derecho sin parar. Son 600 kilómetros en suelo brasileño y desde Paso de los Libres ya tenés autovía derecho a Buenos Aires. La verdad que nos sorprendió el buen estado de las rutas. Y nos favoreció el tema de las elecciones, porque había muy poco tránsito", comparten.

-¿Les tocó viajar en una situación adversa como la que se da ahora con Gremio?

-Mario: Si, claro. Con Cruzeiro. Aunque esa vez fuimos en avión.

-Daniel: Ese fue uno de los más importantes desde que veo a River, desde 1963. Fue un partidazo. Y ahora vengo con la misma ilusión de darlo vuelta. Si no, me quedaría en mi casa.

-¿Para qué sirven estos viajes?

-D: Para compartir momentos. Para luego recordar esas anécdotas. Hablar con el otro y decir: "¿Te acordás cuando fuimos a tal lado? Para que te des una idea, a Mendoza fuimos siempre en auto. Lo mismo a Tucumán, a Jujuy. A Paraguay, en la semifinal de la Libertadores 2015 utilizamos el auto y cruzamos con la balsa. Tenemos historias muy divertidas.

-Pero entonces el partido es una anécdota.

- D y M: Noooo.

- D: Te voy a explicar. El partido es lo que nosotros tenemos como excusa con nuestras mujeres para poder venir juntos y pasarla bien como los buenos amigos que somos. Porque así como te vengo en auto ida y vuelta para estar dos días en Porto Alegre por un partido de RIver, si me dicen de hacer lo mismo para ir de vacaciones a Florianópolis no te lo hago ni loco. Yo digo: "Voy con Mario", y él dice "Voy con Daniel" y listo.

- M: Además, ahora que no se puede ir de visitante en la Argentina, hacía mucho que no viajábamos juntos.

-Así como gozaron con aquel de 2015 con Cruzeiro, ¿hubo algún viaje del que volvieron derrotados?

-D: Cuando perdimos con Patronato en la cancha de Colón, durante el Nacional B.

-M: Ese fue el peor viaje de nuestras vidas.

-D: Si ganaba, River prácticamente se aseguraba el ascenso. Pero perdió de una manera increíble. Por suerte al día siguiente Chacarita le ganó a Central. Éramos cinco y volvimos de Santa Fe sin hablar.

-¿Fueron a Mendoza en marzo para el River-Boca?

-D: Fuimos, pero en avión, porque habíamos ido en diciembre para la final de la Copa Argentina y nos hicieron dar muchas vueltas en el camino.

-M: Además te voy a explicar algo: cuando vamos a Mendoza nos tomamos tres o cuatro días, siempre hay algún amigo que visitar en las bodegas.

-¿Cómo ven el partido de esta noche?

-M: Si estamos acá es porque sabemos que lo vamos a dar vuelta. River es el único equipo que le puede sacar la Copa a Gremio. Y ellos lo saben (se ríe). Que el partido es difícil no se puede negar. Pero hay que jugarlo.

-D: Si uno mira en retrospectiva, el partido contra Cruzeiro era mucho más complicado. Y se ganó. Y te agrego un dato: yo estoy invicto en Brasil. Vine cuatro veces y River nunca perdió. Eso le dije a Mario cuando organizamos el viaje a Cruzeiro. Nosotros estamos completamente locos.

-M: Si te ponés a pensar, más locos estamos ahora que vinimos en auto.

-Si llega a pasar River, ¿les gustaría una final con Boca?

-D: Escuché a algunos periodistas decir que la Conmebol no quiere un superclásico en la final porque como sería sin hinchas visitantes, no pueden promocionar la definición como una gran fiesta del fútbol.

-M: Y aparentemente el señor M (en referencia a Mauricio Macri) tampoco quiere que haya superclásico. Yo me pongo en su lugar porque soy fanático como él.

Daniel y Mario se ríen, comparten una anécdota más y se van caminando a almorzar junto a sus hijos. Para brindar por la amistad, y por la banda roja que también los une y les cruza el pecho.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?