Los mercados ya le exigen un rumbo claro a Bolsonaro, que prepara la transición

Un simpatizante de Bolsonaro flameaba ayer una bandera del presidente electo en Río de Janeiro
Un simpatizante de Bolsonaro flameaba ayer una bandera del presidente electo en Río de Janeiro Fuente: AP - Crédito: Leo Correa
La bolsa de San Pablo cayó más del 2% y el dólar subió; los inversores esperan anuncios concretos del presidente electo; generaron malestar las declaraciones sobre el Mercosur
Alberto Armendáriz
(0)
30 de octubre de 2018  

RÍO DE JANEIRO.- La fiesta fue potente, pero breve. Los brasileños y los mercados celebraron con estridencia la categórica victoria del candidato ultraderechista Jair Bolsonaro en las elecciones presidenciales de anteayer, pero al final del día siguiente a la victoria, tanto en la calle como en la Bolsa, ya se le exigía al próximo mandatario que diera definiciones precisas sobre cómo solucionará los enormes problemas del país.

Bolsonaro se consagró con el 55,13% de los votos, frente al 44,87% de Fernando Haddad.

La segunda vuelta llegó luego de una belicosa campaña en la que primaron los ataques, las noticias falsas, la apelación a los miedos y la improvisación.

Para oponerse a su rival del Partido de los Trabajadores (PT), al que asoció con los escándalos de sobornos revelados por la Operación Lava Jato y la profunda recesión de los últimos años, el polémico exmilitar y diputado prometió combatir la corrupción y la criminalidad, recuperar la economía e impulsar los valores conservadores de la familia tradicional, la propiedad privada y la religión, sin muchas propuestas concretas, desde la comodidad de las redes sociales y sin participar de los debates con la excusa médica de que debía permanecer en su hogar para reponerse del atentado con cuchillo que sufrió.

"Ahora empieza la hora de la verdad; ver qué va a hacer. Siento que quienes votaron por él prefirieron un colorido paquete con un vistoso moño antes de una vieja y desgastada pelota, pero nadie sabe realmente qué hay allí dentro, o si está vacío", ilustró a LA NACION Renata Carneiro, de 35 años, vendedora de una juguetería en el barrio carioca de Ipanema, que apoyó a Haddad en las urnas.

En los mercados financieros, que durante toda la campaña respaldaron a Bolsonaro por la agenda neoliberal que ofrecía frente al intervencionismo económico del izquierdista, la euforia inicial por el triunfo duró poco. La bolsa de San Pablo comenzó el día con un alza del 3% pero luego revirtió la tendencia y al final de la jornada retrocedió un 2,24%. El real, que se apreció más de un 1% frente al dólar al inicio de las negociaciones, después perdió impulso y se desplomó; la moneda estadounidense acabó con una ganancia del 1,51% para cotizar a 3,70 reales en el cierre.

"En cierta manera, los mercados ya habían anticipado la victoria de Bolsonaro en las últimas semanas. Ahora necesitan más detalles del plan económico y cómo se encaminará para validar el optimismo que tenían antes de los comicios", explicó a este diario André Perfeito, economista en jefe de la corredora de valores Spinelli, en San Pablo.

Para los agentes financieros, la gran garantía detrás de Bolsonaro es su gurú económico, Paulo Guedes, formado en la Universidad de Chicago, de larga experiencia académica en Chile y socio del fondo de inversión Bozano, con excelente llegada a los mercados.

Guedes ha dicho que pretende impulsar una profunda reforma previsional, reducir drásticamente los gastos públicos, privatizar grandes empresas, impulsar una baja de impuestos, y limpiar la maquinaria estatal de privilegios y desperdicios. Anteanoche, repitió su mantra, pero tanto él como otros miembros del equipo de campaña de Bolsonaro despertaron algunas preocupaciones.

Para empezar, en una sorpresiva declaración, Guedes afirmó que el Mercosur no será una prioridad para el nuevo gobierno, que pretende ampliar sus lazos comerciales bilaterales con otros países como Estados Unidos. Sus palabras no cayeron bien ni en la Argentina -principal socio comercial de Brasil en el bloque que también integran Paraguay y Uruguay-, ni en varios sectores económicos y diplomáticos brasileños.

"Fue un comentario duro e innecesario, para no decir absurdo. Una de las pocas cosas buenas que tiene Brasil es su balanza comercial positiva con el Mercosur; en el último año, el intercambio con los otros países del bloque representó el 16,8% del saldo comercial a nuestro favor; el saldo con China, nuestro principal comprador, fue del 38%, mientras que con Estados Unidos apenas 0,45%", destacó Perfeito.

Sobre el tema de la reforma previsional, esencial para acabar con el déficit fiscal, el diputado Onyx Lorenzoni, que será jefe de Gabinete de Bolsonaro, advirtió que el proyecto que está actualmente en el Congreso, presentado por el gobierno de Michel Temer, debe ser descartado. Y, la probable designación de varios militares de reserva en el gabinete, pronostica obstáculos para la privatización de empresas estratégicas como las del sector energético.

En un informe divulgado ayer, la agencia de clasificación de riesgo Moody's apuntó como obstáculos para el gobierno de Bolsonaro en 2019 y más allá "el gasto fiscal, la reforma previsional y el apoyo político en un Congreso que quedó muy fraccionado y con nuevos miembros tras las elecciones".

Luego de haber evitado llamar a Bolsonaro para felicitarlo por la victoria de anteayer en el ballottage, Haddad, le deseó ayer suerte a través de las redes sociales.

"Presidente Jair Bolsonaro. Le deseo éxito. Nuestro país merece lo mejor. Escribo este mensaje con el corazón blando, con sinceridad, para que estimule lo mejor de todos nosotros ¡Buena suerte!", señaló en su cuenta de Twitter el exalcalde de San Pablo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?