Macri y Vidal: un almuerzo secreto para despejar tensiones

El encuentro tuvo lugar en Casa Rosada, el último jueves
El encuentro tuvo lugar en Casa Rosada, el último jueves Crédito: Rodrigo Néspolo
Jaime Rosemberg
(0)
29 de octubre de 2018  • 21:58

Con la discreción como denominador común y sin testigos, el presidente Mauricio Macri y su jefe de gabinete, Marcos Peña , recibieron el jueves pasado a María Eugenia Vidal en Casa Rosada con un objetivo claro: dar garantías a la gobernadora bonaerense de la disposición a "compensarla" luego de la devaluación y su devastador efecto sobre los fondos prometidos a la provincia de Buenos Aires en concepto del Fondo del Conurbano.

El Presidente, Vidal y Peña fueron los únicos comensales en el almuerzo, negado cerca de la mandataria bonaerense, según reconstruyó LA NACION. El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta , que también estaba invitado, no pudo llegar al encuentro.

El reclamo de la gobernadora por la actualización del Fondo del Conurbano luego de la devaluación del peso fue, coinciden las fuentes, parte central de la charla a solas. Vidal, que reclama unos $19.000 millones adicionales a los $65.000 millones que recibirá el año que viene, se fue de allí con la certeza de que el Presidente "hará lo posible" para compensarla. Aunque no se habló de fechas concretas ni de certezas inconmovibles.

"Macri le dejó en claro que hasta diciembre no habrá novedades. Que en ese mes podría haber una compensación vía decreto, pero que saldría en diciembre, una vez que se apruebe el presupuesto para el año que viene. Y tampoco eso es seguro", afirmó una fuente al tanto del diálogo entre la gobernadora y el Presidente.

¿Son ciertas las versiones que hablan de enojo por parte de la gobernadora para con su jefe político? "Ella tiene que defender los intereses de los bonaerenses, pero no hay nada grave en la relación", afirmó a LA NACION un ministro bonaerense.

En La Plata afirmaron que el apoyo irrestricto de Vidal a Macri está "intacto". Y prometieron que no se repetirán episodios como los del ministro de Gobierno, Joaquín de la Torre, que se quejó públicamente de la "injusticia" que significaba "dejar a la provincia con menos dinero" y que criticó al ministro del Interior, Rogelio Frigerio , encargado de negociar con los gobernadores.

Desde la Casa Rosada coincidían con algunos temores de Vidal en referencia a que la compensación por efecto de la inflación difícilmente se produzca. "Va a ser difícil explicarle a los gobernadores del PJ que le damos más plata a Vidal después de acordar con ellos", reconocían por lo bajo dirigentes al tanto de la negociación con los mandatarios provinciales.

Al tanto de esas oscilaciones, el ministro de Hacienda de Vidal, Hernán Lacunza, se dispone a enviar el presupuesto bonaerense a la Legislatura la semana que viene. Habrá un compás de espera hasta después del 14 de noviembre, cuando el Senado podría convertir en ley el presupuesto 2019 .

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.