Suscriptor digital

Volver a empezar: cómo adaptarsea la llegada de un nuevo jefe

El cambio de jefe siempre genera expectativas
El cambio de jefe siempre genera expectativas Fuente: LA NACION
Un cambio de líder representa una buena oportunidad para quesus subordinados se replanteen hacia dónde va su carrera
Andrés Hatum
(0)
31 de octubre de 2018  

Jorge llegó a la oficina puntual, como siempre, a las 9 de la mañana. Pero antes de entrar a su box la secretaria de su jefe le avisó que tenía que pasar urgente por la oficina de recursos humanos. "Me despiden", pensó Jorge. Mientras caminaba a la reunión con recursos humanos pensaba cómo encararía la búsqueda laboral y cómo debería actualizar el CV, algo que llevaba mucho tiempo sin hacer?

Pero la noticia era otra. Le comunicaron que habían despedido a su jefe. Por un lado, Jorge estaba aliviado, pero al mismo tiempo se le dispararon mil preguntas: Si despidieron al jefe, ¿por qué no lo harían con el resto del equipo? ¿Estamos mal evaluados como área? ¿Me considerarán la mano derecha del malogrado jefe y, por ende, seré yo el siguiente de la lista? ¿Cómo nos organizaremos ahora? ¿Qué hacer ante la incertidumbre de la llegada del nuevo líder y la obligación de validarse nuevamente ante él? ¿Será muy estricto? ¿Le agradará mi trabajo? ¿Nos desvinculará para traer a su gente de confianza?.

Cuando un jefe es desvinculado, a los que quedan en el equipo les pueden surgir muchas preguntas. En general, la persona que llega va a tomarse un tiempo para evaluar la performance de cada uno dentro del equipo que recibe. Esto es algo para tener en cuenta.

Plazos

Los primeros 90 días del nuevo jefe son críticos para que haga su diagnóstico del equipo que recibe y los cambios que debe realizar. Definitivamente, es el tiempo para estar atentos.

"Hay que saber entender los motivos de la desvinculación del jefe anterior", asevera María Olivieri, senior executive manager de PageGroup. "Esto es clave para llevar tranquilidad sobre la permanencia del equipo y no generar más ruidos dentro de una situación que sin dudas no es cómoda para nadie".

Esta sugerencia parecería importante para los miembros del equipo, que tendrán que lidiar con el nuevo jefe y su estilo de liderazgo. Por eso, es importante preguntar, más que intentar sacar conjeturas apresuradas. "Hay que poder abrir el canal de comunicación y despejar dudas para tener algo de certidumbre en este contexto", asegura Olivieri.

Primera impresión

En los primeros tiempos del nuevo jefe los empleados deben evitar sobreexponerse a situaciones conflictivas. Por ejemplo, no disparar ni seguir rumores infundados, no generar conflictos, no buscar serruchar el piso a quienes antes estaban cerca del jefe despedido.

Estas situaciones exponen mal a la persona y pueden ser consideradas definitivamente nocivas para el equipo que el nuevo jefe quiere armar.

También es importante entender el estilo de gestión del nuevo líder: ¿es un líder radial que maneja las relaciones uno por uno? ¿Centraliza la toma de decisiones? ¿Es participativo y le gusta informar sobre su gestión? ¿Acepta la crítica? ¿Es un líder de consenso? ¿Le da prioridad a la calidad del equipo que lo acompaña?

Así como el jefe se toma entre uno y tres meses para entender al equipo que recibe y decidir en consecuencia, el colaborador también tiene ese tiempo para poder entender y amoldarse a la nueva gestión y estilo.

Ahora bien, si con el anterior jefe, el despedido, un empleado se caracterizó por ser un soplón y por arruinarles la vida a sus compañeros, es más que probable que esa persona tenga que prepararse para sufrir un estrés postraumático más que merecido.

Pero si no es el caso, lo dicho en este artículo puede ser bueno como consejo para adaptarse al nuevo escenario que implica el cambio de conducción.

Cambio abrupto

Muchas veces sucede que un cambio de jefe es tan abrupto, con la irrupción de estilo de liderazgo completamente diferente, que pareciera que el empleado siente que en realidad cambió de trabajo.

Ese es el momento para que una persona se cuestione cuál es el estilo de clima de trabajo que quiere para su vida o si, por el contrario, es tiempo de mirar las ofertas del mercado en busca de nuevas oportunidades.

En el caso de Jorge, la mejor recomendación es tomarse un tiempo para entender al nuevo jefe y descubrir si tiene un estilo de conducción y una cultura de trabajo que le permitan ser feliz. Si esto no es así, será hora de ver qué tiene el mercado laboral para ofrecerle.

El autor es PhD y profesor de la Escuela de Negocios de la UTDT

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?