Suscriptor digital

San Lorenzo, a todo o nada: la Copa Argentina se volvió crucial para el futuro de Claudio Biaggio

San Lorenzo no juega bien y Biaggio depende de los resultados
San Lorenzo no juega bien y Biaggio depende de los resultados Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
Ariel Ruya
(0)
30 de octubre de 2018  • 23:59

Claudio Biaggio vive en la desconfianza. Propia, ajena. A veces, es difícil mantenerse en pie cuando no existe una recompensa. Por eso es decisivo el partido ante Temperley, hoy, a las 19, en Lanús, en busca de las semifinales de la Copa Argentina . Es un DT exitoso en el subterráneo mundo de las divisiones menores y es, todavía, un técnico que se nutre de errores y aciertos en la alta exposición. San Lorenzo rara vez juega con criterio a través del tiempo, quedó eliminado hace rato de la Copa Sudamericana frente a Nacional de Montevideo y en la Superliga es el peor de los grandes, a 13 puntos de Racing. Sin embargo, a diferencia de los otros gigantes, el plantel no conserva la misma calidad y, en los últimos meses, varias caras nuevas le dieron un aire fresco al Ciclón. Pero no alcanza: nada alcanza si no se logra un título -o se aproxima decididamente hacia él-, en tiempos de reproches fáciles y urgencias repetidas.

Días atrás -algunos días antes de la derrota en el Cilindro, después de un sorprendente primer tiempo y una fatídica segunda mitad, sin términos medios-, contaba qué le pasaba. "Siempre me sentí cuestionado y no sé por qué. Llevo un año y dos meses como técnico de San Lorenzo y siempre fue así. Creo que no es fácil estar todo ese tiempo en un club grande y ya me gané un lugar y un respeto", expresó lo que siente en su intimidad. El Pampa, que para los hinchas conserva el cariño como delantero y mantiene reservas como conductor, sabe íntimamente que se irá a fines de diciembre. Y en ese viaje hacia lo previsible, hoy, ahora mismo, tiene un examen que debe superar con elocuencia. De lo contrario, las sospechas volverán por su figura. No puede fallar ante Temperley: no se lo permite el sistema, ese que destroza a los que no ganan (casi, casi) siempre.

"Me ilusiono con seguir y dirigir en la Libertadores, pero es una decisión que tienen que tomar los dirigentes. No llegaron refuerzos sino reemplazos, porque vino Mouche porque se fue Cerutti, Poblete porque se fue Piris Da Motta. Había que afianzar al club y su economía. Sabíamos que no iban a venir muchos refuerzos y habíamos hablado de darle prioridad a los juveniles. Y sufrimos muchas lesiones", cuenta, tal vez con la sombra de Fernando Belluschi en el tablero. Temperley es uno de los peores equipos de la primera B Nacional: tiene 7 puntos, a 13 de Sarmiento, de Junín, el puntero.

El Ciclón espía la otra llave: Rosario Central o Newell's aparecen como potenciales adversarios. Mientras, sufre, no disfruta del fútbol. Ni el entrenador, ni el equipo, ni los hinchas, ni los dirigentes. "Quizás de adentro todavía están con alguna duda, no lo sé. Se habla mucho de que no jugamos bien, de que falta funcionamiento y yo prefiero jugar como lo hacemos y clasificar a la Libertadores que jugar bien y quedar afuera de todo", se enojó, días atrás, en una charla con Radio Mitre.

En el último mes -desde fines de septiembre a hoy-, sube y baja, levanta la cabeza y se encoge, sin medias tintas, sin empates. Pierde con Nacional por 2 a 0 y queda eliminado de la Sudamericana, supera por 3 a 1 a Estudiantes por la Copa Argentina, pierde con Banfield 2 a 0, le gana a San Martín, de San Juan 2 a 1 y trastabilla con Racing por el mismo resultado, por la Superliga. Así, no hay corazón que aguante.

"El club todavía no ganó este certamen y debemos apuntar a obtenerlo para cerrar el año de buena manera", apunta Fabricio Coloccini. Una necesidad para todos.

Por: Ariel Ruya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?