Miguel Bosé: tras 26 años de romance secreto, se separó de Ignacio Palau

Ahora pelean por sus hijos, dos pares de gemelos que nacieron por gestación subrogada y con siete meses de diferencia.
Ahora pelean por sus hijos, dos pares de gemelos que nacieron por gestación subrogada y con siete meses de diferencia. Fuente: HOLA - Crédito: GTRES
Jacqueline Isola
(0)
31 de octubre de 2018  • 12:40

Durante casi tres décadas, Miguel Bosé (62) -siempre tan receloso de su vida privada- logró mantener en secreto la relación que mantenía con el escultor valenciano Ignacio Palau. Sin embargo, todo se desmoronó hace unos días luego de que su ex anunciara, a través de un comunicado de sus abogados, la separación del artista y el inicio de acciones legales contra Bosé. El escrito, que adjuntamos en el reportaje, asegura: "Tras la ruptura de la relación y convivencia mantenida de forma ininterrumpida con Miguel Bosé Dominguín, durante más de veintiséis años, y comoquiera que han fracasado las negociaciones previas que, en su evitación, se han venido desarrollando, Ignacio Palau Medina ha encargado a este despacho profesional la interposición de las acciones judiciales necesarias para la defensa y protección de sus intereses y, fundamentalmente, los de sus hijos menores".

Miguel Bosé con sus cuatro hijos durante un viaje al parque temático de Disney, en California.
Miguel Bosé con sus cuatro hijos durante un viaje al parque temático de Disney, en California. Fuente: HOLA

FUNDARON SU FAMILIA EN PANAMÁ

Ignacio y Miguel se conocieron hace casi treinta años por amigos en común. Nacho -como lo llaman sus íntimos- es graduado en Química, aunque desde hace tiempo se dedica a la escultura. Junto a su socio, Daniel Perandrés, fundó una empresa que se dedica a la ejecución de proyectos de arquitectura y decoración. Durante los años que Bosé y el escultor estuvieron juntos, tuvieron cuatro hijos que nacieron por gestación subrogada y con siete meses de diferencia: dos pares de gemelos a los que llamaron Diego y Tadeo (6), Ivo y Telmo (6). A finales de 2014, Miguel y Nacho decidieron fundar su hogar en Panamá, lejos de periodistas y curiosos. Se instalaron en uno de los barrios más lujosos de la capital e inscribieron a sus cuatro hijos en la mejor escuela bilingüe del país. La elección de aquel lugar para vivir no es casual: allí, en Panamá, nació Miguel Bosé, un 3 de abril de 1956. Pero las cosas no resultaron como las habían soñado: en Panamá, después de veintiséis años en pareja, Miguel y Nacho decidieron separarse. Hoy, Bosé vive con dos hijos en México mientras que los otros, al parecer los más pequeños, están con Palau en España.

Al parecer, Palau vive en España con los dos menores, Ivo y Telmo, que serían sus hijos biológicos.
Al parecer, Palau vive en España con los dos menores, Ivo y Telmo, que serían sus hijos biológicos. Fuente: HOLA

EL HOMBRE MÁS FELIZ DE LA TIERRA

Hace unos años, Miguel habló sobre la paternidad y aseguró "estar harto de ver cómo se utiliza a los chicos en las separaciones, cómo pagan los platos rotos y sufren las consecuencias de una relación que se rompe". En estas mismas declaraciones a la revista española Shangay se refirió a sus hijos: "A los siete meses de nacer Diego y Tadeo llegaron otros mellizos, Ivo y Telmo. Muy poca gente lo sabía". Lo cierto es que hasta ese momento el artista sólo había advertido del nacimiento de sus hijos con el siguiente mensaje en su red social: "El hombre más feliz de la tierra". Tras darse a conocer la ruptura con Ignacio y el inicio de la demanda, Miguel recurrió a su cuenta de Instagram para compartir su presente. Y lo hizo con la curiosa publicación de una cigüeña atrapada en una bolsa de plástico y el hashtag #Noalplástico: "Se acabó. Ya no podré acariciar a mis hijos. Ya no podré ser igual a mi igual. Ya nunca más podré volar", escribió.

El artista vive en México con los dos mayores, Diego y Tadeo.
El artista vive en México con los dos mayores, Diego y Tadeo. Fuente: HOLA - Crédito: CORDON PRESS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?