Suscriptor digital

El clásico fue de Rosario Central: le ganó 2-1 a Newell's en un cruce caliente y es semifinalista de la Copa Argentina

Copa Argentina Cuartos de final
  • 1
Newell's Old Boys

Newell's Old Boys

  • Joaquín Torres
  • 2
Rosario Central

Rosario Central

  • Germán Herrera /
  • Fernando Zampedri
Christian Leblebidjian
(0)
1 de noviembre de 2018  • 07:57

Un grito ahogado en el silencio

Rosario Central se dio un gran gusto: superó 2-1 a Newell's con goles de Herrera y Zampedri y se clasificó a las semifinales de la Copa Argentina, instancia en la que se enfrentará con Temperley, que viene de eliminar a San Lorenzo.

Que un clásico de tamaña magnitud se juegue así, sin hinchas, es un reflejo de un fútbol argentino al que le cuesta encontrar soluciones de fondo. Fue un día histórico, ya que como aportó el periodista Carlos Durhand, Central y Newell's volvieron a enfrentarse a puertas cerradas tras 30.276 días. El único antecedente había sido el 11/12/1935, cuando se jugaron 33 minutos en la cancha de Belgrano de Rosario y Newell's fue campeón de la Copa Vila 1935 ante el canalla. Hoy los tiempos son otros, bien distintos.

Se jugó con el miedo a perder y también con imprecisiones. El nivel fue flojo, pero el equipo de Bauza aprovechó su momento. El primer tiro al arco fue a los 17 minutos del segundo tiempo (más que un símbolo) desde un tiro libre de Gil que encontró seguro a Aguerre. Y de ese córner que ejecutó el propio Gil llegó el anticipo de Herrera en el primer palo para el 1-0. Y el 2-0 no tardó en llegar con un contraataque que definió muy bien Zampedri tras una asistencia de Camacho. El descuento de Torres, sobre el final, apenas maquilló el resultado.

Hubo expulsados en medio de tanta tensión. Y no sorprendió. Vieron la tarjeta roja Paredes, Bernardello y Carrizo. El camino a un partido así, en la previa, siempre es con nervios, cuando debería poder disfrutarse, ya sea desde la preparación en la semana, la planificación de la estrategia. No todos los entrenadores se pueden dar el lujo de dirigir un partido así ni los futbolistas de jugarlo. Pero el ambiente no es el mejor, a tal punto que Omar de Felippe, enojado tras perder un partido que había sido suspendido ante Estudiantes, dijo: "Acá dicen que técnico que pierde el clásico se va. Y bueno, si me toca perder, me iré. Seguiré viviendo después de esto. Nos vamos a preparar de la mejor manera".

El Patón Bauza también se sintió mal tras perder con Patronato, en Paraná, en la última fecha de la Superliga cuando un periodista le preguntó por la continuidad. Es que Central hacía 8 partidos que no podía ganar en los 90 minutos y muchos hinchas habían perdido la confianza hasta en los ídolos. "Va a ser un partido muy intenso. Hay que disputarlo y jugarlo como se tiene que jugar. Acá no hay razonamientos ni nada, hay que planificar y jugar el partido que la gente espera. Es un clásico, la gran mayoría son de Rosario, saben lo que se vive y cada jugador se prepara de esa manera. Pero el clásico no me condiciona. Tengo ocho meses más de contrato".

De Felippe había entregado una visión de lo que podría ser el desarrollo: "Este partido es metro a metro, no te podés distraer. Todo el mundo se cuida demasiado cuando se juega mucho como en este partido. Los clásicos son partidos aparte, es cómo estás en el momento, cómo te preparás y cómo tratás de resolverlo. Va a ser un partido duro, de dientes apretados". Y fue así. Cuando Newell's le dio un metro a Central, perdió el clásico.

Newell's había dejado afuera a Central en tres de los últimos cuatro clásicos eliminatorios: el Torneo Clasificación 1988/89, la Copa Centenario 1993 y la Copa Santa Fe 2016. El restante había para Central que dejó afuera a Newell's en la Copa Sudamericana 2005. Pero Rosario, con el éxito en Sarandí, volvió a teñirse de azul y amarillo. Para alegría del Paton y todos los canallas.

Herrera puso el 1 a 0 para Central:

Zampedri puso el 2 a 0 para Central:

Newell's descontó a través de Torres:

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?