Suscriptor digital

La boda más revolucionaria de la historia de la corona británica

A los 55 años, Lord Ivar Mountbatten, primo de Isabel II, se casó con James Coyle en una ceremonia celebrada en la capilla privada de Bridwell Park. Fue el primer enlace entre personas del mismo sexo dentro de la realeza inglesa.
A los 55 años, Lord Ivar Mountbatten, primo de Isabel II, se casó con James Coyle en una ceremonia celebrada en la capilla privada de Bridwell Park. Fue el primer enlace entre personas del mismo sexo dentro de la realeza inglesa. Fuente: HOLA
(0)
1 de noviembre de 2018  • 12:47

Este año fue especialmente frenético en cuanto a bodas se refiere, tanto para la familia real británica como para su entorno más cercano. El "sí, quiero" de los duques de Sussex es el que dio la vuelta al mundo; el de Eugenia de York y Jack Brooksbank vistió a Windsor de fiesta en otoño, y el último, el de la sobrina de Diana de Gales, devolvió el brillo a la tiara Spencer. Sin embargo, hay un enlace que es el más novedoso: el del primo de la Reina, Lord Ivar Mountbatten, con James Coyle. Una boda que pasará a la historia por ser la primera en la Casa Real entre dos personas del mismo sexo. Fue en septiembre de 2016 cuando el primo de Isabel II contó que era homosexual. En ese momento, también anunció que estaba en pareja con James, a quien conoció mientras esquiaba en Verbier, Suiza. El broche de oro de esta historia de amor sucedió el 23 de septiembre, cuando Lord Mountbatten y James Coyle se casaron en una íntima ceremonia en una capilla privada del condado de Devon.

Como en Bridwell Park -que dirige Mountbatten- se celebran bodas a diario, pusieron fecha el único día que tenían libre. La luna de miel quedará para más adelante porque al día siguiente de su boda James retomó su trabajo como director de servicios de cabina de una aerolínea.
Como en Bridwell Park -que dirige Mountbatten- se celebran bodas a diario, pusieron fecha el único día que tenían libre. La luna de miel quedará para más adelante porque al día siguiente de su boda James retomó su trabajo como director de servicios de cabina de una aerolínea. Fuente: HOLA

En abril de 1994, el primo de la Reina se casó con Penny Thompson. A la boda asistieron el príncipe Eduardo y la princesa Ana y fueron la tapa de Hello!.
En abril de 1994, el primo de la Reina se casó con Penny Thompson. A la boda asistieron el príncipe Eduardo y la princesa Ana y fueron la tapa de Hello!. Fuente: HOLA

El hijo del tercer marqués de Milford Haven y hermano del cuarto es primo tercero de Isabel II, primo segundo del duque de Edimburgo, descendiente directo de la reina Victoria y padrino de bautismo de Lady Louise Windsor, la hija de los Condes de Wessex. Ivar Mountbatten, que estudió en el mismo colegio que el duque de Edimburgo y Carlos de Inglaterra, se casó con Penny Thompson en abril de 1994 (ceremonia a la que asistieron, todavía de solteros, el príncipe Eduardo y Sophie Rhys-Jones), tuvieron tres hijas y se divorciaron en 2011. En su segunda boda fue precisamente su ex mujer, que lo apoyó en todo momento, la que lo acompañó al altar. "Estoy realmente conmovida", dije Penny al Daily Mail. La idea de que fuera ella quien lo llevara fue de sus hijas, quienes también apoyaron y acompañaron a su padre en este gran día.

Junto a Penny, Ivar y James dieron una nota para el diario Daily Mail donde contaron su historia. Cómo ella apoyó a la pareja, que decidió dar el gran paso por incentivo de las hijas de Mountbatten.
Junto a Penny, Ivar y James dieron una nota para el diario Daily Mail donde contaron su historia. Cómo ella apoyó a la pareja, que decidió dar el gran paso por incentivo de las hijas de Mountbatten. Fuente: HOLA

Entre los sesenta invitados que acompañaron a la pareja estaban Ella (22), Alix (20) y Luli (16), las hijas de Ivar y Penny.
Entre los sesenta invitados que acompañaron a la pareja estaban Ella (22), Alix (20) y Luli (16), las hijas de Ivar y Penny. Fuente: HOLA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?