Demi Moore contó su pasado más oscuro: "Entré en un espiral de autodestrucción"

Tras recibir el premio a la Mujer del Año celebrado por la fundación Peggy Albrecht Friendly House, la actriz confesó que en sus años de mayor popularidad debió luchar contra su adicción al alcohol.
Tras recibir el premio a la Mujer del Año celebrado por la fundación Peggy Albrecht Friendly House, la actriz confesó que en sus años de mayor popularidad debió luchar contra su adicción al alcohol. Fuente: HOLA - Crédito: COVER
(0)
2 de noviembre de 2018  • 17:08

Después de mantener su pesadilla en secreto durante años, Demi Moore (55) dio un paso al frente y habló por primera vez sobre uno de los momentos más difíciles de su vida. Tras recibir el premio a la Mujer del Año celebrado por la fundación Peggy Albrecht Friendly House - organización que asiste a mujeres con problemas de abuso de sustancias y alcohol-, la actriz confesó que en sus años de mayor popularidad vivió un auténtico calvario. "Al comienzo de mi carrera entré en una espiral de autodestrucción en la que no importaba el éxito que tuviera, simplemente sentía que no era lo suficientemente buena. Pensaba que no tenía ningún valor y esa senda autodestructiva me llevó muy rápido a un punto crítico, a una crisis real", explicó Demi, quien a mediados de los 80 tuvo que ingresar a uno de los centros de la fundación para luchar contra su adicción al alcohol. Gracias a la ayuda de dos personas a las que apenas conocía pudo salir adelante: "Me dieron la oportunidad de redirigir el curso de mi vida antes de que lo destruyera todo. Claramente, veían algo más en mí de lo que yo veía. Y estoy muy agradecida de esa oportunidad. Sin su fe en mí, hoy no estaría aquí", reveló.

La ex de Bruce Willis estuvo acompañada por sus hijas Rumer, Scout y Tallulah.
La ex de Bruce Willis estuvo acompañada por sus hijas Rumer, Scout y Tallulah. Fuente: HOLA

Durante la ceremonia, la actriz -quien el año pasado perdió dos dientes frontales tras sufrir un fuerte pico de estrés y ansiedad- contó con el apoyo incondicional de sus tres hijas, Rumer (30), Scout (27) y Tallulah (24). Y al igual que ella, sus herederas también debieron lidiar con sus propios fantasmas en el pasado. En 2017, Rumer publicó en su cuenta de Instagram su victoria más personal: "Ayer cumplí seis meses de sobriedad", escribió. Dos años antes, la menor de las hermanas admitió haberse repuesto del bullying ejercido por la prensa amarilla. "Fui diagnosticada con un trastorno dismórfico corporal tras haber leído durante años estos estúpidos periódicos diciendo que soy fea", dijo. Incluso Scout llegó a compartir públicamente su lucha con el alcohol y su posterior desintoxicación.

"Dos personas que apenas conocía me dieron la oportunidad de redirigir el curso de mi vida antes de que lo destruyera todo.Sin su fe en mí, hoy no estaría aquí", reveló
"Dos personas que apenas conocía me dieron la oportunidad de redirigir el curso de mi vida antes de que lo destruyera todo.Sin su fe en mí, hoy no estaría aquí", reveló Fuente: HOLA - Crédito: COVER

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?