Suscriptor digital

Cae la noche tropical: magnífica versión de una novela de Manuel Puig

Crédito: Carlos Furman
Carlos Pacheco
(0)
2 de noviembre de 2018  

Cae la noche tropical

Nuestra opinión: muy buena

Versión teatral: Santiago Loza, Pablo Messiez. Intérpretes: Leonor Manso, Fernanda Orazi, Ingrid Pelicori. Escenografía: Mariana Tirante. Vestuario: Renata Schussheim. Iluminación: Gonzalo Córdova. Dirección: Pablo Messiez. Teatro: San Martín. Duración: 105 minutos.

Los personajes y los temas que forman parte de la producción narrativa de Manuel Puig en más de una oportunidad han servido de inspiración a muchos teatristas a la hora de concebir una producción dramática. Podría decirse que ellos provocan más interés que las piezas teatrales que ha concebido el autor. Cae la noche tropical, su última novela (1988), a través de una muy cuidada versión de Santiago Loza y Pablo Messiez sigue con formalidad la historia de las hermanas Nidia y Luci, dos octogenarias que conviven en un departamento de Río de Janeiro. Sus días transcurren siguiendo unas rutinas mínimas aunque hay algo que las inquieta notablemente, la vida amorosa de una vecina con la que mantienen cierta amistad.

Nidia y Luci han llevado unas vidas, en apariencia, muy opacas. En sus diálogos solo dejan escapar algunos datos que permiten comprender sus conductas atravesadas, también, por ciertas circunstancias que marcaron la historia de la Argentina en los años 70. Les da vitalidad reconstruir la melodramática historia de la vecina; entre ambas dan forma a un mundo que se carga de unas fantasías que hacen crecer con mucha picardía. Se podrá apreciar el grado de decadencia en el que irán ingresando. Sus vidas se apagan mientras en el aire de ese departamento sobrevuela el profundo amor que las mantenía unidas.

Pablo Messiez logra construir un emotivo encuentro entre esas criaturas que, pese a sus achaques corporales, aun mantienen intacto un espíritu exaltado que provoca continua sorpresa. Con mucha tranquilidad pasan por diversos estados emocionales; son a la vez intrigantes, impunes y extrañamente deliciosas.

Las composiciones que realizan Leonor Manso (Nidia) e Ingrid Pelicori (Luci) tienen mucha profundidad. Con intensidad disponen sus cuerpos al servicio de esos personajes que les permiten transitar un abanico muy amplio de sensaciones. La relación que construyen se va afianzando con fuerza y por eso el desenlace resulta muy conmovedor. Como Silvia, la vecina, Fernanda Orazi también desarrolla una destacada labor. Se integra con facilidad, potencia el juego armado por las ancianas y logra dar forma a una relación, sobre todo, muy entrañable con Nidia. Más allá de los valores interpretativos, la obra se fortalece en los rubros técnicos y la música de Carmen Baliero.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?