Suscriptor digital

Hello, Andy?: una voz estelar en el teléfono del pope del pop

Crédito: Gustavo Di Mario
Moira Soto
(0)
2 de noviembre de 2018  

Hello, Andy?

Nuestra opinión: buena

Libro y dirección: Alfredo Arias. Intérprete: Alejandra Radano. Iluminación: Paula Fraga. Vestuario: Fabián Luca. Arreglos musicales: Diego Vila. Sala: Fundación Proa, Pedro de Mendoza 1929 (La Boca). Funciones: domingos, a las 17. D uración: 55 minutos.

El disparador era incitante: en 1963, una de las estrellas de la edad de oro hollywoodense, Joan Crawford, llama al pope del pop, Andy Warhol, para proponerle que reemplace con su efigie la de Liz Taylor, en las serigrafías prestas a exponerse en una galería. Un poco tarde esa llamada, es cierto, pero a las divas de aquella fábrica de sueños se les podían permitir antojos sin ton ni son.

Por su lado, Warhol fue un artista controvertido del siglo XX, autor -entre otros rubros- de cuadros y serigrafías, que se volvieron extremadamente populares. Marilyn Monroe, Jackie Kennedy, Garbo fueron algunas de sus musas. Y desde luego, Taylor era la superstar ideal para atizar los celos de una Joan Crawford menguante en este encuentro telefónico imaginario, que arranca con una cita de Truffaut sobre la protagonista de Johnny Guitar (1954), ese gran western donde encarna a una heroína fuerte que lleva las riendas de la acción y el romance.

En vez de elegir una escena icónica de este film, se ofrece el tráiler publicitario, en inglés sin subtítulos, con mediocre definición de imagen. El monólogo que sigue, interpretado por la siempre calificada Alejandra Radano en alucinante caracterización física, no encuentra un rumbo narrativo que lo sostenga; tampoco una definición del perfil de Crawford que le haga honor a quien supo reinar por tres décadas. El retrato de Warhol, que se esboza a través de los dichos de Joan, no cobra suficiente relieve, aunque las proyecciones hacen su aporte.

Entre guiños fáciles o frases remanidas, evocaciones certeras ("tuve que devorar algunos animales indigestos"), el texto de Arias tiende a estancarse. Y es curioso que en la supuesta propuesta que le hace a la diva, Andy elija el film Tarzan and Jane Regained. Sort of (1963), que apenas da lugar a chistes olvidables.

Si bien se cita Qué pasó con Baby Jane (joya de Robert Aldrich, 1962), Arias elige -con todo derecho- soslayar algunas de las perlas mayores de Crawford. Tampoco hay referencias a los cortos porno que muy joven hizo ella para llegar a fin de mes, ni a sus avatares como madre adoptiva.

Radano, estupendamente acompañada por Diego Vila, hace con su habitual idoneidad varias canciones que aluden a películas o a la propia situación de Crawford cuando monologa con Warhol.

Por: Moira Soto

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?