Suscriptor digital

Schwartzman terminó su mejor año: se acercó al Top 10, Nadal lo respetó, ganó en Río con Guga y festejó en la Davis

Schwartzman terminó un gran año
Schwartzman terminó un gran año Fuente: AFP
Sebastián Torok
(0)
1 de noviembre de 2018  • 20:39

Diego Schwartzman se despidió en los 8vos de final del Masters 1000 de París-Bercy al perder por 6-4 y 6-2 con el alemán Alexander Zverev, 5º del mundo, y así finalizó la temporada ATP para el Peque, la más valiosa de su carrera. El jugador entrenado por Juan Ignacio Chela y Leonardo Olguín terminará el año por primera vez en el Top 20 mundial, más precisamente en el puesto 17.

"Estoy feliz por haber logrado tantos objetivos (.) Lo mejor está por venir", escribió Schwartzman, de 26 años, en su cuenta de Instagram. Y no exagera. Luego de finalizar 2017 en el puesto 26, subió la vara y fue por más. Después de iniciar la temporada con el pie izquierdo y trastabillando en sus presentaciones en Brisbane y Sydney, logró una destacada actuación en Australia: cayó en los 8vos de final, en un partido de alto nivel, contra Rafael Nadal , por entonces número 1 del mundo. El español, tras aquel match en el Rod Laver Arena, ponderó las virtudes del argentino y tuvo en cuenta las limitaciones de su estatura (1,70m) en el tenis de elite: "Diego lleva ya unos años por aquí. Yo jugué contra él en 2013 en Acapulco, es decir que no le costó tanto meterse en el circuito. Y la realidad para el tenis es que uno no puede ser bajo, lento, poco agresivo, fallar. Pero si eres bajo y tienes todas las otras cosas buenas, puedes ser bueno. Y es lo que hace Diego. Es bajo, que es un handicap. Pero ser bajo y si es rápido tiene cosas muy buenas, siempre tienes la pelota muy cerca de ti. El sentimiento y el contacto con la pelota lo tiene cercano por la estatura. Es igual que un futbolista que es bajo: está más cerca de la pelota y tendrá inconvenientes ser bajo, pero la realidad es que los que no han sido muy altos han sido los mejores futbolistas, porque están más cerca del balón, porque el centro de gravedad es mucho más bajo y tiene más control de las cosas".

Poco tiempo después de aquella gira por Oceanía, Schwartzman llegó hasta los cuartos de final de Buenos Aires y luego se dio el gusto de ganar su primer ATP 500, en Río de Janeiro. En la final venció al español Fernando Verdascoy Guga Kuerten, exnúmero 1 del mundo, le entregó el trofeo carioca. El cemento de Acapulco, Indian Wells y Miami no le trajo demasiadas alegrías, pero de todos modos llegó con buen ánimo a la serie de Copa Davis frente a Chile, en San Juan, por la 2ª ronda de la Zona Americana. El hincha de Boca venció a los ascendentes Nicolás Jarry y Christian Garin, y la Argentina triunfó 3-2.

Lo más importante de la gira europea sobre polvo de ladrillo lo alcanzó en Roland Garros : se despidió en los cuartos de final con Nadal, el dueño de casa, por 4-6, 6-3, 6-2 y 6-2. Una ronda antes de medirse con el mallorquín, Schwartzman bajó a un Top 10: al sudafricano Kevin Anderson, por entonces 7º, en cinco sets. La actuación en París encumbró al Peque en el ranking y lo llevó hasta su mejor posición histórica (11º). La gira sobre césped, claramente la superficie más espinosa para el argentino, le regaló el primer triunfo en Wimbledon : fue ante Mirza Basic, de Bosnia, por 6-3, 6-2 y 6-1 (luego cayó con el checo Jiri Vesely).

Ver esta publicación en Instagram

2x1 [R][R][R] @kingjames

Una publicación compartida de Diego Schwartzman (@dieschwartzman) el

Después de quitarse las zapatillas con los taponcitos permitidos para el césped, Schwartzman volvió al polvo de ladrillo, pero tuvo una inmediata caída en Bastad y llegó a los cuartos de final de Hamburgo. El cemento norteamericano lo llevó a lograr dos buenos triunfos en Toronto (frente a Sam Querrey y Kyle Edmund), una eliminación en la 1ª ronda de Cincinnati (ante Stan Wawrinka) y una caída en la tercera rueda del US Open frente al japonés Kei Nishikori (el Peque defendía los puntos correspondientes a los cuartos de final de 2017). Sin respiro, llegó la serie de Copa Davis , nuevamente en San Juan, ante Colombia (éxito 4-0 y triunfo ante Santiago Giraldo, que representó el número 100 en su carrera). Y luego la actuación, en el estadio de los Bulls de Chicago, en la Rod Laver Cup, el moderno evento de exhibición que organiza Roger Federer y reúne a varias estrellas del circuito.

Ya extenuado tras un año intenso y con muchos compromisos (algunos de ellos, comerciales, por la exposición que alcanzó en el tour), Schwartzman tuvo un rápido paso por la gira asiática, llegó a las semifinales en Amberes (bajo techo) y no pudo ganar en Viena. En París-Bercy, antes de caer con Zverev, venció a Feliciano López. Esta temporada jugó 30 partidos de dobles con distintas parejas: Machi González, Guido Pella, Steve Johnson, Leonardo Mayer, Denis Shapovalov, Fabio Fognini y hasta con Dominic Thiem en Buenos Aires (perdieron en las semifinales con los colombianos Robert Farah y Juan Sebastián Cabal, una de las parejas más valiosas del circuito).

Esta temporada, además, Schwartzman se consolidó como uno de los jugadores con mejor porcentaje de devoluciones de la historia en la Era Abierta. Según un informe de la ATP, el jugador argentino está entre los 10 mejores "restadores" de la historia, por encima de especialistas como Andre Agassi, Michael Chang y David Ferrer. Por encima tiene a Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray.

Su pasión por Boca -finalista de la Copa Libertadores ante River- y el descanso es lo que tiene apuntado Schwartzman para las próximas semanas, antes de comenzar una nueva pretemporada con el preparador físico Martiniano Orazi y empezar e proyectar el 2019. Siempre renovando los objetivos, claro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?