Suscriptor digital

San Lorenzo apunta en una sola dirección para reemplazar a Claudio Biaggio y Jorge Almirón se acerca a Boedo

Almirón, una debilidad para el presidente Lammens
Almirón, una debilidad para el presidente Lammens Fuente: Archivo - Crédito: Mauro Alfieri
Fernando Vergara
(0)
1 de noviembre de 2018  • 23:53

La caída contra Temperley en la Copa Argentina le puso punto final al ciclo de Claudio Biaggio como entrenador de San Lorenzo. Ya eliminado de la Sudamericana, alejado de los puestos de vanguardia en la Superliga, Pampa decidió dar un paso al costado después de un año en el cargo, en el que cosechó 19 victorias, 13 igualdades y 11 caídas, aunque uno de esos éxitos fue administrativo (3-0 en vez del 1-2 ante Temuco). De inmediato, la dirigencia azulgrana empezó a moverse para iniciar un nuevo ciclo y apuntó en una sola dirección: Jorge Almirón.

"Nos juntamos ayer con Christian Bragarnik, el representante de Jorge, y la reunión fue muy positiva. Esperamos cerrar el acuerdo cuanto antes. Estamos esperanzados y ahora nuestra idea es reunirnos con el propio Almirón para avanzar", le confirmó Matías Lammens, el presidente azulgrana, para LA NACION.

Almirón, de 47 años y actualmente desocupado, viene de dirigir a Atlético Nacional, de Colombia (43 partidos, con 23 triunfos, 11 empates y 9 derrotas), y en su último empleo en la Argentina condujo a Lanús, una institución en la que celebró tres títulos de campeón. En los últimos días, de hecho, su apellido había aparecido en boca del presidente de la Nación, Mauricio Macri, cuando le consultaron qué entrenador era su preferido para conducir a la selección argentina. "Me gusta mucho Almirón para ese puesto. Sus elencos marcan algo distinto", dijo.

Recientemente, Almirón estuvo de viaje en Europa y visitó a Josep Guardiola en los entrenamientos de Manchester City. Instalado en estos días en México, el DT espera la luz verde para viajar hacia Buenos Aires. En caso de concretar su llegada a Boedo, el vínculo sería hasta diciembre de 2019, cuando finalizará el mandato de Lammens y Marcelo Tinelli, el vicepresidente.

La idea de San Lorenzo es comenzar pronto un proceso que apunte al objetivo mayor que aparece en el horizonte: la Copa Libertadores de 2019. Por el momento, con miras al compromiso del domingo a las 15.30 en el Nuevo Gasómetro frente a Talleres, de Córdoba, el equipo será dirigido interinamente por Diego Monarriz, el preparador de la reserva.

Cambiar el semblante, renovar esperanzas, encarrilar a un equipo que no encuentra el camino, entre otras cuestiones, son los principales desafíos que esperan a Almirón si decide retornar a la Argentina para conducir a San Lorenzo, que sería su quinto club en el país, tras sus pasos por Defensa y Justicia, Godoy Cruz, Independiente y Lanús.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?