Malena Guinzburg: "La formalidad me incomoda"

Parka (Paula Cahen D'Anvers $5150), remera (Perramus, $1440), jean (Wanama, $2390).
Parka (Paula Cahen D'Anvers $5150), remera (Perramus, $1440), jean (Wanama, $2390). Crédito: Eugenio Mazzinghi. Producción de Bár Midley. Realización de Diego Andrés Martínez (DAM).
María Eugenia Castagnino
Carmen Güiraldes
(0)
5 de noviembre de 2018  • 16:27

"¡No saben lo que odio sacarme fotos!", nos dice Malena Guinzburg, mientras nos ceba unos mates en el patio de su casa en Colegiales en una tarde soleada. Uno creería que, gracias a Morfi -el programa diario que hace en TV- y sus funciones de Mucho -el show de stand up que protagoniza junto con Fernando Sanjiao, Pablo Fábregas y Diego Scott-, las cámaras y las luces ya no la amedrentarían. Pero esa Malena que se "agranda" y brilla tanto, que es verborrágica, rápida, ocurrente y extrovertida, en esta charla se nos revela como alguien que hizo de sus propios dolores un arte, que supo crear su estilo propio, a pesar de la amorosa herencia de su papá. Y que aprendió a transitar, siempre con humor y liviandad, su propio camino.

Aros (pandora, $12.350), saco (giesso, $7896), remera (awada, $1400), jean (Wanama, $3490), lentes vintage, sandalias (Mishka, $7460).
Aros (pandora, $12.350), saco (giesso, $7896), remera (awada, $1400), jean (Wanama, $3490), lentes vintage, sandalias (Mishka, $7460). Crédito: Eugenio Mazzinghi. Producción de Bár Midley. Realización de Diego Andrés Martínez (DAM).

¿Cómo es tu proceso para hacer humor? ¿Escribís tus propios textos, improvisás?

Depende. Para los monólogos del teatro, mi proceso es pasarla para el orto mucho tiempo, mal, pensar en que tengo que dedicarme a otra cosa, sentir que ya no se me va a ocurrir nada nuevo, que ya no soy graciosa, que no tengo de qué hablar, que soy una mierda... Ese es mi proceso.

Bueno, siempre tienen algo de angustia los procesos creativos.

Sí, pero en mi caso algo es un montón de angustia. Llego a pensar: "Bueno, los chicos siguen conmigo porque me quieren..., porque estoy en la tele..." y bla bla bla. Todo lo peor que te puedas imaginar. Eso es para mí el proceso creativo de un monólogo.

Aros (Pandora, $12.350), pulsera (Pandora, $7410), suéter de algodón (Etiqueta Negra $3950), jean chupín (Paula Cahen D'anvers $2250), sandalias (Prüne, $3990).
Aros (Pandora, $12.350), pulsera (Pandora, $7410), suéter de algodón (Etiqueta Negra $3950), jean chupín (Paula Cahen D'anvers $2250), sandalias (Prüne, $3990). Crédito: Eugenio Mazzinghi. Producción de Bár Midley. Realización de Diego Andrés Martínez (DAM).

¿Y cuándo dejás de pasarla mal?

Cuando estoy en el proceso de escribir un monólogo nuevo empiezo a preguntarme qué me está pasando, cuáles son los temas que me están dando vueltas en la cabeza... Porque yo escribo de mí. Intenté escribir una observación sobre las plantas, ponele, pero el stand up siempre tiene algo personal: por más que hables de las plantas, va a ser cómo vos ves las plantas o qué te pasa a vos con las plantas. Siempre termino hablando de mí, de lo que me pasa, soy muy autorreferencial.

Y vos misma también caés en la volteada, ¿no?

Cuando arranqué con mi primer monólogo, era cruel conmigo misma. Yo creo que es un mecanismo de defensa, onda "antes de que me cargues vos me voy a cargar yo". Tiene que ver con toda una historia, con poder exorcizar lo que me pasaba, ponerle humor a algo que me dolía mucho. Ahora trato, por un proceso mío, de no matarme tanto. Aunque mis amigas me dicen que me doy con un caño, yo ahora siento que explotar mi costado loser no es pegarme. Me divierte reírme de mí, reírme de mi torpeza, de que me ilusiono en una relación... Eso para mí no es pegarme.

En tu caso, también debe ser un punto de vista el humor. Algo que aprendiste en casa.

Sí, no concibo la vida sin humor. Para mí, lo peor es el aburrimiento, sobre todo con las personas. Puedo estar con el más lindo, pero si me aburro... no va.

¿Ya te sentís una comediante?

Yo creo que sí, en eso ya gané seguridad. Ahora puedo escribir que soy actriz en un formulario, ¡y me costó años!

El stand up se ha posicionado como una plataforma reveladora de verdades. Al final, en el humor, en ese quiebre, surgen muchas denuncias últimamente, ¿no?

Yo creo que desde el humor se puede decir lo más tremendo... El otro día vi Nanette, el espectáculo de Hannah Gadsby. Fue una cachetada para mí. Porque hablaba de mí, de eso de ponerles humor a cosas que duelen tanto... Para mí el humor salva. En los momentos más tristes de mi vida también me he reído. De hecho, tengo una particularidad: cuando lloro adelante de gente, de repente me empiezo a reír. Me hace gracia llorar.

Es que son emociones que están al lado.

Están al lado, pero soy una loca de mierda. Quedo como una desquiciada. Yo me conecto desde el humor: no me sé conectar desde otro lugar. En una reunión de gente seria no funciono. La formalidad me incomoda.

El título de tapa de este número es "el humor te salva". ¿De qué sentís que te salvó a vos?

Del dolor, básicamente. Cuando empecé a hacer monólogos, estaba mucho más gorda y era un gran tema para mí. El cuerpo es un re tema en mi vida, lamentablemente. Yo me tengo que cuidar mucho para no engordar. No me puedo relajar. Sí, podría vivirlo de otra manera, pero sé que no lo logro y me da bronca. Si yo engordo, me veo fea. Lo siento, ¿doy un mal ejemplo para la gente? Sí, mal ejemplo. ¿Quiero ser un ejemplo? No.

Pero el bajar de peso te debe haber quitado algo de esa presión, ¿no?

Ni hablar. Además, esta fue la primera vez que hice una dieta para adelgazar pero sana. Me la planteé desde un lugar sano, desde un lugar de desintoxicación, un concepto de cuerpo y alma. De ocuparme mucho de mí, de cocinarme.

Malena nos hace reír con su show de stand up

01:30
Video

Eso que vos creés, que sos más feliz si sos flaca, ¿es efectivamente así? ¿Te va mejor ahora?

En un punto sí porque yo estoy mejor, estoy más segura. Y cuando estoy más segura no estoy probándome 28 cosas y sintiendo que todo me queda horrible. Siempre me vestí más para tapar que para mostrar. Y sí, obvio que me va mejor, pero porque yo estoy mejor.

Igual se te ve coqueta.

También fue un aprendizaje. Yo era cero femenina con las cosas de maquillarme o peinarme. Pero está esa cuestión de laburar en la tele que te obliga a tener bien las uñas, por ejemplo. Pero soy mucho más feliz en zapatillas que en zapatos, eso ni hablar.

Ahora están de moda las zapatillas...

También las riñoneras, y son un asco, jaja.

Situación emocional: ¿estás sola o con alguien?

Estoy sola.

¿Te importa la soledad?

Sí, un montón. Es un re tema para mí.

¿Por qué? ¿Tenés una ilusión?

Porque me gustaría estar con alguien, me gusta el estado de enamoramiento, la compañía. Me gusta mucho la libertad, yo vivo sola desde hace mucho y soy muy independiente. Pero el poder estar con alguien, que a alguien le intereses, que te escriba... Cumplí 40, siento que estoy en mi mejor momento laboral y personal también, pero el no saber si voy a ser madre y no tener pareja me genera algo de angustia. No quiere decir que esté mal, pero me re importa.

Igual, yo creo que cuando una lo desea lo logra, eh.

Yo lo deseé mil veces. También te dicen: "Cuando menos te lo esperes va a aparecer". Ojo que me tirás la frase y yo te tiro la contrafrase, eh, jaja.

Bueno, esa es tu búsqueda personal.

Sí, hay una cuestión de reloj biológico que es real. Yo nunca tuve tan claro el deseo de ser madre. Tengo amigas que desean tanto ser madres que hasta piensan tenerlo solas. Yo nunca. Sí tengo ganas de estar en pareja y después veré si me surge querer hijos... Yo creo que somos una generación muy complicada para las relaciones, porque somos minas autosuficientes. Yo no necesito a alguien, quiero estar con alguien. Es muy distinto.

¿Cambió tu vínculo con los hombres desde que te sentís más segura?

Sí, pero adelgazar no me resolvió el tema de pareja. Porque no tiene que ver conmigo, tengo un montón de amigas que también están solas. Hay una pandemia de histeriqueo. "Pará de escribirme y veámonos", ¿no?

Saco (Awada, $6250), remera (Paula Cahen D'anvers, $1250), Jean (Markova. $2980), pulseras (Pandora. $6590, $10.300 y $6590), zapatillas (Blaquè, $3349).
Saco (Awada, $6250), remera (Paula Cahen D'anvers, $1250), Jean (Markova. $2980), pulseras (Pandora. $6590, $10.300 y $6590), zapatillas (Blaquè, $3349). Crédito: Eugenio Mazzinghi. Producción de Bár Midley. Realización de Diego Andrés Martínez (DAM).

Demasiado sexting.

Mucha paja, entonces ya me da paja a mí también empezar una conversación con alguien. Me parece que las minas estamos mucho más directas también. Yo el otro día me encontré diciéndole algo a un chabón y pensé "uy, me fui de mambo". Pero porque me hinché las pelotas del histeriqueo.

¿Qué le dijiste? ¿Lo apuraste?

Lo apuré.

¿Hay reglas para jugar el juego?

Yo siento que nunca me salió jugar a ese juego del histeriqueo. Cuando me agarra el "a mí nadie me quiere" pienso en esa amiga y en aquella otra que también están solas... Creo que de verdad, en mi generación, los tipos ya están de vuelta y quieren pendejas o están hechos unos pelotudos... Pero también podés encontrarte un chabón increíble en un boliche, es así.

¿Se trata de tener claro lo que querés?

Yo creo que tengo claro lo que quiero, pero tal vez soy un poco exigente. Exigente es: buen chabón, más o menos la mayor parte de la dentadura, que me divierta, que me caliente...

¿Te considerás una mina audaz o sos más bien de quedarte en tu zona confortable?

No, no. Soy re audaz. Yo laburaba en La 100, con Ronnie Arias, en el programa más escuchado de Argentina, y en un momento sentí que yo ahí no tenía nada más para dar y me fui. Está bien: vivo sola, tengo mi casa, no tengo que alimentar a veinte pibes... No digo que todo el mundo lo pueda hacer, pero me la jugué. Aunque soy cagona, nunca permitiría que el miedo me impida hacer algo. No me la banco. Yo necesito el desafío.

Camisa de denim (Paula Cahen D'anvers, $3250), jean (Wanama, $2790), sandalias (A Pie para Grimoldi, $3900).
Camisa de denim (Paula Cahen D'anvers, $3250), jean (Wanama, $2790), sandalias (A Pie para Grimoldi, $3900). Crédito: Eugenio Mazzinghi. Producción de Bár Midley. Realización de Diego Andrés Martínez (DAM).

¿Qué fue lo más loco que hiciste en tu vida?

Profesionalmente, creo que esto de dar un salto al vacío. En lo personal, viajo mucho sola y me mando con cosas a las que otros tal vez no se animan. A mí me gusta la turbulencia en el avión, por ejemplo, la disfruto.

¿Dónde encontrás el disfrute ahí?

Me gusta el movimiento, me parece divertido. Siento que no va a pasar nada, estoy segura de que no se va a caer el avión. Montaña rusa y todas esas mierdas, amo. Voy a Machu Picchu y me quiebro la rodilla. Todas esas cosas yo las hago, tal vez termino lastimada, pero las hago.

Saco (Awada, $6250), remera (Paula Cahen D'anvers, $1250), Jean (Markova. $2980), pulseras (Pandora. $6590, $10.300 y $6590), zapatillas (Blaquè, $3349).
Saco (Awada, $6250), remera (Paula Cahen D'anvers, $1250), Jean (Markova. $2980), pulseras (Pandora. $6590, $10.300 y $6590), zapatillas (Blaquè, $3349). Crédito: Eugenio Mazzinghi. Producción de Bár Midley. Realización de Diego Andrés Martínez (DAM).

¿En qué momentos concretos extrañás a tu viejo?

Un montón de momentos. Que él no me vea ahora me re duele. Por varias cosas: una, porque me vendría genial charlar con él, saber su opinión, pero más que nada tiene que ver con una cuestión de que me vea. Él sufrió mucho mi padecimiento, el físico y el laboral. El querer actuar y no poder, el no encontrar el camino, mi frustración... Él sabía que yo quería otra cosa, pero tampoco quería que él me lo regalara. Por todas mis inseguridades, yo siempre necesité saber que yo me había ganado el lugar. Pero tenerlo a mi viejo sentado viendo que hay un teatro entero cagándose de risa de lo que digo me encantaría. Y vos me podés decir "tu papá te está viendo igual". Pero yo no sé si me está viendo, yo quiero verlo ahí, en el teatro.

Ahora, a la distancia, ¿cómo ves profesionalmente a tu padre? Entiendo mucho más el poco tiempo que tenía para dedicarse a ser padre y que yo le reclamaba. Yo también soy una enferma del laburo. Mis planes para el año que viene son dormir cuatro horas y laburar veinte.

¿De dónde viene tu fascinación por la luna?

No tengo la menor idea. Pero la emoción que me provoca la luna..., uf. Si pudiese viajar a la luna con el riesgo de que se caiga el cohetito y todo, recontra iría, lo que pasa es que debe salir un millón de dólares. Me genera una emoción tremenda. Hasta tengo un telescopio. No tengo idea de por qué. Hasta pensé en estudiar astronomía.

¿Cómo te llevás con las redes sociales?

A mí no me sale la cosa elegante en las redes sociales. Yo soy esta espontaneidad, esta autenticidad. Así soy. Una vez posteé, después de la dieta, que me había puesto un pantalón blanco por primera vez. A mí me habían regalado ese pantalón y después del posteo me dijeron: "Se agotó, Male, el conjunto que usaste se agotó al toque". Yo creo que es porque vieron una mina real. Yo me conecto mucho más con una mina cuando le veo el logro, la superación y que no le queda perfecto. ¿Por qué voy a mirar una modelo si a mí nunca me va a quedar así? No hay manera...

Crédito: Eugenio Mazzinghi. Producción de Bár Midley. Realización de Diego Andrés Martínez (DAM).

¿Cómo te llevás con las fotos?

Como el orto. Lo termino haciendo, pero la paso para el orto. No logro soltarme. La paso mal. Para sacarme selfies ahora encontré un truco: me saco varias frente al espejo en el camarín y las voy comentando, con chistes, les pongo comentarios tipo "esa sonrisa es re falsa", "así estás re chueca", "tan puta no", "que se vean un poco las tetas". Me divierte eso.

¿Qué cosas te dan miedo? ¿Qué te inquieta hoy?

Creo que la soledad me da miedo. Me da miedo no ser graciosa, no ser buena en mi laburo. Me da miedo engordar por todo lo que eso significa en mi vida. Todo se podría resumir en: "me da miedo no ser feliz".

Y a la vez, la felicidad es la ausencia del miedo. ¡Ahora te retrucamos nosotras la frase!

Yo siempre tuve una tendencia medio bajón, medio melanco. Yo no escuchaba rock cuando era chica, escuchaba a Silvio Rodríguez, Baglietto...

La cortavenas.

Sí, re. Siempre tuve esa tendencia, por más que hago humor y soy graciosa.

¿Cuándo fue tu primera vez en el amor?

No les voy a contar. Casi escribo un libro hace unos años.

¿A tu papá se lo contaste?

No se lo conté a mi papá tampoco. Pobre, se quedó sin saber, jajaja.

¿En qué momento de tu vida sentís que estás?

En un gran momento laboral, en el momento de cosechar lo que sembré. De pronto surgen cosas que ni en sueños me imaginaba. Cuando la rompí en una función, me siento ahí arriba y hay un disfrute, un placer de haber hecho reír... Aparte, la risa es tan instantánea, tan clara: ¡es la risa! Pero también estoy en un proceso de mucho laburo de aceptarme, que lo estoy logrando mucho más que en otros momentos míos. Creo que estoy en mi mejor momento y que debería darme más cuenta de la que me doy. .

¿Qué te gustó más de esta nota? ¿También pensás que el humor te salva? Leé también: Por qué el vuelo más barato te puede terminar saliendo carísimo

Maquilló Belén Sanz para Vardo Management. Peinó Elisa Bressan para Vardo Management. Agradecemos a La fille aux lunettes e Ivana Aís por su colaboración en esta nota.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?