María Solá Oteyza: feminista, millennial y poeta con apellido de artista

Hija de Miguel Ángel Solá y la española Blanca Oteyza, se subió a la ola de la nueva poesía española y tras compartir sus versos en redes sociales publica "Esto será nada, como todo"
Hija de Miguel Ángel Solá y la española Blanca Oteyza, se subió a la ola de la nueva poesía española y tras compartir sus versos en redes sociales publica "Esto será nada, como todo" Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Daniel Gigena
(0)
3 de noviembre de 2018  • 17:36

Es hija de dos grandes actores, la española Blanca Oteyza y el argentino Miguel Ángel Solá, hizo pequeños papeles en series y programas de televisión en España y escribió artículos sobre moda, películas y libros en varias revistas digitales. "Pensé que mi vocación sería el periodismo, pero me di cuenta de que una mala noticia puede arruinarme el día entero, así que prefiero habitar mi propia burbuja", dice. Este año, a lomo de la nueva ola de poesía escrita por millennials, que cruza el Atlántico bajo la forma de libros, publicaciones en redes sociales y videopoemas, María Solá Oteyza (Buenos Aires, 1996) publicó su primer libro, Esto será nada, como todo (Círculo Rojo). A los 21 años, comenzó a hacer presentaciones en teatros y en centros culturales, acompañada por músicos, artistas y otros poetas. "Mi madre, que es una gran directora de teatro, me da buenos consejos", cuenta. Tanto su mamá como su hermana, la actriz Cayetana Oteyza, son sus fans incondicionales.

La poesía de Solá Oteyza

02:14
Video

En España, la poesía está en auge entre los jóvenes. "Se puede decir incluso que está de moda", acota Solá Oteyza en el teatro porteño La Comedia, donde su padre, junto con Paula Cancio, ofrece las últimas funciones de Doble o nada. "Me gustaría decir que nací en un teatro", comenta la joven, que en la infancia pasó mucho tiempo en camerinos y salas, donde ayudaba a los padres a "pasar letra". Escribe desde los doce años en cuadernos y su próximo proyecto es publicar un libro con un inesperado escritor invitado: Miguel Ángel Solá. "Aunque muy poca gente lo sepa, mi padre es un excelentísimo escritor. Siempre le digo que tiene que publicar sus poemas y canciones, y espero que esta vez acepte la propuesta. Muero por hacer algo en equipo con mi padre". Solá les leía o inventaba cuentos a ella y a su hermana todas las noches, y Oteyza jamás se negó a comprarles un libro cuando se lo pedían. "Otra cosa puede ser que no nos comprara, pero un libro siempre", dice.

Captar el derroche de energía de los demás

Su método creativo consiste en escribir entre la una y las tres de la madrugada, mientras todos duermen o se divierten. "Así puedo captar el derroche de energía que los demás ponen en la evasión", confiesa. Escribe un poema por día. "A las dos semanas, entre esos quince poemas habrá uno que me gustará mucho".

En los slams o combates poéticos que se libran en territorio español, a cada poeta se le asignan tres minutos para probar su talento. El público, jóvenes entre quince y treinta años, votan en pizarras por sus poetas favoritos. Solá Oteyza ganó uno de los concursos en Cantabria y eso la decidió a publicar. Su escritora preferida es la canadiense Rupi Kaur, poeta y activista, que suele firmar sus breves textos con minúsculas: "rupi kaur". "Ella condensa en pocas líneas un sentimiento que atrapa al lector".

El primer libro de Solá Oteya fue hecho por un pequeño equipo: ella, la ilustradora Laura Barrientos Lowey y el diseñador Adolfo Muñoz Muñoz. "Con Laura nos encontrábamos en bares y librerías madrileñas para seleccionar los poemas del libro", recuerda. Así quedaron veintitrés poemas, seguidos de frases de dos o tres líneas que operan como síntesis e ilustraciones que despliegan en simultáneo una historia de búsquedas y desencuentros. Del libro se publicaron trescientos ejemplares, que se agotaron de inmediato en las presentaciones. Los lectores argentinos pueden encargar un ejemplar de impresión por demanda en la plataforma Ozonum y conocer más del trabajo de la joven escritora en su página web.

Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Una bitácora feminista

Esto será nada, como todo se asemeja a una bitácora de temáticas y emociones juveniles, al diario de una niña que se transforma en mujer e incluso a un cómic. Gracias a las ilustraciones de Barrientos Lowey, que protagonizan una discípula de la Alicia carrolliana (con corte garçon) y un niño, se crea una fábula sobre el miedo, el amor y la transformación. "Confío en la que se derrumba/ y en la que ofrece su mano./ Confío en esa cosa que obliga a cambiar,/ a ceder, a mostrar los impulsos", se lee en uno de los poemas. Muchos de los poemas de Solá Oteyza parecen letras de canciones. "En el futuro, me gustaría escribir una novela y también guiones", dice a LA NACION. Desconfía de los talleres de escritura creativa. "Sin que esto suene egocéntrico, por favor, me echa para atrás la idea de que si quieres hacer algo único, no puedes seguir la misma fórmula que los demás para conseguirlo".

Lectura de un poema

01:35
Video

En España, igual que en la Argentina, el feminismo es un signo del tiempo presente. "Hay poetas que escriben más desde una postura con mucho planteamiento detrás, como rupi kaur, que con cinco o seis versos te cuela una idea nueva, y otro tipo de poetas que lo enfocan más desde la rabia, desde la reivindicación y el manifiesto. Nunca agresivos, pero sí desde lo que han vivido, desde su experiencia propia, la frustración y el miedo de volver a casa sola, por ejemplo". Para ella, en España las mujeres corren menos riesgos que en la Argentina. "Allí tengo una seguridad que aquí no siento. En la Argentina hay cientos de femicidios por año; en España, la tasa es mucho menor. De hecho, nos estamos ayudando mucho las unas a las otras y se está creando una corriente muy poderosa. Para que las balanzas se igualen muchas veces es necesario tirar mucho de una parte para que luego ambas queden igualadas". Como sucede en Buenos Aires y en otras ciudades del país, títulos de temática feminista se lucen en las librerías madrileñas. Y entre ellos figura el primero de esta poeta argentino-española.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?