El genio de Noel Gallagher en diez clásicos de Oasis

Liam y Noel en el Hot Festival de 2000, segunda visita de Oasis a Buenos Aires
Liam y Noel en el Hot Festival de 2000, segunda visita de Oasis a Buenos Aires Crédito: Julián Bongiovanni/Archivo RS
Joaquín Vismara
(0)
2 de noviembre de 2018  • 16:49

De "Live Forever" a "Lyla", cómo y por qué el mayor de los hermanos Gallagher se convirtió en un autor de standards eléctricos

"Rock 'n' Roll Star"

'Definitely Maybe' - 1994

En el primer tema de su disco debut, Oasis dejó en claro su hambre de gloria. "Vivo la vida en la ciudad, no hay una salida fácil", canta Liam arrastrando las vocales, mientras de fondo su hermano y Paul Arthurs construyen una pared de guitarras a volumen once. "Rock 'n' Roll Star" sintetiza varias de las obsesiones compositivas de Noel Gallagher en esa época: la frustración de sentirse varado en una ciudad que le quedaba chica (Mánchester), la necesidad de materializar sus sueños y el deseo de alcanzar la grandeza que, sentía, merecía de antemano ("Mírense, están todos en mis manos esta noche").

"Live Forever"

'Definitely Maybe' - 1994

Noel Gallagher comenzó a escribir el tercer single de Oasis durante una licencia médica en su hogar tras sufrir un accidente laboral en la empresa constructora en la que trabajaba. Con el estribillo de "Shine a Light" de los Rolling Stones como molde, se tomó los siguientes dos años para darle forma a la canción que le valió su primer contrato discográfico. "Live Forever" es también una respuesta involuntaria al "I Hate Myself and Want to Die" de Nirvana. Donde Kurt Cobain veía una acumulación de frustraciones, Gallagher presumía de su anhelo de inmortalidad: el cielo y la eternidad eran el límite.

"Supersonic"

'Definitely Maybe' - 1994

"Nos quedaban cuatro o cinco horas en el estudio y me propuse hacer un tema nuevo, así que me encerré en una habitación a escribir desde cero, y fue la única vez que pasó algo así en los mil años que estuvimos juntos", contó Noel. Envuelto en un flujo de conciencia, el mayor de los Gallagher creó el primer gran himno rockero de Oasis con una letra abstracta en la que conviven la revista Big Issue, el submarino amarillo beatle y la perra del ingeniero de grabación, todo coronado por un solo de guitarra que mira demasiado de cerca al de "My Sweet Lord", de George Harrison.

"Acquiesce"

Lado B de "Some Might Say" - 1995

La primera canción en la que Liam y Noel compartieron protagonismo vocal fue producto de una casualidad: al momento de grabar, el cantante estaba tan borracho que no podía cantar el estribillo, que quedó en manos de su hermano mayor. La división de roles y parte de su letra ("Porque nos necesitamos mutuamente, creemos el uno en el otro") hizo ilusionar a sus fans con que era una oda al amor fraternal, algo que Noel, desde luego, se apuró a negar. A pesar de haber sido relegada al lado B de un simple, fue una pieza inamovible de los shows de Oasis en toda su carrera, y se convirtió en un hit del álbum en vivo Familiar to Millions, lanzado en el año 2000.

"Wonderwall"

'(What's the Story) Morning Glory?' - 1995

Después de la arrogancia hooligan de Definitely Maybe, la llegada de Oasis a la masividad fue de la mano de una balada acústica que le permitió a la banda mostrar un costado sensible hasta entonces no del todo conocido. Registrada en Gales durante dos semanas con una técnica compleja de sobregrabaciones y overdubs, al principio Noel declaró haberla compuesto para su primera esposa, Meg Matthews, algo de lo que se desdijo tras divorciarse de ella: "Es una canción sobre un amigo imaginario que viene a salvarte de vos mismo", declaró. Aún hoy, "Wonderwall" es el gran himno popular de cualquier pub británico después de la segunda cerveza.

"Don't Look Back in Anger"

'(What's the Story) Morning Glory?' - 1995

Con una cita al piano de "Imagine", Noel se hizo cargo de la voz principal de otro de los mayores éxitos de Oasis durante los 90, que confirmó su capacidad para componer canciones a escala estadio, con una épica melódica difícil de superar. "No tengo idea quién es la Sally del estribillo. En un show de Ian Brown una piba me preguntó si era Sally Cinnamon, de la canción de The Stone Roses. Me pareció tan brillante y no quise romperle el corazón, así que le dije que sí, pero no lo es para nada", reconoció años más tarde.

"Champagne Supernova"

'(What's the Story) Morning Glory?' - 1995

En el cierre de su segundo disco, Oasis apostó por la épica lisérgica, con Paul Weller como invitado estelar en una suerte de paso de mando simbólico de una generación a otra. En sus siete minutos (que en vivo podían llegar a doce o quince), "Champagne Supernova" pasa de la economía de recursos a la grandilocuencia sonora. "Es lo más psicodélico que hice en mi vida, y la letra puede significar cosas muy distintas según mi estado de ánimo", declaró Noel al semanario New Musical Express en 1995, un mes antes del lanzamiento del álbum. El video, con el plano cenital de Liam tirado en una cama, fue otro clásico para la MTV de los 90.

"The Masterplan"

Lado B de "Wonderwall" - 1996

Una de las composiciones de las que Gallagher está más orgulloso y que terminó perdida en un single básicamente "por joven y estúpido", según sus propias palabras. "The Masterplan" es una balada orquestal centrada en el miedo a crecer y la incertidumbre ante el futuro. Al igual que "Acquiesce", con los años se volvió una canción clave para el núcleo duro de los seguidores de Oasis. En 1998 pasó a ser parte de la discografía oficial de la banda gracias al disco homónimo, que compila varios de los lados B de la cosecha 1994-1997: la más prolífica del grupo.

"Lyla"

Don't Believe the Truth - 2005

Después de perder a su segundo baterista, Oasis reclutó a Zak Starkey (hijo de Ringo Starr y baterista de The Who), y su debut tras los parches fue con una descarga rockera inspirada por "Armenia City in the Sky", con otra heroína anónima como protagonista y con un guiño a "Street Fightin' Man" de los Stones en el arreglo de piano del final. "Lyla" tardó varios años en ver la luz ya que no convencía demasiado a su autor: "No me di cuenta de lo buena que era hasta que empezamos a tocarla en vivo", declaró en el documental Lock the Box. Al igual que lo había hecho tres años antes en "The Hindu Times", de Heathen Chemistry (y más adelante con "The Shock of the Lightning"), la intención de Gallagher era clara: devolverle a Oasis el espíritu altanero de sus primeros discos.

"The Importance of Being Idle"

Don't Believe the Truth - 2005

Inspirado en las guitarras de The La's y las viñetas costumbristas de Ray Davies (también en el sonido de los discos de The Kinks de mediados de los 60), Noel salió de su zona de confort creativo para dar forma a una suerte de vals grisáceo en el que habla de las bondades de ser fiel a la holgazanería, con un video en blanco y negro en el que el actor Rhys Ifans personifica a un funebrero que asiste a su propio sepelio. El título de la canción y el espíritu de su letra los encontró en The Importance of Being Idle: A Little Book of Lazy Inspiration, un libro que recopila frases de Mark Twain, Charles Dickens y otros sobre el ocio. Años más tarde, en su primer disco junto a los High Flying Birds, fue el molde de "The Death of You and Me".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?