Suscriptor digital

Daniel Scioli: "A la hora de definir las candidaturas, no voy a ser indiferente"

En entrevista con LA NACION, el exgobernador habló de las elecciones, de Cristina Kirchner y del Gobierno actual
En entrevista con LA NACION, el exgobernador habló de las elecciones, de Cristina Kirchner y del Gobierno actual Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Gabriel Sued
(0)
3 de noviembre de 2018  • 18:07

Daniel Scioli está de regreso. Después de meses de bajo perfil y posicionamientos esquivos, el ex gobernador bonaerense toma distancia de Cristina Kirchner y expone sus deseos de ser candidato a presidente en 2019. "A los que me acompañaron en 2015 les preguntaría: '¿Cuál sería la razón para que no me vuelvan a acompañar?'", dice, en una entrevista con LA NACION. En una hora de conversación, insiste en varios conceptos: dice que no se puede volver al pasado, que hay que apostar a un modelo basado en el trabajo y que hay que dar señales de certidumbre a acreedores e inversores sobre lo que podría pasar ante un cambio de gobierno.

¿Qué tan distinto hubiese sido un gobierno de Scioli?

-Hubiese abordado con un criterio distinto los problemas pendientes de la Argentina. Haber dejado las tarifas congeladas tanto tiempo era un tema.

-¿Hubiese subido las tarifas?

-Gradualmente y en forma segmentada. Si bien los subsidios apuntalan el poder adquisitivo de los salarios, congelar las tarifas genera una distorsión. También pretendía regularizar la situación con los fondos buitre, pero habiendo fortalecido las reservas previamente, con una repatriación de capitales a partir de un incentivo productivo y no especulativo. El camino es expandir la economía.

-¿Por qué perdió?

-En ese momento había una sed de cambio. Se buscaba otras formas, otro estilo, desestresar el país. Hoy la gran competencia de cara al futuro es quién lo puede hacer mejor. No puede ser una lucha entre este presente y volver al pasado.

-¿Cristina jugó a ganar en esa elección?

-Eh. [Piensa, toma agua, pasan 6 segundos]. Sí. No tengo dudas. Posiblemente quería que se gane a su manera. Se decía "el candidato es el proyecto". Una vez le dije a uno: "Escuchame, no me llamo Daniel Proyecto, me llamo Daniel Scioli".

-¿Era una forma de ningunearlo?

-No. Era una convicción que tenían dirigentes muy tenaces, que ponían mucho énfasis en esto.

-¿Habla de La Cámpora? ¿Lo apoyó La Cámpora?

-No me gusta andar por la vida con recriminaciones. Hay dirigentes de ese espacio que han hecho confesiones muy claras. A confesión de parte, relevo de pruebas. Pero yo pienso en el país. La Argentina no puede estar en forma pendular, pasar de un extremo al otro.

-¿Existe una persecución judicial contra Cristina?

-[Piensa]. Con denuncias legítimas o no, en muchos casos se busca desacreditar a dirigentes y que esas denuncias ocupen permanentemente el centro de la discusión pública.

-¿Cree en la idoneidad del juez Bonadío?

-No voy a calificar a ningún miembro de la Justicia. Estos temas deben tener el lugar importante que corresponde. Porque alguien haya hecho cosas buenas no significa que hagamos la vista gorda. Pero no pueden tener la centralidad excluyente.

-El fiscal Garganta pidió que usted vaya a juicio por negociaciones incompatibles. Un empresario al que su gobierno le adjudicó la construcción de unidades sanitarias era a la vez inquilino de una de sus propiedades. ¿No hay una incompatibilidad?

-Se hizo todo de forma lícita y pasó el control de todos los organismos que están en manos de la oposición. Inclusive en este caso hubo un crédito del Banco Mundial, que es uno de los máximos organismos fiscalizadores.

-¿Cómo se le gana a Macri en 2019?

-Hay que demostrar que vamos a trabajar incansablemente para que se recupere el salario, para que las tarifas tengan racionalidad, para proteger a las Pymes. Estamos dispuestos también a dar tranquilidad a aquellos que han invertido y creído en estas reglas de juego y que no estén afectando a otros sectores. Podemos mantener eso para no poner a la Argentina en vilo.

-¿Cumpliría el acuerdo con el FMI?

-Pero poniendo el énfasis. me sentaría con el FMI y me quedaría sentado hasta que, más allá de la agenda que ellos piden para ajustar, nos ayuden a crecer. El objetivo del equilibrio fiscal es bueno, el tema es el cómo. Mi criterio es construir sobre lo construido.

-¿Electoralmente, cómo se logra la unidad?

-Para ser competitivo no hay otro camino que la ingeniería electoral que usó Cambiemos, las PASO. Con políticas consensuadas, con un sistema D'Hont que integre las listas y que los que pierdan tengan el compromiso de acompañar la campaña e integrar un futuro gobierno. Con un eje central que va a ser el peronismo y con un tema central que es el trabajo.

-Hay sectores del peronismo que proponen excluir a Cristina.

-Hay que avanzar con esa propuesta que expliqué. El mundo se empieza a preguntar qué puede venir si cambia el gobierno. No es cuestión de decir barbaridades, de decir que les vamos a hacer pito catalán, que no le vamos a pagar a nadie, y que el que invirtió que le vaya a reclamar a Macri. Tenemos que ser serios y responsables, y tenemos que avanzar más allá de lo que haga un dirigente o el otro.

-¿Hay que avanzar más allá de lo que haga Cristina?

-[Pausa breve] Sí. Y esto no significa una falta de respeto. El elector no tiene que adaptarse a la política. La política tiene que adaptarse a las nuevas demandas sociales. Ahí tenemos el caso de Brasil, que tiene que ser un llamado de atención. Perdieron el PT, Lula, Haddad y, como si fuera poco, Dilma.

-¿Qué significa eso?

-Que los pueblos van incorporando nuevas demandas y que hay que interpretarlas.

-¿Qué piensa de Bolsonaro?

-Me gustaría ver en la gestión. Una cosa es la campaña y otra el gobierno.

-Ha tenido comentarios racistas y homofóbicos. ¿Le preocupa?

-Hay que ver lo que hace. Él identificó que la sociedad brasilera tenía hartazgo y cansancio contra los partidos tradicionales y la corrupción. Brasil es el principal socio de la Argentina. Si nos dividen, nos van a debilitar. Hay que tener cuidado.

-¿Qué piensa de la posibilidad de endurecer la política migratoria?

-La contribución que han hechos los inmigrantes a la Argentina es innegable. Pero también hay que ver que hay una realidad, mínima pero existente, de algunos individuos a los que hay que identificarlos y aplicarles el máximo rigor.

-¿No es más kirchnerista?

-Siempre fui peronista. No me invitaban a los actos porque decían que no era lo suficientemente leal y afín al modelo. Cuando inauguraba Exproagro se armaban unos líos tremendos. No quiero cargar las tintas, pero la gente sabe que soy distinto y que esas diferencias me valieron muchas presiones del gobierno de entonces.

-¿Tiene la aspiración de volver a ser candidato?

-Uno tiene que estar seguro de que puede hacer un buen trabajo. Acá lo que se busca no es un líder revolucionario. Lo que se busca es alguien con sentido común, con capacidad para descomprimir esta situación. Que genere confianza interna y externa.

-¿Entra en ese perfil?

-Mi esencia es esa. A mí me hablan a veces del peronismo moderado. El original promotor del diálogo soy yo. Tengo la determinación, el conocimiento y la experiencia. A la hora de definir las candidaturas, no voy a ser indiferente.

-¿No fue suficiente con la derrota de 2015?

-Una derrota no te excluye. Muchos de los que tienen aspiraciones ahora también han perdido. Digo en broma que soy el ganador retroactivo del debate. El que tuvo 12 millones de votos, tiene una responsabilidad. A la gente que me acompañó en 2015 le preguntaría: "¿Cuál sería la razón para que no me vuelvan a acompañar?".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?