Los que piden ser escuchados

Fuente: LA NACION
Los jóvenes consideran que tienen un rol clave a la hora de generar conciencia sobre un abanico de problemáticas, así como para comenzar a cambiar realidades
María Ayuso
(0)
5 de noviembre de 2018  

Embarazo adolescente. "Lo vemos todos los días. Es una realidad que nos afecta"

Aldana pereyra | Edad: 17

"El embarazo adolescente es una de las problemáticas que más nos afectan. Nadie está exento", sostiene Aldana Pereyra (17). En su escuela de Lago Puelo, Chubut, lo ve todos los días. "En el último tiempo, dos compañeras quedaron embarazadas, y también varias de otros cursos. Muchas dejan los estudios, no se les ofrecen las herramientas para poder continuarlos", detalla con preocupación. La incorporación de un espacio maternal dentro de la institución sería para ella fundamental. Y agrega: "Antes, de esto no se hablaba: estaba naturalizado que las chicas tuviesen un bebé a los 15". Opina que una de las claves es que se trabaje en implementar la ley de educación sexual integral (ESI). "Se podría hacer más y se podría abarcar desde todos los aspectos", sostiene. Aldana tiene un compañero trans y está convencida de que la perspectiva de género debería cruzar toda la ESI. "Hay que enseñarles a todos los chicos que pueden encontrar en la escuela un espacio donde sentirse acompañados, sobre todo si no lo encuentran en la familia o en otro lugar. Esto se hace mostrándoles todo el espectro para que digan: 'Lo que yo estoy sintiendo no está mal'", concluye.

Fuente: LA NACION

Bullying. "De forma activa o pasiva, todos fuimos partícipes alguna vez"

Salomé Aranda Ruiz | Edad: 16

Salomé Aranda Ruiz tiene 16 años, vive en Colegiales y padeció el flagelo del bullying : "Por mis rulos, me decían que era fea y, también, por mi acento, porque viví en distintas provincias. Eso me generó mucha inseguridad", cuenta. Pero lo que más impotencia y dolor le causó, fue ver cómo su hermano de 10 años pasó por lo mismo. "Muchas veces fui espectadora del acoso de otros y no hice nada, porque tenía miedo de ser humillada otra vez; otros fueron espectadores de lo que yo sufrí y tampoco hicieron nada. Me dio mucha culpa sentir que de alguna manera fui observadora ante el caso de mi hermano", confiesa. Y agrega: "El haber sufrido bullying me generó el no querer pertenecer a un grupo de chicos que maltratan a otros. De forma activa o pasiva, todos fuimos partícipes alguna vez del acoso y ciberacoso". Para ella es fundamental trabajar más la empatía y no solo educar a los niños en ese sentido, "sino también reeducar a los adultos", para que presten atención a este tipo de situaciones "que incluye a los padres, maestros y directivos". Y concluye: "No podemos ser indiferentes frente a lo que pasa".

Fuente: LA NACION

Violencia de género. "Las mujeres decidimos no quedarnos más calladas"

Macarena Rojas | Edad: 17

A Macarena Rojas la problemática de la violencia de género la toca de cerca. "No lo viví en carne propia, pero sí mi tía: ella lo sufrió toda su vida y la llevó a suicidarse hace siete años", cuenta la joven, que tiene 17, vive en Villa Crespo y cursa 4º año en el Colegio Nacional de Buenos Aires. "Antes era algo que en cierto punto se naturalizaba y quedaba dentro del ámbito familiar. Ahora, eso está cambiando: gran parte de las mujeres dijeron 'basta', decidieron no quedarse calladas y luchar por sus derechos", sostiene. En ese sentido, subraya la "revolución feminista" actual. "En el colegio, el centro de estudiantes es muy activo, pero también surgieron otras agrupaciones, como mujeres empoderadas o mujeres y disidencias, que empezaron a visibilizar cosas que están pasando desde hace bastante, como los casos de abuso y acoso", describe. Para Macarena, el rol de los jóvenes es fundamental. "Somos los que más usamos las redes sociales, que son una gran fuente para generar conciencia sobre diferentes problemáticas. Tenemos un rol clave para que no se sigan reproduciendo en las generaciones futuras", advierte.

Fuente: LA NACION

Racismo y xenofobia. "No se valora la diversidad y se está generando una brecha"

Juan Goya | Edad: 16

Juan Goya tiene 16 años y vive en Mocoretá, al sur de Corrientes. Para él, el racismo y la xenofobia son dos de los grandes problemas de su localidad. "Los paraguayos y los bolivianos son las dos principales corrientes inmigratorias hacia la Argentina de los últimos años, y formaron grandes comunidades en el país. Sin embargo, son hacia esas comunidades a las que los argentinos demuestran mayor desprecio e intolerancia", afirma Juan. Cuenta que su pueblo tiene mucha presencia de inmigrantes italianos, suizos, alemanes y franceses, colonos que llegaron atraídos por el cultivo de los cítricos. La necesidad de mano de obra hizo que llegara gran cantidad de población de otras provincias, como Misiones y Formosa, y de países vecinos. "Eso generó un choque cultural entre los 'gringos' y lo que ellos denominan 'el morochaje', y se fue creando una brecha importante", describe el joven. Para él, es crucial llevar a la conversación pública esta problemática: "Falta valor para asumirla. No se entiende que la diversidad es buena. Uno de los desafíos que tenemos los jóvenes es transformar esto", subraya.

Fuente: LA NACION

Discapacidad. "Tenemos que trabajar entre todos para promover la inclusión"

Facundo Rivero | Edad: 17

"Romper los impedimentos culturales que aún existen en la sociedad hacia las personas con algún tipo de discapacidad es una de mis principales preocupaciones", asegura Facundo Rivero, quien tiene 17 años y vive en la localidad de Chepes, en La Rioja. Opina que trabajar por una inclusión plena, en todos los ámbitos de la vida cotidiana, desde las escuelas hasta el trabajo, es el desafío fundamental. "Tenemos que aprender a convivir entre todos. Siento admiración por las personas que, aun con enormes dificultades, hacen constantemente esfuerzos para superarse: son incomprendidamente increíbles", sostiene. Y agrega: "Es necesario trabajar por su autonomía, derribar barreras, valorarlas y mirarlas desde otro punto de vista (no solo desde sus limitaciones), y ser más respetuosos". Facundo tiene vitiligo (una enfermedad de la piel que se caracteriza por la aparición de manchas blancas), y cuenta: "Si bien no es una discapacidad, recibí mucho acoso por mi condición. Terminemos con los prejuicios, replanteemos qué les enseñamos a los más chicos y cambiemos nuestro pensamiento a futuro para naturalizar la inclusión".

Fuente: LA NACION

Discriminación por religión. "Hay que tomar conciencia y hablar de esto"

Valentina Martocci | Edad: 18

"Soy de religión judía, decidí serlo por cuenta propia. Mi mamá lo es y también toda su familia. Mi papá es católico", describe Valentina Martocci. La joven, que tiene 18 años y vive en General Campos, La Pampa, cuenta que cuando sus papás se casaron y se mudaron a ese pueblo, donde hay solo dos familias judías, su mamá "era rechazada e insultada" por algunas personas. "Algo así me está pasando a mí desde hace algunos años con un compañero del colegio", admite. Las burlas y las risas comenzaron en la primaria y se fueron acentuando en la secundaria. "Dibujaba siempre cruces esvásticas y reivindicaba a Hitler. Primero yo no le daba importancia, porque creía que no valía la pena. Ahora soy más consciente", confiesa Valentina. Y agrega: "Tuve la suerte de que mi tío abuelo Abraham pudiera contarme cómo logró escapar del Holocausto y las cosas por las que pasó. Pero muchos lo desconocen". Para ella hay una gran cantidad de chicos que pueden estar viviendo situaciones similares, "pero no se animan a decirlo". "Mi mensaje es que tomen conciencia, porque callándose no van a lograr nada", enfatiza.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?