Judas Priest mostró su eterna juventud en Tecnópolis

Rob Halford anoche en Tecnópolis: Judas Priest cerró el festival Solid Rock, luego de la actuación de Alice in Chains
Rob Halford anoche en Tecnópolis: Judas Priest cerró el festival Solid Rock, luego de la actuación de Alice in Chains Crédito: Guido Adler
Diego Mancusi
(0)
5 de noviembre de 2018  • 11:43

Flamea la bandera inglesa en la pantalla del escenario armado en Tecnópolis y nadie tiene tiempo para acusar de nada al que no salta: todo el mundo grita "¡Breaking the law! ¡Breaking the law!" con muñequera de tachas en alto y se aguanta como puede las ganas de salir a tomar la calle con violencia por alguno de los muchos motivos que la Argentina nos ofrece en 2018. El penúltimo tema de la lista le pone el moño a un show de Judas Priest que es como era aquel hit de British Steel en 1980: contagioso, motivador y -sobre todo- joven.

Le hizo muy bien al grupo el ingreso de Richie Faulkner, que reemplazó a KK Downing en 2011 y co-escribió los temas de Firepower, el excelente disco que Judas vino a presentar a en el predio de Villa Martelli. Faulkner tiene 38 años (nació, justamente, el año en el que salió British Steel) y aporta presencia escénica, técnica (el solo de "Sinner" es su momento) y hambre de gloria. Pero si hay alguien joven acá es Rob Halford, que tiene 67 años y la garganta intacta, y se puede subir a un tanque de metal clásico como "Lightning Strike" (una de las nuevas, aunque no parezca) o chirriar como en "Painkiller" sin que el DNI lo delate jamás.

A los 67 años, Halford tiene la garganta intacta
A los 67 años, Halford tiene la garganta intacta Crédito: Guido Adler

Judas en vivo es un dínamo. Apenas si da tiempo para mirar qué hora es durante "Rising from Ruins", pero de ahí de nuevo al galope en "No Surrender" y en la festejada "Turbo Lover", hoy un grito de guerra del metal que ya perdonó los sintetizadores. Pero entre toda esa pujanza tiene otra veta, una voluptuosa, hasta sexy si se quiere, de tanto groove que portan: "Grinder", "Desert Plains" y "Living After Midnight", entre otras, tienen esa actitud entre atrevida y decadente que -otra vez- remite a la desorientación hormonal de la juventud.

La moto en el escenario para "Hell Bent for Leather", el cover de Fleetwood Mac "The Green Manalishi", las visuales con fuego y más fuego en altísima definición: entre clásicos-clásicos y clásicos-nuevos, Halford y los suyos le siguen faltando el respeto al paso del tiempo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?