Suscriptor digital

Herederas de una pasión: conocé a las 14 chicas que brillan en el polo

Alentadas por sus familias, en varios casos “leyendas” del deporte de los príncipes, ellas integran la nueva y cada vez más numerosa avanzada femenina dentro de las canchas.
Alentadas por sus familias, en varios casos “leyendas” del deporte de los príncipes, ellas integran la nueva y cada vez más numerosa avanzada femenina dentro de las canchas. Crédito: Pilar Bustelo
(0)
16 de noviembre de 2018  • 18:34

A tono con los tiempos que corren, aquella máxima que decía que el polo era cosa de hombres quedó antigua. Si bien Marcela Cerruti (la tía y madrina de la reina Máxima), María Bellande, Paola Martínez o Lía Salvo, entre otras, hace rato escriben esta historia de pioneras (dos años atrás, de la mano de Adolfo Cambiaso, Salvo hizo historia al convertirse en la primera mujer en jugar un torneo de alto handicap, el Abierto del Jockey Club), ya no son casos aislados. Una nueva camada tomó las canchas y los palenques. En una tarde nublada pero divertida, ¡Hola! reunió a gran parte de esta avanzada en la sede de Pilar de la Asociación Argentina de Polo . Con un rico té de por medio, ya que muchas volvían del colegio, contaron sus experiencias. Las hermanas Alma (15), Azucena (16) y Esperanza Uranga (18, 1 de handicap) empezaron a taquear por consejo de su padre, Delfín. "Es que somos todas mujeres. Y tanto por su lado como por el de mamá (Bárbara Tanoira) todos juegan". Ellas y Francisca Lanusse (15) tomaron clases en la escuela de Delfina Donovan, la mamá de Elina Braun (16 años, 2 de handicap) y de Inés Ayerza de Zimmermann, la primera únicamente dedicada a mujeres. "Mamá es genial, hizo mucho para que tengamos un espacio, lo mismo que Inés", dice Elina.

De izquierda a derecha: Mora Aldao, Alma Uranga, Candelaria Fernández Araujo (hija de Milo, ex 10 de handicap y coach de La Dolfina), “Tita” Rueda, Azucena Uranga y Clara Heguy (hija de Marcos, otro 10 goles, que hizo historia junto a sus hermanos en Indios Chapaleufú).
De izquierda a derecha: Mora Aldao, Alma Uranga, Candelaria Fernández Araujo (hija de Milo, ex 10 de handicap y coach de La Dolfina), “Tita” Rueda, Azucena Uranga y Clara Heguy (hija de Marcos, otro 10 goles, que hizo historia junto a sus hermanos en Indios Chapaleufú). Crédito: Pilar Bustelo

"Mi hermana Mila y yo jugamos desde chicas. Y mamá (Fernanda Rivas) también. Cada una tiene su lote de caballos y, aunque no me voy a dedicar profesionalmente porque quiero estudiar Psicología Deportiva, aspiro a llegar a 10 de handicap", arranca Candelaria Fernández Araujo (17). La hija de Milo –ex 10 goles y coach de La Dolfina– tiene 8 de handicap, ya jugó en la Selección Argentina Femenina y ganó con La Dolfina Brava (team que comparte con Mia Cambiaso) el primer Abierto de Polo Femenino organizado por Asociación Argentina de Polo, que tendrá a fin de mes su segunda edición. "Fue muy emocionante participar", cuenta Cande, que ya demostró su talento en Inglaterra y en España. De novia con Bautista Zimmermann –también juega al polo–, asegura: "Papá es mi referente. Los consejos que me da los escucho con atención.

Ser 'hija de' o 'nieta de' no te suma todo. La verdad está en la cancha
Olivia Merlos

La mamá de mi novio, Inés, también es un referente dentro y fuera de la cancha". Como en su caso, hoy están representados otros apellidos ilustres de la Triple Corona con Clara Heguy (17 años, hija de Marcos y 2 de handicap), Mia Novillo Astrada (17, hija de Miguel, 5 de handicap) y Olivia Merlos (16 años, hija de Sebastián). "Todavía soy la única mujer que juega en Chapaleufú. El campo y los caballos son mi vida. Yo aprendo mucho de papá, que me guía y me aconseja", dice Clara. A su lado, Mia, confiesa que empezó a jugar porque no quería quedarse fuera de las prácticas en La Aguada, el campo familiar: "Este año gané el Intercolegial (representó al Moorlands) y el alto femenino con La Naranja Mecánica. Mi referente es mi abuelo Taio (jugó por todo el mundo y es padre de una legión de cracks). Si no corrés en las prácticas…", dice y estalla en una carcajada. En los últimos años, además, jugó en Estados Unidos, Inglaterra e Italia.

Elina Braun,Jazmín Dupont, Mia Novillo Astrada (hija de Miguel) y Alexia Laprida posan en los jardines de la sede de Pilar de la Asociación Argentina de Polo.
Elina Braun,Jazmín Dupont, Mia Novillo Astrada (hija de Miguel) y Alexia Laprida posan en los jardines de la sede de Pilar de la Asociación Argentina de Polo. Crédito: Pilar Bustelo

Sobre la "portación" de apellido, Olivia Merlos, única mujer de su dinastía en tomar el taco, es contundente: "Tuve la suerte de ver jugar a papá muchas veces en las grandes ligas y además de él, me aconseja mi abuelo Cacho, que va siempre a verme. Pero, más allá de tu apellido, sólo cuenta lo que seas capaz de hacer dentro de la cancha". La amistad es una palabra que se repite en todos los casos. "Yo jugaba en Córdoba y cuando vine a vivir a Buenos Aires el polo me ayudó a hacer amigas", reconoce Mora Aldao (19). Lo mismo le pasó a Olivia Jauretche (20), cuando dejó Trenque Lauquen. "A diferencia de los varones, solemos ir variando los equipos", agrega.

El polo femenino está muy instalado. Se entendió que hay lugar para todos, que podemos coexistir
Victoria Rueda

La cantidad de torneos en los que las chicas pueden anotarse crece año a año y está dividido por cantidad de goles. "Arranqué hace dos años y había dos copas. Hoy, a pesar de que dejé pasar un par, ya jugué siete", cuenta Victoria "Tita" Rueda (35), mamá de Tanya (5) y portadora de 1 de handicap. En un principio, su padre, Rodrigo, no quería que ella se involucrara porque le parecía peligroso. Pero ahora la alienta desde los palenques y comparte con ellas torneos mixtos (los equipos forman con tres mujeres y un varón). "El polo femenino está muy instalado. Se entendió que hay lugar para todos, que podemos coexistir".

Esperanza Uranga, Olivia Merlos (hija de Sebastián), Francisca Lanusse y Olivia Jauretche, listas para taquear.
Esperanza Uranga, Olivia Merlos (hija de Sebastián), Francisca Lanusse y Olivia Jauretche, listas para taquear. Crédito: Pilar Bustelo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?