Suscriptor digital

El lado B de Néstor Pitana: el consejo de Grondona, el Instagram de su mujer y el futuro de un político "anti-grieta"

Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Cristian Grosso
(0)
5 de noviembre de 2018  • 23:59

Vive en Posadas, pero nació en Corpus Christi, un municipio misionero de unos 3 mil habitantes ubicado a 80 kilómetros de la capital provincial. Por muy poco tiempo Néstor Pitana se radicó en Buenos Aires, pero un particular consejero alentó que se volviera a su pago. "A comienzos de 2013 me fui a vivir a Buenos Aires. Era la tercera o cuarta opción para ir al Mundial de Brasil y quería estar más cerca, entrenarme en Ezeiza. Por esos días vino Grondona a Posadas porque le entregaban un libro y el autor me pidió que lo acompañara. Le dije: 'Julio, me voy para allá, para estar más cerca'. Mi miró fijo: '¿Para qué te vas a ir a contaminar? Nooo, quedate acá. Mirá: están con el mate y el termo bajo el brazo'. Estuve menos de un año en Buenos Aires, me separé de mi primer matrimonio y me volví a Posadas. En las fiestas de cierre de año de los sindicatos de árbitros, otra vez lo encontré a Grondona. '¿Así que te volviste? ¿Qué te dije?', me interrogó. 'Sí, pero no me contaminé Julio', le respondí. 'Ya sé que no te contaminaste, pero perdiste algo en el camino...' Increíble, sabía todo. Y siguió: 'Andá y no vuelvas más acá. Andá, vos podés hacer toda tu carrera allá. ¿La AFA te paga los pasajes? ¿La AFA te paga el hotel? Bueno, entonces andá, ¿qué hacés acá? Se inteligente nene. Acá están todos locos', me dijo. Y ya no me fui más de Posadas".

La vida le regaló una segunda oportunidad a Pitana. La misionera Romina Ortega es su actual esposa. Se casaron el 'Día de los enamorados' en febrero de 2015 a bordo del catamarán Mbucuruyá Connection, ceremonia y fiesta navegando por el río Paraná hasta la madrugada. Luego, llegaron Francesco, de 3, y Tiziana, de siete meses. Romina, ex modelo, se muestra sensual en su Instagram.

Ver esta publicación en Instagram

Mi love[R]

Una publicación compartida de Romina Ortega?? [R][R] (@romiiortegaa) el

¿Cómo se lleva Pitana con el perfil de su mujer? "Como no tengo redes sociales, no miro, no veo. No veo, no siento. ¿La verdad? Si es por mí, que no tenga nada. Me preguntó: '¿a vos te molesta?' Le dije que no. Pero si es por mí, realmente, yo no tengo ni Twitter ni Facebook ni nada. Esa cuenta de Twitter que anduvo dando vueltas durante el Mundial no es mía, es falsa. Incluso la denuncié. A mi mujer, por supuesto, dejo que haga lo que quiera, solo le pido que cuide a la familia. Ella, inclusive me dice: 'Vení, vamos a sacarnos una foto'. Y le pregunto: '¿La vas a poner en Instagram? Ahh, entonces no'. Por ahí alguna sube, no sé, pero no es un tema al que le de bolilla... no. ¿Discusiones políticas por Twitter? No, no lo puedo creer. En eso soy cortado a la antigua, déjense de joder, bah, no sé, yo pienso así. Si yo te tengo que decir algo, te lo voy a decir a vos".

Ver esta publicación en Instagram

[R] #pitana

Una publicación compartida de Romina Ortega?? [R][R] (@romiiortegaa) el

El futuro político del patovica, profe, socorrista, actor...

Abanderado en la primaria, terminó la secundaria como escolta. Corrían esos años en lo que había que treparse al techo para girar la antena y, si no se veía Canal 12 de Posadas, tratar de sintonizar alguna señal paraguaya o las redes Globo o Manchete. Creció Pitana y se fue a Corrientes a estudiar el profesorado de educación física y poco después empezó a trabajar en colegios, como Regatas y San Roque. Ese empleo, de casualidad, lo llevó a vestirse de árbitro por primera vez en unos torneos Evita. Fue Ángel Méndez, otro profe, el que prácticamente lo obligó a dirigir a esos chicos. Y apostó: 'Che, ¿vos, no tenés ganas de ser árbitro?'. Pitana rechazó la propuesta durante meses. Hasta que, nuevamente llevado a empujones, se descubrió dirigiendo un campeonato de veteranos. Y algo sucedió. "Me gusto eso de 'espere, no me hable así'., poder seguir corriendo en una cancha, ver la pelotita ahí, cerquita. Entonces sí, fui a la Liga correntina y me anoté para hacer el curso. Ahí tuve que dar de baja mi ficha como futbolista, porque seis meses antes yo todavía jugaba en Mandiyú, en el Federal A", recuerda Pitana el comienzo oficial. Entonces, tenía 26 años. Hoy, anda por los 43 y revela un secreto muy ilustrativo: "A veces dejo venir la pelota cerca y me abro de piernas., es una forma de jugar también. No es recomendable., pero a veces lo hago".

Futbolista del Club Deportivo 20 de Junio de Corpus Christi, su pueblo, y también de Guaraní Antonio Franco, Tigres de Santo Pipó y el cierre, en Mandiyú. "Siempre me gustó hacer goles, quise ser delantero. Pero en las divisiones inferiores me mandaron para atrás, de central. Con los años conseguí adelantarme un poquito, subí de N°5 y solo en el final logré jugar un poquito de N°9", detalla Pitana. ¿Y ahora? "Combativo, voy de 5 o de zaguero en los partidos con amigos en las cancha de Luz y Fuerza o en Crucero del Norte".

Pocas veces sabe qué dicen los medios de él. No mira TV, no escucha no, lee nada. Su mamá sí, ella todavía guarda cada mención en los diarios. La madre de Pitana se llama Tania Sara Néstor. Sí, Néstor de apellido. El árbitro de la final del Mundial es capicúa: Néstor Pitana Néstor. El nombre completo es Néstor Fabián, y el de su hermano menor, Roberto Carlos. Sí, sus padres eligieron llamarlos así por el cantante argentino y el brasileño.

No tiene hobbies. En los tiempos libres se va a pasear con la familia a Encarnación, a Iguazú, a Ituzaingó, o a pescar a Itá Ibaté. Misionero hasta la médula, arrastra la tonada. "Abrazo chamigo", saluda a todo el mundo el ciudadano Pitana. Vive en el barrio Costa Porá, de casitas bajas y todas iguales en las afuera de Posadas. Nada de country ni rejas. Nada especial.

Patovica en el boliche Géminis, encargado del gimnasio Orión, profe de educación física en varios colegios de Posadas, socorrista en las piletas del club Villa del Parque y una fugaz aparición como guardiacárcel en la película La Furia (1997), con Diego Torres y Laura Novoa. Basquetbolista, también, por su 1,92 metro. Un ala pivote agresivo, "a lo Rodman", bromea, que llegó a integrar selección Sub 18 de Misiones. Y. ¿político el día de mañana? "Siempre tuve inquietudes políticas, ya de adolescente participaba en las reuniones, iba al comité radical y a la unidad básica peronista. Iba a los dos porque mi padre era peronista y mi madre era radical; yo podía entrar a las dos sin que nadie me dijera nada. Puede ser una salida en el futuro".

-¿Qué partido te representa?

-Sería a nivel provincial, y aquí funciona independientemente de las líneas nacionales y sus grietas.

-¿No temés que te usen por tu alto alcance mediático?

-No, porque es genuino mi deseo y la aproximación de los partidos. Es una idea que yo tengo en mente hace años, y en mi pueblo desde que empecé como árbitro de primera división que me lo vienen repitiendo. No es un arribismo de nadie para subirse a este momento de exposición o conocimiento. Yo sé que en la política miden la imagen y todo eso, pero también sé que hace años, cuando no me conocía nadie, la propuesta ya estaba.

-¿Y cómo ves al país?

-Irritado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?