Los empresarios apoyaron el diálogo, pero esperan la letra chica del decreto por el bono de $5000

Sica y Triaca junto a representantes de la CGT y de las cámaras empresarias
Sica y Triaca junto a representantes de la CGT y de las cámaras empresarias
Francisco Jueguen
(0)
6 de noviembre de 2018  • 17:32

Aceptar el sacrificio, celebrar el diálogo y bajar la conflictividad, pero esperar la letra chica para ver quién puede hacerse cargo del bono de fin de año que se acordó con el Gobierno. Esas son las sensaciones de algunos de los empresarios que participaron esta tarde de la convocatoria que realizó el oficialismo y en la que se decidió dar un bono de fin de año a los trabajadores en un contexto de recesión económica y de licuación salarial por la elevada inflación.

Consultados por LA NACION, varios hombres de negocios que participaron del encuentro que condujo el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, confirmaron que el Ejecutivo prepara un decreto para otorgar un bono no remunerativo de hasta $5000 en dos tramos. En ese sentido, los hombres de negocios esperan la letra chica de la norma y su reglamentación para poder discernir qué pasará con los sectores o las empresas que no están en condiciones de otorgar la gratificación. Incluso, algunos ya advirtieron sobre esa situación al Gobierno.

Gustavo Weiss de la CAC
Gustavo Weiss de la CAC Crédito: Noticias Argentinas

En la reunión de alrededor de dos horas en el Sindicato de la Sanidad y de la que participaron la CGT, por el lado gremial, y la Unión Industrial Argentina (UIA), la Cámara Argentina de Comercio (CAC), la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y la Cámara de la Construcción (Camarco), se acordó que se establecerán diferentes herramientas para mitigar la posibilidad de despidos (no una ley ni un acuerdo antidespidos), como -por ejemplo- la posibilidad de bajarle tiempo a la jornada laboral de la plantilla para no despedir.

"Se está analizando un decreto que va a incluir un bono de $5000 en dos cuotas", ratificó a LA NACION el presidente de Camarco, Gustavo Weiss. "Tanto los sindicatos como nosotros creemos que en estos momentos de dificultad es bueno el diálogo y no el conflicto", agregó el empresario de la construcción. Justamente, los hombres de la CGT ya deslizaron que, tras la convocatoria de hoy, es probable que el paro anunciado de 36 horas se levante.

"La reunión me pareció altamente positiva", dijo a este medio el prosecretario de la CAC, Mario Grinman. "Los argentinos tenemos que acostumbrarnos a que las soluciones se encuentran dialogando sentados alrededor de la mesa con todos los sectores. No tiene que ser un ellos o nosotros. Somos todos juntos", agregó el empresario del comercio.

"Cada sector tiene su problemática, pero tenemos que acostumbrarnos a construir juntos para evitar estos vaivenes estructurales, estos sustos permanentes. Dialogar como principio fundamental es lo más rescatable. Fue una reunión muy cordial y con mucho respecto en la que cada parte entendió la problemática de la otra parte", afirmó Grinman.

El empresario indicó que el objetivo de la reunión fue implementar herramientas para superar "estas instancias problemáticas". Agregó: "El sector privado está complicado. Vamos a hacer el mayor de los sacrificios para poder cumplir. Seguramente, esto va a resolver el tema de la conflictividad, porque es algo que nos preocupa. No se puede construir en el desorden".

"Los primeros interesados en instrumentar herramientas que fomenten al consumo somos nosotros, pero en la reunión de hoy nuestra postura fue que no todos los sectores pueden afrontar un bono de 5000 pesos", dijeron desde CAME. "Para los pequeños y medianos comercios es inalcanzable, por eso desde CAME planteamos seguir dialogando con el gremio para analizar si se aumentan los planes de pago en más cuotas segmentando el tipo de empresa", agregaron en la institución más representativa de las pymes.

"Respecto a los despidos, estadísticamente las pymes no despiden. En primer lugar, porque le cuesta enfrentar el costo del despido en sí mismo y porque en una pyme se forma un ambiente familiar al tener poco personal y además invirtió mucho en capacitar", describieron.

En la UIA, en tanto, los industriales debatieron esta tarde -como lo hacen habitualmente todos los martes- las novedades sobre la economía y la política nacional, pero con un foco en la reunión de hoy. Habían participado el presidente de la institución, Miguel Acevedo (AGD) y los vicepresidentes, Daniel Funes de Rioja (Copal) y Alberto Álvarez Saavedra (Gador).

Más tarde, en un comunicado enviado a la prensa, la UIA destacó que en la convocatoria se habló del bono extra de fin de año y "se destacó la relevancia mantener el poder adquisitivo para sostener el mercado interno aunque se planteó que muchos sectores de las pymes industriales y economías regionales están atravesando un momento sumamente complejo". Se agregó entonces, el dato conocido hoy sobre la caída de la industria en septiembre: -11,5%.

En ese contexto, la entidad fabril reclamó "generar instrumentos destinados al crédito de capital de trabajo y productivo para las pymes, así como una rebaja sustancial de la tasa de interés", "la agilidad y ampliación en el otorgamiento de los Programas de Recuperación Productiva para las empresas que atraviesan coyunturas más delicadas", "el adelanto de los incentivos contemplados en la reforma tributaria para sectores intensivos en trabajo", "la restitución del decreto 814 para evitar efectos adversos en los sectores productivos más alejados de los grandes centros urbanos" y "revisar el esquema de retenciones y reintegros dado que penaliza la agregación de valor y el empleo argentino", entre otras medidas.

"Dependiendo de las regiones y los sectores, la realidad varía. En un contexto adverso, hay sectores que caen más que otros", acotó el presidente de la UIA, Miguel Acevedo.En tanto, las autoridades de la UIA destacaron la convocatoria a espacios de diálogo institucional "cuyo objetivo sea generar consensos y soluciones integrales para el sector productivo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?