El campeón de los playboys: la loca y extravagante historia de James Hunt, un talento sin límites en la Fórmula 1

Un podio muy particular: Hunt celebra una victoria con un cigarrillo, una cerveza y acompañado por una promotora sobre su McLaren
Un podio muy particular: Hunt celebra una victoria con un cigarrillo, una cerveza y acompañado por una promotora sobre su McLaren
Pablo Vignone
(0)
7 de noviembre de 2018  • 23:59

A los 33 años, con cinco títulos mundiales, Lewis Hamilton protege muy bien la fama que ha sabido ganar. Aunque frecuenta con intensidad las redes sociales, sabe preservar en buena medida su intimidad, pese a la cantidad de conquistas que le facilitaron sus éxitos. Desde su primera relación estable con la cantante pop de las Pussycat Dolls, Nicole Scherzinger, que duró entre 2007 y 2010, el piloto top de la Fórmula 1 actual se vinculó con bellezas como la Miss Inglaterra Danielle Lloyd, la Miss Finlandia Lotta Hintsa, la Miss Grenada Vivian Burkhardt, las cantantes Rihanna y Rita Ora, las modelos Bárbara Palvin, Winnie Hanlow y Sofía Richie (la hija de Lionel, el cantante de los Commodores), y este año se lo vio junto a la rapera Nicki Minaj.

Acaso por ese sentido de preservación y pese al volumen de sus relaciones amorosas, Hamilton no alcanzó nunca el status de playboy que signó la campaña de uno de sus más famosos antecesores: James Hunt.

Hunt protagonizó uno de los duelos más apasionantes de la historia del deporte mundial, por el título de Fórmula 1 de 1976 contra el campeón vigente, Niki Lauda; un duelo amplificado por el accidente del austríaco en Nürburgring y su posterior, milagrosa recuperación. Ese duelo disparó un llamativo aumento de interés en las cadenas de TV para transmitir en directo las carreras de Fórmula 1. La Argentina fue uno de los muchos países que, a partir de 1977, comenzaron a televisar todos los Grandes Premios del campeonato mundial.

Sin embargo Hunt se volvió famoso tanto por sus éxitos en las carreras como por la difusión que tuvieron sus actividades fuera de la pista, en una época en la que las redes sociales eran más que una quimera.

Su campaña en la Fórmula 1 ejemplificó lo que fue su vida: corta e intensa. Apenas 92 carreras en seis años, entre los GGPP de Mónaco de 1973 y el de 1979. En ese lapso acuñó 10 triunfos -6 en 1976, el año de su título- 14 pole-positions, 8 records de vuelta. Su estilo de conducción era más certero que analítico, su velocidad podía compensar las deficiencias de la máquina que conducía-especialmente cuando picaba en punta-, y está claro que durante 1976 y 1977 no hubo piloto más veloz en la máxima categoría. Esos éxitos marcharon en paralelo con la repercusión de su vida privada. Hunt no disimulaba su perfil donjuanesco: lo estimulaba con sus excentricidades.

Hunt, en una foto promocional de los 70; en su buzo aparece la inscripción "Sexo, el desayuno de los campeones"
Hunt, en una foto promocional de los 70; en su buzo aparece la inscripción "Sexo, el desayuno de los campeones"

En el arranque de su campaña en Fórmula 1 llevaba en su buzo antiflama un parche con la inscripción "Sexo, el desayuno de los campeones". Se casó dos veces pero vivió innumerables romances, algunos de ellos en condiciones insólitas. Su primer matrimonio fue un caso sonado: a fines de la temporada de 1974 se casó con la modelo Suzy Miller; la boda la pagó Lord Alexander Hesketh, el dueño del equipo de Fórmula 1 para el que corría entonces. Sin embargo, entre el momento en que le propuso matrimonio y el que efectivamente pisó la iglesia, el Brompton Oratory, en Kensington (Londres), había cambiado de idea. "No sé por qué estoy haciendo esto", le confesó a una ex novia, Taormina Rieck. Llevaba cuatro días bebiendo sin parar.

Trailer - Rush - Fuente: YouTube

2:34
Video

La incompatibilidad de caracteres apareció ya en la luna de miel, en Antigua. Poco después de la primera victoria de Hunt en Fórmula 1 -en el Gran Premio de Holanda, en junio de 1975- dejaron de convivir y en enero de 1976, en Gstaad (Suiza), Suzy conoció al popular actor Richard Burton, que pocos meses atrás había vuelto a casarse con su primera mujer, la actriz Elizabeth Taylor. El romance secreto se tornó público cuando iba a disputarse el segundo GP de aquel año, en Sudáfrica. Después de comunicarle a Taylor que segundas partes tampoco eran buenas, el actor telefoneó desde Nueva York para asumir su rol: quería que el piloto le concediera el divorcio a su mujer. Esperaba un durísimo intercambio; Hunt, en cambio, estaba felicísimo. "Richard, me hacés un favor maravilloso, te llevás la cuenta de gastos más alarmante de todo el país" cuentan que le dijo Hunt, que se mostraba en Sudáfrica en compañía de una modelo portuguesa.

La poderosa International Management Group (IMG), la más grande agencia de representación de deportistas del mundo, manejaba la carrera del inglés; Hunt respondió a esa confianza arrebatándole una novia al titular de la compañía, Mark McCormack. Jane Birbeck sería su compañía durante muchos años, aunque no la única.

"Si yo fuera un atleta profesional serio, tendría que irme a dormir a las 22", declaraba por entonces. "Pero como soy un piloto, puedo estar con una chica acaso una hora más y eso puede hacer toda la diferencia".

En 1976 ya corría para McLaren, con un auto -el chasis M23 con motor V8 de Cosworth- que le permitiría ganar más carreras y pelear por el título. Pero la unión casi no se concreta, como contó un ejecutivo: "Estaba sentado allí, sin un auto que manejar y con todo para perder. Pero me gritó: '¡De ninguna manera! No voy a usar un saco'. Todo el mundo reaccionó con horror. Era un elemento del contrato, nuestros pilotos tenían que presentar una imagen pulcra. Así que lo saqué del cuarto y le dije: 'aceptá mi palabra que no voy a obligarte a usar camisa y corbata. Pero tengo que ponerlo en el contrato para proteger a la compañía'. Solo así aceptó".

La intensa lucha por el título mundial en la segunda parte de la temporada avivó sus apetitos. Se lee en la biografía de Hunt: "El equipo había arreglado una prueba privada en el circuito [de Mosport, en Canadá] y pronto se reunió un pequeño grupo de banderilleros y asistentes. Algunos de ellos tenían compañía femenina, una de los cuales pronto captó la atención de James. En poco tiempo, la atrajo a una ambulancia estacionada detrás del box, mientras su hombre miraba a los mecánicos preparar el auto. Horrorizados por la audacia de James, los mecánicos rápidamente engancharon al desconocido en una conversación profunda, mientras en el fondo la ambulancia se movía vigorosamente".

Aquel Gran Premio de Canadá derivó en una de sus victorias decisivas en la temporada. Sigue la biografía: "En la noche anterior, James encontró una distracción adicional en la persona de la atractiva cantante de la banda que tocaba en el motel dónde se alojaba el equipo McLaren. Ella aceptó la invitación para sentarse en su mesa; en cuanto supo que ella tenía un break de media hora entre sets, sugirió que podían retirarse a una atmósfera más relajada y juntos desaparecieron rumbo a su cuarto. La cantante volvió al escenario, James retomó su lugar aventajado entre la audiencia y una vez más pasaron el intervalo en el cuarto de James. El procedimiento se repitió hasta que la banda cargó sus instrumentos y se marchó, a la dos de la mañana". Al día siguiente, Hunt venció con seis segundos de ventaja sobre el Tyrrell de seis ruedas de Patrick Depailler.

Conferencia de campeones en Australia, 1990: arriba, Hunt, Jackie Stewart y Denis Hullme; abajo, Nelson Piquet, Juan Manuel Fangio, Ayrton Senna y Jack Brabham
Conferencia de campeones en Australia, 1990: arriba, Hunt, Jackie Stewart y Denis Hullme; abajo, Nelson Piquet, Juan Manuel Fangio, Ayrton Senna y Jack Brabham

La historia de la definición del Mundial de 1976 en Fuji (Japón), cuando Lauda se negó a arriesgar su vida bajo la lluvia y Hunt se coronó después de una carrera angustiosa, es ampliamente conocida. Hollywood se encargó de retratarla en una película, "Rush", estrenada en 2013.

Lo que no muchos conocen es la manera en la que Hunt se preparó para la carrera. McLaren lo mandó a Japón dos semanas antes de la carrera, para que se aclimatase al cambio de horario; en Tokio se alojó en el hotel Hilton, el mismo que utilizaban las azafatas de British Airways para hacer los relevos. Según otro de sus biógrafos, Tom Rubython, en ese período Hunt estuvo con 33 azafatas distintas.

"Nada pudo haber preparado a Patrick Head, ahora copropietario del equipo Williams de Fórmula 1 pero por entonces un joven diseñador de la escuadra, cuando inadvertidamente entró en el box equivocado", escribió Rubython. Hunt y una joven japonesa mantenían un encuentro íntimo. "Hunt rió cuando vio al intruso, que huyó sin poder creer lo que había visto. Unos minutos después, salió para correr la carrera de su vida y ganar el Mundial de 1976". Después de su consagración, Hunt bebió durante 48 horas seguidas. A su vuelta a Londres, en el aeropuerto de Heathrow lo esperaba Birbeck.

En su autobiografía, Lauda cuenta que en una ocasión compartieron una recepción de un sponsor común en Salzburgo, y que al día siguiente ambos debían probar en Paul Ricard. Lauda ya piloteaba su propio avión y Hunt iba a viajar con él. A una hora razonable, el austríaco abandonó la recepción no sin antes recordarle al inglés la hora de partida. Cuando se hizo la hora, y Hunt no daba señales, Lauda encendió los motores de su avión privado. En ese momento apareció un taxi en la pista del aeropuerto. Bajaron dos chicas, dos de las que habían estado en la recepción, y atrás Hunt. El inglés no había dormido un minuto. La historia no terminó allí.

En los ensayos, la Ferrari de Lauda sufrió un inconveniente y quedó el McLaren de Hunt girando solo en el circuito. De pronto se hizo silencio. Se pensó lo peor. Salieron a la pista, a averiguar qué había sucedido, y encontraron al McLaren detenido en una banquina de la recta del Mistral. El auto estaba intacto. En el cockpit descansaba Hunt, profundamente dormido.

Tuvo un retiro adecuado a su fama. En el GP de Mónaco de 1979 estacionó su Wolf-Cosworth en la parte del circuito que pasaba por delante del bar Tip-Top, dónde pilotos y mecánicos se reunían por las noches. Para entonces, su temor a lastimarse arriba de un F.1 era superior a sus chances de triunfo. "Sabía que era mi última carrera y yo odiaba el auto. No sentí tristeza en lo absoluto, solo un inmenso alivio", declaró 13 días más tarde, cuando anunció públicamente que dejaba de correr.

Después de alejarse del volante, comenzó a comentar las carreras de la Fórmula 1 para la BBC. "Ahora, con este sistema nuevo de pases y acreditaciones, para encontrar una chica decente hay que salir del circuito", solía decir.

Su relación con Birbeck duró seis años; probablemente fue la mujer que más amó. Al separarse, en 1981, le regaló el departamento que habían compartido. Menos de un año más tarde, Hunt conoció a Sarah Lomax, una amazona temperamental. "James decía que se había casado con una maníaca sexual salvaje y adicta a las drogas" contó ella alguna vez. Sarah le dio sus dos hijos, Tom (nacido en setiembre de 1985) y Freddie Alexander (en julio de 1987; su padrino es Lord Hesketh).

Pero las frecuentes depresiones de Hunt arruinaron esa unión. El divorcio en 1989 lo dejó prácticamente en la ruina; sin embargo, el amor que sentía sus hijos le produjo un beneficioso cambio de carácter.

Dejó de fumar y de beber, bajó de peso, comenzó a llevar una vida más prudente y sana. En su casa de Wimbledon criaba cotorras: alcanzó a tener 300. Había conocido a una camarera a la que le llevaba 18 años. Helen Dyson era católica y se sintió horrorizada al conocer la historia de vida de su pretendiente. Tardó dos años y medio en aceptar mudarse con él a su mansión de Wimbledon.

El domingo 13 de junio de 1993 comentó las alternativas del GP de Canadá desde los estudios de la BBC, en Londres: había desandado todo el camino desde Wimbledon en bicicleta. En la noche del lunes 14, Hunt telefoneó a Grecia, dónde Dyson había ido a pasar unas vacaciones, para proponerle matrimonio. Ella aceptó. Al mediodía del martes 15 lo encontraron tirado en el piso de su dormitorio. Un ataque cardíaco segó su vida a los 45 años.

Según Rubython, las conquistas de Hunt ascendieron a 5.000 mujeres a lo largo de su vida. "No creo que esa cifra sea correcta", repuso su hijo Freddie, cuando el año pasado, con su hermano Tom, publicaron un libro sobre su padre, que en 2017 habría cumplido 70 años. "Es mucho sexo incluso para él, y no estoy seguro de que haya llevado la cuenta", repuso Freddie, que en 2013 vivió unos meses en la Argentina, intentando sin éxito transformarse en piloto como su padre. "Pero cientos o incluso un par de miles, estoy seguro. Era muy buen mozo y realmente amaba la vida".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.