Otro 10 de noviembre histórico: por qué esa fecha conmueve a Boca, Riquelme y Maradona

A los 18 años, el debut de Riquelme en la primera de Boca, en la Bombonera, el 10 de noviembre de 1996
A los 18 años, el debut de Riquelme en la primera de Boca, en la Bombonera, el 10 de noviembre de 1996 Fuente: LA NACION
Francisco Schiavo
(0)
6 de noviembre de 2018  • 23:59

El destino quiso que la gran final de la Copa Libertadores entre Boca y River se empiece a definir el sábado 10 de noviembre. La fecha puede pasar inadvertida para muchos, pero jamás para un xeneize de ley. Es más, varios futboleros de otros equipos la deben tener apuntada por ahí. Y, a partir de esta definición inédita, habrá otra puntada de ese hilo conductor entre la Bombonera y, ni más ni menos, que Juan Román Riquelme y Diego Armando Maradona. A no olvidarlo: 10 de noviembre. Justo de un 10 a otro.

Boca le abría la puerta a un referente único un domingo 10 de noviembre de 1996. Ese día, sin saberlo, Riquelme daría el primer paso de lo que sería una carrera magnífica con la camiseta azul y oro. Con el N° 8 en la espalda, el N° 10 debutaba en primera frente a Unión, de la mano de Carlos Salvador Bilardo, que confiaba en aquel chico que había llegado tras un acuerdo que incluyó otros juveniles de Argentinos Juniors. Un chico que en los primeros toques ya mostró cosas de grande.

La fecha fue redonda para Boca, que se impuso por 2-0 y que descubrió un diamante en bruto. Entre técnica y pases entre líneas, Riquelme, por ejemplo, asistió a Fernando Cáceres en el segundo gol y consiguió algo pocas veces visto para un juvenil: que su nombre fuese coreado en ese primer partido en la Bombonera.

"Bilardo me preguntó de qué quería jugar. Yo le dije que menos de arquero y defensor jugaba de cualquier cosa. Y él me contestó que jugábamos con dos enganches, que iban a marcar a Latorre (Diego) y que me pusiera donde no hubiera nadie porque me las iban a dar todas a mí", recordaría Riquelme tiempo después.

Todo lo que pasó después fue más o menos conocido. Con Boca, Riquelme consiguió once títulos, seis locales y cinco internacionales, entre los que se destacan las copas Libertadores 2000, 2001 y 2007, y la Copa Intercontinental 2000 frente a Real Madrid. Tuvo tres etapas en el club, entre 1996 y 2002, 2007/8 y 2008/14. Nunca se alejó del todo de la Bombonera, pese a que decidió retirarse en Argentinos, con el que ascendió de la B Nacional en 2014.

Todo aquello que empezó un 10 de noviembre continúa por estos días. Riquelme sigue de cerca a Boca, aunque rara vez va a la cancha. Y hoy hasta su nombre figura en una lista de posibles candidatos para la presidencia xeneize.

Maradona, en su despedida en la Bombonera, el 10 de noviembre de 2001
Maradona, en su despedida en la Bombonera, el 10 de noviembre de 2001 Fuente: AFP

Boca le abría su casa al máximo ícono del fútbol argentino el sábado 10 de noviembre de 2001. Ese día, Maradona tenía su fiesta de despedida como futbolista en la Bombonera. Tras su retiro había esperado más de cuatro años para la celebración. El partido entre el seleccionado argentino de esa época y el combinado de estrellas internacionales fue una anécdota. Tras él, en un emotivo discurso, Maradona admitió los errores de su carrera y dejó una frase que nadie pudo olvidar y cada tanto es recordada. "Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha".

Hubo invitados de la talla de Enzo Francescoli, Eric Cantona, Davor Suker, Juan Román Riquelme, Carlos Valderrama, Hristo Stoichkov y René Higuita, entre otros. Roberto Ayala, Juan Sebastián Verón, Javier Zanetti y Pablo Aimar fueron los estandartes de la Argentina. Maradona jugó un tiempo para cada equipo.

La ligazón de Maradona con Boca fue pasional, aunque no duró tanto como la de Riquelme. Cuando todavía era Pelusa llegó de Argentinos Juniors en 1981. Apenas una temporada y un título (campeonato de primera disivión) le sirvieron como trampolín para la transferencia a Barcelona. Catorce años demoraría en ponerse otra vez la camiseta azul y oro. Fueron días tumultuosos hasta que jugó su último partido en 1997, un 25 de octubre, justo ante River, pero en el Monumental. Los xeneizes ganaron 2-1.

"Me voy. No aguanto más. Este retiro es definitivo. Me lo pidió mi viejo llorando. No puede ser que mi familia sufra tanto con cada control, que la ola de rumores nos envuelva", explicó por entonces, cuando otra vez arreciaban las versiones de otro presunto doping. La camiseta de Boca fue la última de Maradona como futbolista profesional.

Se viene otro 10 de noviembre histórico para Boca. Vaya si la fecha está marcada a fuego en los corazones xeneizes con apellidos de la talla de Riquelme y Maradona.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.