Detuvieron a un exdirector de la Policía de Perú sospechado de tráfico de niños y órganos

Becerra Velarde integraría la banda criminal "Los Desalmados Del Tráfico Humano"
Becerra Velarde integraría la banda criminal "Los Desalmados Del Tráfico Humano" Crédito: El Comercio
(0)
7 de noviembre de 2018  • 00:42

PERÚ (Télam).- El general retirado de la Policía Nacional del Perú (PNP) Raúl Becerra fue detenido ayer, junto a otras 14 personas, sospechado de integrar una banda que se dedicaba al tráfico de menores y de órganos de niños en la región sureña Arequipa.

Según informaron el diario limeño El Comercio y la agencia de noticias EFE, la fiscalía cree que Becerra, quien fue director general de la PNP desde el 2010 hasta el 2011, era la mano derecha de Cintia Tello, su esposa, señalada como cabecilla de la organización "Los Desalmados del Tráfico Humano".

El general Walter Ortíz, jefe de la IX Macro Región Sur de la PNP, informó que Becerra y Tello, al igual que las otras 13 personas, fueron aprehendidos durante un operativo en distintos puntos de la ciudad de Arequipa y sus alrededores.

Los detenidos están sospechados de haber incurrido en organización criminal y trata de personas, así como de haber cometido delitos contra la vida, el cuerpo y la salud.

La fiscalía rescató a una menor de cinco meses en una de las viviendas
La fiscalía rescató a una menor de cinco meses en una de las viviendas Crédito: Twitter @Peru_Noticias

Según reportó el Ministerio Público, estos arrestos se desencadenaron a raíz de una investigación iniciada el 18 de mayo por la Fiscalía Especializada contra la Criminalidad Organizada de Arequipa. El trabajo expuso que la banda se dedicaba a convencer a embarazadas que planeaban abortar de que no lo hicieran y a quedarse con esos niños a cambio de una retribución en dinero equivalente a alrededor de US$ 1.200.

Para ello, la organización disponía de contactos en sanatorios que les informaban sobre "potenciales clientas", así como de un equipo médico propio integrado por un ginecólogo, un pediatra y otros especialistas.

Además del tráfico de menores, la banda también se dedicaba al comercio de órganos de niños, sostuvo Ortíz.

El procedimiento incluyó el allanamiento de 18 viviendas y estuvo a cargo de más de 500 efectivos policiales y 20 funcionarios de la Fiscalía.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?