Sustentabilidad: por qué es la nueva oportunidad para las empresas del futuro

Constanza Cilley, directora ejecutiva de la consultora Voices
Constanza Cilley, directora ejecutiva de la consultora Voices Crédito: Fabián Malavolta
(0)
7 de noviembre de 2018  • 11:24

La sustentabilidad es un desafío y una oportunidad para las empresas y las instituciones. El propósito social y ambiental es uno de los nuevos valores positivos dentro de las compañías. Segùn distintos especialistas que debatieron en el evento de Sustentabilidad de LA NACION, los argentinos miran con mejores ojos a aquellas empresas con mirada a futuro y los inversores las consideran más rentables.

En primer lugar, José Luis Roces, rector del Instituto tecnológico de Buenos Aires (ITBA), quien sostuvo que las empresas están atravesando un momento de "cuestionamiento", pero que también hay un conjunto de compañías "que están hablando de un mundo distinto".

"Tenemos un rol que fundamentalmente va a ser muy importante. Estamos convencidos de que todos los problemas de la sociedad tienen una cuota de tecnología para resolverlo. Además, tenemos que formar cada vez más profesionales con conciencia social. Los jóvenes de hoy están más avanzados en el compromiso", expresó Roces.

José Luis Roces, rector del Instituto tecnológico de Buenos Aires (ITBA)
José Luis Roces, rector del Instituto tecnológico de Buenos Aires (ITBA) Crédito: Fabián Malavolta

En igual sentido, Daniel Ryan, responsable del área de sustentabilidad y director del Centro de Estudios en Innovación Sistémica (CEIS) del ITBA, explicó que la sustentabilidad plantea un nuevo desafío para pensar políticas integradas a largo plazo. "Es necesaria una mirada común que muestre hacia dónde se quiere ir, más allá de los ciclos electorales y los temas de la coyuntura", contó.

"Hay que tener una gran capacidad adaptativa a circunstancias cambiantes y para eso es importante tener propósitos claros. Hay una gran demanda social de que la política responda, por ejemplo, en el tema de la transición energética. Es un buen escenario para pensar un futuro común", reflexionó Ryan.

Para pensar nuevas políticas púbicas que incorporen propósitos sustentables, el director del CEIS manifestó que se debe observar al consumidor como un incentivo, un elemento activo que debe a través un proceso de construcción cultural. "Los temas de sustentabilidad tienden a ser percibidas favorablemente por las generaciones más jóvenes. Esos son procesos más lentos, porque implican cambios culturales. Exige demandas de cambio hoy", consideró.

Daniel Ryan, responsable del área de sustentabilidad y director del Centro de Estudios en Innovación Sistémica (CEIS) del ITBA
Daniel Ryan, responsable del área de sustentabilidad y director del Centro de Estudios en Innovación Sistémica (CEIS) del ITBA Crédito: Fabián Malavolta

Por su parte, Constanza Cilley, directora ejecutiva de la consultora Voices, habló sobre la mirada que tienen las personas sobre las empresas y dijo que lo que caracteriza a los argentinos es la desconfianza.

"Hay una crisis de confianza generalizada de la cual las empresas no escapan. Un 58% de los argentinos dice que desconfía de las empresas. La falta de una política de regulación, que no haya visión a largo plazo, que no esté incorporada la idea de ética, falta de transparencia, el abismo entre lo que quiere la gente y una cultura de "atarlo con alambre" son las características que esboza la gente", enumeró según el último estudio que realizó su consultora.

El estudio de Voices establecó que hay solo un 6% de los encuestados que piensa que los argentinos cumplen todas sus obligaciones tributarias y el 60% piensa que hay corrupción en las empresas. En tanto, un 55% piensa que las empresas no están trabajando en el medio ambiente, que, según consideró Cilley, es una temática creciente.

"Son pocos los argentinos que piensan que pueden hacer algo, tienden a tirar la bola al Estado y las empresas. La mayoría piensa que las empresas no están haciendo suficiente. Para los argentinos, la fortaleza de las empresas está en su capacidad de innovación y en su capacidad para generar empleo", analizó.

Sin embargo, se mostró optimista en relación al interés que tienen las personas por conocer los propósitos sociales y medioambientales de las empresas. "Cuando las empresas son socialmente responsables, esto tiene un valor altamente positivo. Incluso los inversores piensan que las empresas con propósito son más rentables. La gente está mirando a las empresas, pretenden que tengan un rol protagónico. Es muy grande la oportunidad porque la gente pretende que empaticen, que estén cerca de sus problemas. Está todo por hacer", cerró.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.