Seis razones por las que no podés perderte el segundo show de Roger Waters

Roger Waters el martes en el Estadio Único de La Plata, donde volverá a tocar el sábado
Roger Waters el martes en el Estadio Único de La Plata, donde volverá a tocar el sábado Fuente: RollingStone - Crédito: Ignacio Arnedo
Manuel Buscalia
(0)
7 de noviembre de 2018  • 15:53

Anoche, Roger Waters dio la primera de sus dos presentaciones en el Estadio Único de la Plata ante 40 mil personas. Durante casi tres horas, el ex bajista de Pink Floyd montó un espectáculo marciano -sobre una pantalla led de 60 metros de largo- en el que llamó a la multitud a resistir contra la guerra, el odio racial, la sociedad de consumo, el creciente avance de las derechas extremas y otras miserias del planeta. Esos son los ejes del Us + Them Tour, la gira que lo trajo por cuarta vez a Argentina, y en la que resucita los clásicos de la banda que lo convirtió en una leyenda viva del rock.

Estas son las seis razones de Rolling Stone por las que no te podés perder el segundo show de Waters, este sábado en en el Estadio Único de La Plata.

1. El setlist

Waters decidió dejar a un costado su carrera solista -solo hay cuatro canciones de Is This The Life We Really Want?, su disco de 2017- y se enfocó en el legado de Pink Floyd. La lista incluye ocho de los diez temas que formar parte de The Dark Side of the Moon y clásicos como "Another Brick in the Wall", "Wish You Were Here", "Comfortably Numb", y "Pigs (Three Different Ones)", entre otros. Ideal para los fans que quieren volver sobre la discografía de una de las bandas más trascendentes de la historia del rock.

2. La puesta en escena

Una pantalla de 60 metros de largo y 12 de alto en el fondo del escenario atraviesa el campo y llega a conectar las plateas ubicadas a sus costados. Ahí se proyectan las visuales psicodélicas que acompañan a cada canción (relojes derritiéndose durante "Time", la cara de Donald Trump con cuerpo de cerdo en "Pigs", un drone que vigila a las calles en "Déjà vu") y también es el lienzo en el que Waters pinta sus mensajes (denuncias contra el fascismo, políticos, Facebook, Israel, entre otros) y convoca a la resistencia. Pero no es todo. A lo largo del show, la pantalla se convertirá en la central eléctrica Battersea de Londres, que aparece en la tapa del disco Animals de Floyd durante "Dogs", un cerdo inflable recorrerá el estadio con la consigna "Sigan siendo humanos" y varios rayos láser formarán el famoso prisma de The Dark Side of the Moon sobre las cabezas de los espectadores.

3. El sonido

Las canciones que Waters y su banda interpretan sobre el escenario se reproducen en un sistema de sonido cuadrafónico, que genera la sensación de que hubiera dos grupos tocando en paralelo desde distintas partes del estadio. Además, hay parlantes laterales colgados alrededor del techo del estadio, desde donde salen efectos especiales. Un viaje sónico de otra galaxia.

4. La banda

En esta gira, Waters está acompañado por Jonathan Wilson en segunda guitarra y voz, que además de tener un parecido físico con David Gilmour -ex cantante y guitarrista de Pink Floyd- durante su juventud, logra ponerse a la altura del ex compañero de Waters otorgándole nuevos colores con su voz a canciones como "Breathe" y "Wish You Were Here". Otra de las figuras destacadas de la banda es el guitarrista Dave Kilminster -que ya había demostrado en la visita anterior de Waters tener el virtuosismo necesario para ejecutar el solo de "Confortably Numb" y salir victorioso-, el talentoso saxofonista Ian Ritchie que se luce en "Money" y las coristas Jess Wolfe y Holly Laessig, capaces de incendiar tímpanos con el poder de sus registros, como en "The Great Gig in the Sky".

5. El Estadio Único de La Plata.

En el comienzo del show, el video de una mujer sentada de espaldas mirando al mar apareció en la pantalla. El viento que atravesaba las paredes del Único parecía un efecto 3D; daba la sensación de que uno estaba en la playa con ella. Más allá de las polémicas por su lejanía, el estadio, ubicado en medio de la nada, con su techo semiabierto por el que se filtraba el cielo, se convirtió en el recinto ideal para la presentación de Waters.

6. Roger Waters.

A sus 75 años, el músico es el director, guionista y actor principal de su propia fantasía megalómana. Waters deja su cuerpo en el espectáculo, que requiere un nivel de teatralidad extremo en cada canción. No hay nada que no esté bajo su control. Una performance digna de una leyenda viva.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?