Apareció decapitado un hombre que era buscado por balear a su ex y a su hijastra en Saladillo

El cadáver fue hallado en un descampado, a menos de un kilómetro de la casa donde el hombre habría baleado a las mujeres
El cadáver fue hallado en un descampado, a menos de un kilómetro de la casa donde el hombre habría baleado a las mujeres Crédito: ABC Saladillo
(0)
7 de noviembre de 2018  • 16:12

Un hombre era buscado bajo la acusación de haber intentado asesinar a balazos el lunes pasado a su exconcubina y a la hija de esta en una vivienda de Saladillo. Ayer por la tarde, el cadáver del agresor, que se encontraba prófugo, fue hallado en un descampado de esa localidad de la provincia de Buenos Aires. La nota saliente es que el cuerpo se encontraba decapitado, según informaron fuentes policiales.

Los investigadores buscan ahora determinar si el hombre, identificado como Luis Alberto Domínguez, de 66 años, había sido asesinado, o bien si se suicidó y su cuerpo fue luego atacado por animales, que se habrían llevado las partes faltantes del cadáver, entre las que se encuentra la cabeza. La autopsia podrá dar más pistas de lo que sucedió.

El episodio se inició el lunes pasado, cuando Domínguez habría atacado a tiros a su expareja, María Rosa Abal, de 62 años y a la hija de ella, Marisa Vanesa Moreno, de 29. El hecho ocurrió en el domicilio de Abal, ubicada en la calle Hipólito Yrigoyen de la localidad bonaerense de Saladillo, a unos 170 kilómetros de Buenos Aires.

Como consecuencia del ataque a tiros, la exmujer del atacante recibió un disparo en el omóplato derecho, mientras que la hija de ella fue herida en la mano derecha. Ambas fueron internadas en el Hospital Posadas, de Saladillo, pero se encuentran fuera de peligro y ya recibieron el alta.

Una vecina de Saladillo relató que, al momento de los disparos, el hijo de Marisa Moreno dormía y resultó ileso.

Las víctimas denunciaron en comisaría de la Mujer y la Familia local que el agresor había sido Domínguez, el ex concubino de Abal. A partir de eso, la fiscal de turno del distrito, Patricia Hortel, ordenó la búsqueda del sospechoso en una causa caratulada como "tentativa de homicidio".

De acuerdo con el testimonio de una vecina que se identificó como Alicia, el hombre no trabajaba y recibía una pensión por un problema cardíaco, y se había separado de Abal hacía unos meses."No parecía un hombre violento. Es un hecho tremendo", describió la testigo y agregó que Abal tiene otros tres hijos con otra pareja.

El hallazo del cuerpo

Ayer, alrededor de las seis de la tarde, en un descampado se encontró un cuerpo decapitado de las afueras de Saladillo, a 900 metros de la casa de las mujeres agredidos, en las calles Bonifacio Alisal y Armendáriz.

La fiscal Hortel procura ahora establecer si el hombre fue asesinado o si se suicidó después de haber atacado a las mujeres y, luego, su cuerpo fue depredado por animales. Para establecer eso se aguardaban los resultados de la autopsia y otras medidas dispuestas para poder orientar la investigación, indicaron las fuentes.

Los peritos de la Policía Científica, en una primera inspección del lugar donde se halló el cadáver, no encontraron rastros de sangre. Sospechan, por esta causa, que en el caso de ser un homicidio, a Domínguez lo habían matado y decapitado en otro sitio.

Los pesquisas realizaban también esta tarde un rastrillaje por los alrededores del descampado con la División Canes en busca de la cabeza del hombre, que no estaba junto o cerca al resto del cuerpo.

La autopsia se realizará en la ciudad de La Plata, donde fue trasladado el cadáver en las últimas horas.

Los investigadores también procuran establecer si había alguna denuncia previa de Abal contra Domínguez por violencia de género.

Información de Agencia Telam

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?