Las 13 figuras de Boca y River que anticipan la final de la Libertadores y explican por qué se paralizará el planeta

Olarticoechea, Crespo, Luque, Simón, Batistuta y Saviola, referentes del clásico
Olarticoechea, Crespo, Luque, Simón, Batistuta y Saviola, referentes del clásico Crédito: Domenech
Cristian Grosso
(0)
7 de noviembre de 2018  • 23:59

"¿Sabés cuándo entendés la real dimensión del superclásico ? Cuando ya no tenés la posibilidad de jugarlo". Reflexivo, Leopoldo Luque no encuentra mejor síntesis para viajar hasta las profundidades del duelo eterno. Hora tras hora, la atmósfera se carga de electricidad. Mejor, escuchar a los especialistas. "Tuve el honor de llevar la dos camisetas y haber jugado varios clásicos. Es impresionante lo que te generan, son inolvidables. ¿Por qué? Porque la presión es única. 'Hay que ganar, hay que ganar...', la gente no deja de exigírtelo. Eso te va potenciando como jugador y va, también, templando tu personalidad. Fue lo máximo que me pasó, después de México '86", retrata el 'Vasco' Olarticoechea con su estilo campechano. El crepitante Boca-River los envuelve. No son apellidos al azar, sino una cosecha reservada. Jugaron en los clubes más grandes y alzaron la copa del mundo con la selección. Expertos en emociones irrepetibles, están calificados como pocos para explorar áreas desconocidas. La definición de la Copa Libertadores propone empujar los límites.

El superclásico no tiene época. Viaja. Entender de qué está hecho y por qué toca las venas más emotivas, atrapa a todas las generaciones. Aparece Gabriel Batistuta: "Si bien estuve poco tiempo en ambos equipos, puedo asegurar que los superclásicos fueron los partidos más importantes a nivel clubes que jugué. El antagonismo de estos colosos se remonta a la gran historia del fútbol argentino. Boca-River es consecuencia de una polémica surgida hace más de 100 años, no es un invento potenciado por los medios. Y eso, los futbolistas lo sienten en la semana previa. A mí me sucedió. Además., si perdíamos en River me esperaba Higuaín, y en Boca, Hrabina, entre otros... Todo dicho".

Todos los protagonistas consultados por LA NACION, además de haber dejado su huella en el clásico, reúnen otra distinción: pasaron o juegan en la selección. Y si opina Batistuta, se suma Hernán Crespo: "Habrá un antes y un después de este partido. Cambia totalmente la vida profesional y el futuro de los protagonistas. Habrá un gran dolor y una enorme alegría. Todo eso que suena grandilocuente, porque lo es, sería mejor que ni lo pensaran los jugadores, porque si lo absorben, no podés hacer nada. Te quedás inmóvil directamente. Deportivamente es lo mejor que le puede pasar al mundo del fútbol, no puede haber un partido mejor. Ahora, por todo esto que justamente describo, me da terror cómo vamos a reaccionar. Y me refiero a cómo hará el derrotado para sobrellevarlo. Alguien acertará y alguien fallará, y me preocupa la condena social. Es peligrosísimo ante lo que nos enfrentamos, porque alguien se va a equivocar. Como un llamado a la sensatez, no busquemos al culpable, no lo demonicemos. Tengo pánico ante la exageración".

'Kily' González estuvo una temporada en Boca, entre 1994/95, por pedido de Maradona, antes de irse una década a Europa. Le alcanzó para entender la espesura del superclásico: "Son esos partidos que todo jugador quiere jugar una vez en la vida. Son únicos, esos choques que te dejan marcado para siempre. ¡Y más en una final de la Libertadores! Me imagino que en este momento deben ser increíbles las sensaciones que estarán sintiendo los jugadores de los dos equipos". Para Esteban Cambiasso, sus vivencias también fueron inolvidables: "Mis recuerdos del superclásico son los mejores porque tuve la suerte de jugar dos oficiales y no haber perdido ninguno. Con el detalle, además, de haber convertido en ambos, algo que para mi posición en la cancha no era habitual. En River empatamos, y en Boca ganamos con el famoso gol de vaselina de Rojas", relata 'Cuchu', campeón del Clausura 2002, último paso por el fútbol local antes de recorrer España, Italia, Inglaterra, Grecia y retirarse en 2017.

Abel Balbo es un caso especial. Cerró su trayectoria en Boca, en 2002, tras jugar apenas cuatro partidos. Muy joven, y por solicitud de César Menotti, llegó a River para la temporada 88/89, e hizo 12 goles en 39 partidos. "El superclásico es un partido distinto a los demás, tiene otro valor, supera todo. Se vive con mucha intensidad desde los días previos. Personalmente, mis River-Boca fueron en el inicio de mi carrera y mi poca experiencia me llevó a vivirlos con mucha tensión, perjudicando mi rendimiento. Aun así, es el partido más bello para jugar a nivel clubes. Los recuerdos siempre con mucho orgullo por haber sido uno de los protagonistas de esas fiestas", cuenta el exgoleador, ahora radicado en Detroit, en los Estados Unidos, desde donde seguirá los partidos por TV.

Luque tiene 69 años. Convirtió 75 goles en River, donde ganó los torneos Nacionales 1975 y 1979, y los Metropolitanos del 77, 79 y 80. "Jugar los superclásico fue un sueño, un sueño cumplido. En mi infancia, los escuchaba por radio, o hasta me enteraba del resultado al otro día por los diarios. Y yo decía: 'Qué lindo sería algún día estar ahí'. Y estuve. Debuté en River justo en un clásico, nada menos, en 1975. En la cancha de Boca, ganamos 2-1, y yo hice el gol del triunfo. ¿Le podía pedir más a Dios? Sí, ser campeón del mundo. Y me lo regaló también. Después de ese debut, enfrentar a Boca siempre fue especial para mí", cuenta Leopoldo, que seguirá un ritual: solo, encerrado en el cuarto de su casa en Mendoza, vibrará con las finales.

El 'Vasco' Olarticoechea estará en Saladillo. "Vestí las dos camiseta, hice goles., pero mi mejor recuerdo fue en la Bombonera, jugando para Boca, cuando la hinchada de River empezó a corear mi nombre. Eso fue muy lindo, muy fuerte, parece increíble en estos tiempos, ¿no? Ahora sería imposible. No sé si les pasó a varios: tuve que saludar a la hinchada de River y después, a la de Boca, obviamente".

En los últimos días, Leandro Paredes ha estado en el centro de una polémica en Rusia. ¿Se hizo expulsar para venir a ver el clásico? Lo desmiente, desde ya. Pero su fanatismo xeneize -jugó de 2010 a 2013- explota. "Mi recuerdo más lindo es de 2012, cuando empatamos 2-2 sobre el final, en el Monumental, después de ir perdiendo 2-0. El superclásico es el partido que todo jugador sueña con jugar al menos una vez en su vida". Y le sucede lo mismo a Nicolás Burdisso: "Ningún partido me movilizaba como el clásico, porque soy hincha de Boca y crecí con ese partido. La rivalidad es extrema, extrema en todo sentido. La disfruté mucho cuando gane, y me tocó ganar dos partidos históricos: el 3-0 cuando regresó Palermo, con una Bombonera como jamás volví a sentir, y el día de Carlitos Tevez haciendo la gallinita sin hinchas visitantes. Solo se escuchaba nuestra voz mientras cantábamos en el medio del Monumental. Y también me tocó perder, y me dolió muchísimo. Por eso digo que se vive de manera extrema", cuenta desde Turín, donde estará abrazado al TV.

Roberto Ayala espera estar con su hijo en el Monumetal el próximo 24. "No he vivido en otro lugar del mundo algo así. Porque somos exagerados y por eso traspasamos los límites, es cierto, pero la atmósfera del clásico es irrepetible. Y esta vez habrá más condimentos que nunca. Pero ojalá se pueda vivir en paz, que el perdedor lo lleve con altura. Y que el ganador honre la conquista con su buena conducta también". Nelson Vivas no se perderá detalle desde Majadahonda, cerca de Madrid: "He ganado y he perdido jugando con Boca contra River, y no tuve la oportunidad de enfrentar a Boca con la camiseta de River. Es distinto a todo este partido. Pero ahora, además, ocurrirá algo que nunca se dio en la historia. Ser contemporáneos de una definición así es para festejar. Y para reflexionar: por un lado se correrá el riesgo de estigmatizar a aquel que cometa un error, y elevar al cielo a aquel que incline el resultado a su favor. Y por otro lado, no puedo obviar que, ante un espectáculo de semejante talla, con el mundo mirándolo, no seremos capaces de jugar con visitantes".

Crespo estará en su casa, en Parma, y tal vez venga para la revancha: "Mi primer clásico fue en la Bombonera, a principios de 1994, y ganamos 2 a 0. Fue la primera victoria desde la tarde de la 'pelota naranja' del Beto Alonso. Nuestra delantera fue Ortega, de 19 años, y yo, con 18. Hicimos un gol cada uno. Hermoso. Y con nuestra gente ahí arriba", recrea Crespo. Batistuta, hoy se encuentra en Italia: "En River dejábamos todo y un poco más, pero mis alegrías llegaron con Boca. Inclusive, en los torneos de verano, que de amistosos no tenían nada. Y mi satisfacción aumentaba por ser hincha de Boca. Porque más allá del profesional, la cuota anímica cuenta, y el sentimiento a esa edad es mayor aún".

Juan Simón se sentará con su hijo, este sábado, en su platea de siempre en la Bombonera. "El clásico me marcó, tanto que yo debuté en uno. Mi primer partido oficial fue con triunfo 2-0 en el Monumental, en septiembre de 1988, y significó un gran espaldarazo para lo que sería el resto de mi carrera en el club. Es un partido que detiene al país, y estos, que definirán la Copa Libertadores, detendrán al planeta".

Javier Saviola estará en una gira por Centroamérica el sábado, y la revancha la verá en su casa, en Andorra. "Es el clásico más importante del mundo. Su fervor, fanatismo y colorido no tiene comparaciones. Ya los días previos son únicos, por la expectativa y la locura de nuestro país. He tenido la oportunidad de jugar otros clásicos por el mundo y lo que ocurre con River-Boca no se replica en ninguna otra parte. El país y el mundo se paralizarán. Los superclásicos no son muy frecuentes, y con la Copa en juego, nada menos, se transformará en extraordinario". Si ellos lo dicen, solo queda ajustarse el cinturón.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?