Amarillos

Noelia Rivero
Noelia Rivero LA NACION
Fuente: AP - Crédito: Edición fotográfica Dante Cosenza
(0)
8 de noviembre de 2018  

FRÁNCFORT, ALEMANIA.- "¡Hay paisajes tan vastos en el seno de la distancia, en esos fondos azules!", exclama el poeta argentino Hugo Padeletti en uno de sus poemas más sencillos y más hermosos, entre tantos de su abundante obra. ¿Y por qué viene a cuento? No solo por el azul diáfano del día otoñal que vemos en la foto, sino por el resplandeciente amarillo de los árboles y arbustos. En el poema, titulado "Poema IX", la palabra amarillo inaugura la epifanía, la chispa de sabiduría zen que logra tejer con apenas tres estrofas: es el color que revela la eternidad del instante, que confirma el milagro -estar viendo-, pero apenas un poco de un infinito incalculable. Lo pequeño y lo inmenso, esos opuestos que en convivencia brindan serenidad. Así estos árboles que parecen incontables y así la pequeña figura humana, celular en mano, tratando de captar esa maravilla pasajera resumida en la explosión de color.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.