El 70% de los fumadores no cambió sus hábitos de consumo pese al aumento de los cigarrillos

A los fumadores no les impacta el aumento
A los fumadores no les impacta el aumento Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez
Fabiola Czubaj
(0)
8 de noviembre de 2018  • 14:50

La reforma impositiva que alcanzó a los cigarrillos en marzo -un decreto postergó su aplicación desde diciembre pasado- no parece haber logrado sus metas en salud pública, de acuerdo con el primer relevamiento de una ONG sobre el impacto de la medida.

Siete de cada 10 de fumadores entrevistados en distintos puntos de la ciudad dijo que no modificó sus hábitos de consumo tabáquico en los primeros seis meses de vigencia de la nueva medida fiscal que redujo cinco puntos porcentuales los impuestos internos a los cigarrillos.

Es más, los participantes que fumaban más de 20 cigarrillos por día desde muy temprano a la mañana (alto nivel de adicción) mostraron ser tres veces menos propensos a alterar el consumo que aquellos con un bajo nivel de adicción, de acuerdo con una de las dos investigaciones que presentó hoy la Fundación Interamericana del Corazón (FIC) Argentina.

"La evidencia científica demuestra que para que una medida impositiva sea considerada de salud pública debe generar un aumento de precio suficiente para descender el consumo de tabaco. La investigación deja de manifiesto que la reforma tributaria no cumple con los estándares internacionales en la materia, ya que un 70% de los encuestados manifestó no haber cambiado su hábito de consumo -afirma la entidad-. Dentro del 30% que afirmó haberlo hecho, solo el 40% mencionó el encarecimiento de los productos."

Es decir que un 12% de los fumadores modificó el consumo en estos seis meses por el aumento de precios. "Esto indica claramente que la reforma está teniendo bajo impacto", sostuvo María Pizarro, codirectora ejecutiva de FIC Argentina.

En 2016, un decreto similar, pero que elevó alrededor de un 50% el precio de venta, logró un efecto inmediato superior: el 40% de fumadores dijo, entonces, que había tenido que empezar a fumar menos o dejar de hacerlo por el aumento de los cigarrillos. El análisis del impacto sanitario de aquella suba de impuestos que hizo, entonces, el Ministerio de Salud de la Nación le atribuyó también una caída del 10% de las ventas, junto con una mayor recaudación fiscal de 17.600 millones de pesos el año pasado.

"Los impuestos a los productos de tabaco son una medida de reconocida efectividad para desalentar el inicio, disminuir el consumo e impulsar la cesación -se explicó en ese informe oficial disponible aquí-. Los aumentos de precios por impuestos reducen el consumo de los grupos más vulnerables como los niños, niñas y adolescentes y las personas de menores ingresos. Se requiere de una política continua y de largo plazo para reducir de manera sostenida la asequibilidad y el consumo de tabaco."

Elevado costo sanitario

Cada año, el tabaquismo causa en nuestro país 44.854 muertes evitables. Fumar les resta 5,8 años de vida a las mujeres y seis años a los varones, mientras que el sistema sanitario destina anualmente 33.360 millones de pesos a la atención de pacientes con enfermedades asociadas con el tabaquismo, de acuerdo con un monitoreo colaborativo de 12 países de la región que coordina el Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS).

Esas enfermedades asociadas son cardiovasculares (incluidos el infarto y el ACV), oncológicas (incluido el cáncer de pulmón), la neumonía y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).La investigación del IECS también determinó que con un aumento del 50% del precio de los cigarrillos en el país se podrían evitar más de 25.000 muertes, 42.000 infartos, 11.000 nuevos cánceres y 15.000 ACV. En el país, fuma uno de cada cuatro adultos, de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo de 2013.

La edad de inicio promedio es de 12 o 13 años.El aumento del precio y los impuestos a los productos de tabaco es una de las seis medidas centrales del Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud para reducir la oferta, el consumo y los daños que causa su consumo y la exposición al humo. La Argentina lo suscribió, pero el Congreso aún no lo ratificó.

Desconocimiento

La reforma tributaria vigente desde marzo se promocionó como una medida para desalentar la compra y reducir la diferencia de precios entre las marcas para evitar el cambio a versiones más económicas. En la encuesta de FIC Argentina, el 63% de los participantes desconocía su existencia. Pero un tercio apoyaba el aumento del precio de los cigarrillos para desalentar el consumo, no así un 35% de la muestra de 2484 personas, representativa de la población porteña de 16 años que fuma o lo hizo en los últimos seis meses.

La encuesta es uno de los dos trabajos que la entidad presentó esta mañana. "Necesitamos una medida impositiva fuerte que eleve el precio de los productos de tabaco y sea efectiva para dejar de fumar y desaliente el inicio", insistió Pizarro.

En diálogo con LA NACION, explicó que "la reforma bajó del 75 a 70% los impuestos internos a los cigarrillos. El decreto de 2016 había elevado ese porcentaje del 60 al 75%, lo que tuvo un impacto altamente positivo en la protección de la salud al aumentar alrededor de un 50% el precio de venta. Casi inmediatamente se vio cómo disminuyó el consumo entre los fumadores por la suba de los impuestos", agregó sobre los resultados de una encuesta telefónica a 1400 personas que la entidad hizo en ese momento.

Ahora, los motivos más citados en los que habían modificado el consumo fueron mejorar la calidad de vida, dejar de fumar o "tener mejor salud": un 58% fumaba menos al día o había dejado de hacerlo en los seis últimos meses, mientras que el 18% empezó a combinar el cigarrillo con otros productos. La mayoría (65%) eligió el cigarrillo electrónico y el resto, el tabaco suelto para armar cigarrillos. Un 19% migró a marcas más económicas.

El 85% fumaba cigarrillos, el 8% prefería el tabaco suelto, el 7% combinaba dos o más productos y el 2,5% usaba un cigarrillo electrónico, que es un dispositivo a batería que calienta nicotina líquida con o sin saborizantes para crear una nube de vapor que el usuario inhala.

El nivel de adicción de los participantes se determinó con un test rápido, de uso internacional, llamado Índice de Intensidad del Tabaquismo, que releva el consumo diario. Cuatro de cada 10 encuestados tenía un alto nivel de adicción: encendían el primer cigarrillo apenas se despertaban (dentro de la primera hora del día) y fumaban más de 20 unidades por día.

Principales puntos de la reforma

El informe de FIC Argentina que se presentó esta mañana detalla los principales puntos de la reforma que aprobó el Congreso el año pasado y son:

  • Inclusión de un impuesto mínimo de 28 pesos, actualizable por inflación, en reemplazo del esquema anterior de impuesto mínimo establecido de acuerdo con el concepto de "Categoría Más Vendida"
  • Reducción del 75 al 70% en la alícuota de impuestos internos para todas las categorías de cigarrillos
  • Incorporación de un mínimo (10 pesos por cigarro o 20 pesos por paquete de cigarritos) y aumento de la alícuota (de 16 a 20 pesos) en cigarros y cigarrillos
  • Crecimiento en la presión fiscal al tabaco en hoja, en hebra para armar y otros, con un incremento del 20 al 25% la alícuota del impuesto con un monto mínimo de 40 pesos por cada 50 gramos
  • Establecimiento de un sistema electrónico de trazabilidad obligatorio. La norma faculta a la autoridad tributaria (AFIP) a hacerlo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?