Suscriptor digital

Emprendedores argentinos compiten por un premio internacional que busca una idea que cambie la historia

María Belén di Gregorio, co-fundadora del proyecto Creando Luz
María Belén di Gregorio, co-fundadora del proyecto Creando Luz
(0)
13 de noviembre de 2018  • 13:44

Dos emprendimientos sociales argentinos muy especiales quedaron seleccionados para competir por el premio Una idea para cambiar la historia, de History Channel. Se trata de Ebers, las plantillas inteligentes para personas con diabetes, y Creando Luz, pelucas para niños en situación oncológica.

En el caso de Ebers, el emprendedor es Facundo Noya y la idea surgió durante una internación de su padre en un hospital de Concordia, Entre Ríos. En la cama contigua había ingresado una paciente diabética que se había clavado una chinche en el pie y se le había infectado. En tan sólo una semana a esa mujer, que había entrado caminando normalmente a la habitación, le habían amputado la pierna. "Fue muy chocante. Me puse a investigar y resulta que los pacientes con diabetes pierden la sensibilidad en las extremidades y, si se lastiman, no se recuperan. La infección sistémica es la principal causa de amputación en el mundo", explicó a LA NACION.

Con esto en mente, creó Ebers, una plantilla inteligente que está en fase de prueba en Córdoba y Buenos Aires, y por la que ya ganó varios premios, aquí y en el exterior. Noya es de San José de Feliciano, en Entre Ríos, y estudió Ingeniería Biomédica en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). La plantilla fue su tesis de grado.

Por otro lado, Creando Luz, fue idea de María Belén di Gregorio y Marita Stroman, dos mujeres que creen fuertemente que el amor, sana.

"Cuando los chicos están internados o en situación de tránsito hospitalario, no tienen muchas oportunidades para jugar", contó Belén, de 36 años y que llegó al hospital de niños Pedro de Elizalde junto con una organización social de la que era voluntaria. "Visitando con Marita el área de hematooncología y el hospital de día, vimos que había muchos nenes, pero pocos juegos. Había disfraces de princesas, pero les faltaba algo: el pelo. ¡Las princesas de Disney tienen unas cabelleras larguísimas!"

Así nació la idea de una iniciativa solidaria propia, aparentemente sencilla, pero capaz de llevar una alegría enorme a los pequeños pacientes: hacer pelucas de tela para las nenas, y capas y máscaras para los varones.

Los finalistas de Una idea para cambiar la historia son 10 emprendedores provenientes de distintos países de Latinoamérica y los premios son cuatro: El primer lugar se lleva US$60.000, el segundo, US$40.000, el tercero, US$20.000 y el cuarto, US$10.000. Para votarlos se puede ingresar aquí.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?