srcset

Sushi al paso, street food coreano y curries: dónde probar buena comida asiática

Eleonora Biaiñ
(0)
8 de noviembre de 2018  • 16:20

Mirutaki

La larga cola que suele formarse en la calle, delante de la puerta de Mirutaki, es buen indicio de la calidad de la cocina que se ofrece dentro. Estamos hablando de la creación de los conocidos hermanos Totake, Matías y Nicolás, que lograron algo que a priori parecía muy difícil: ofrecer una cocina con fuertes raíces en la más pura tradición japonesa, pero con una concepción moderna.

El sushi es surtido pero con una particularidad: no hacen rolls, solo niguiris y sashimis.
El sushi es surtido pero con una particularidad: no hacen rolls, solo niguiris y sashimis. Fuente: Brando - Crédito: Xavier Martín

"Tenemos un sushi surtido, pero no hacemos rolls. Solo preparamos niguiris y sashimi que elaboramos con pez limón, besugo, lenguado, atún, salmón, langostinos, entre más pescados", explica Matías. Otra especialidad es el ramen (la famosa sopa japonesa), para la cual hacen su propia receta de fideos, con harina de trigo y soja. En el menú tienen también carnes marinadas que salen de un precioso kamado y algunas frituras clásicas para acompañar con cerveza japonesa.

El ramen es otra especialidad de Mirutaki.
El ramen es otra especialidad de Mirutaki. Fuente: Brando - Crédito: Xavier Martín

La estética remite a la tradicional simpleza nipona. Hay una larga barra donde comer mirando a los cocineros, unas mesas altas, mucho color blanco e ilustraciones de tipo animé. La idea, acá, no es instalarse por horas en la mesa, al modo argentino, sino comer como se suele hacer en las ciudades de Japón: rápido, sano y muy rico.

Ángel J. Carranza 2339, Palermo/ Martes a sábado de 20 al cierre/ Sin reservas/ @mirutaki

Kyopo

Conocida como una extensión del barrio coreano del Bajo Flores, la zona textil de Nazca y Avellaneda abunda en restaurantes especializados en esa cocina asiática, con sus parrillas en el centro de la mesa, los pickles intensos y los palillos de metal. Pero el caso de Kyopo es único, distinto, ciento por ciento original.

Kyopo, una joyita a pocas cuadras del barrio coreano.
Kyopo, una joyita a pocas cuadras del barrio coreano. Fuente: Brando - Crédito: Xavier Martín

Aquí la especialidad es una suerte de street food coreano fusión, donde se les animan incluso a las hamburguesas, los tacos y las papas fritas, todo repleto de sabores de Corea e influencias de Japón y del Sudeste Asiático. El responsable de esta mezcla tan extraña como perfecta es Pablo Park, cocinero con experiencia en restaurantes de Corea, China, Estados Unidos y Canadá.

La cocina coreana fusión convive con reversiones de hamburguesas y tacos.
La cocina coreana fusión convive con reversiones de hamburguesas y tacos. Fuente: Brando - Crédito: Xavier Martín

Son clásicas las Kimchi Fries (papas fritas con kimchi, pulled pork, salsa sriracha, cebolla morada y crema de cilantro y lima); para la Kyopo Burger, la carne se marina en ajo, sésamo y soja, y se sirve con kimchi salteado, queso y mayonesa de sriracha. Hay arroces (el bulgogi lleva huevo, carne vacuna marinada, verdeo, sésamo y pickle de repollo y nabo), fideos, una versión de la sopa vietnamita pho, tacos y algunas sorpresas. Kyopo es uno de esos lugares a los que se llega por curiosidad, pero se vuelve ya como habitué.

Juan F. Aranguren 3053, Flores. Lunes a sábado de 12 a 15, viernes y sábado de 18 a 23/ 4637-3465/ www.kyopogajok.com / @Kyopo_B

Opio Gastropub

Luego de viajar por Katmandú y Nepal, Diego Rizzi se reencontró con el guía que había conocido en Nueva Delhi, quien en su última noche de estadía en la India lo invitó a cenar con su familia en una villa en las afuera de la ciudad. "Estábamos en una calle de tierra, con una cocina a leña, y la mujer del taxista, muy amablemente, me enseñó a cocinar el curry de pollo en un recipiente de barro. Fue lo mejor del viaje", recuerda.

Opio Gastro Pub está en un antiguo taller mecánico. El curry es la estrella.
Opio Gastro Pub está en un antiguo taller mecánico. El curry es la estrella. Fuente: Brando - Crédito: Sol Santarsiero

Hoy, parte de esa experiencia es la que Diego reproduce en Opio, el restaurante propio donde ofrece algunos platos típicos de la mejor cocina callejera del Sudeste Asiático; entre ellos, diversos curries, elaborados a base de pastas caseras, desde un curry rojo de langostinos y leche de coco al curry panang de cerdo o el tikka masala de pollo. Además, hay snacks deliciosos como los wanton fritos de carne y nira, también un perfecto bun (sándwich de pan al vapor) con panceta curada y braseada. Se suman sopas, dim sum, sándwiches vietnamitas y postres, todo en un antiguo taller mecánico, hoy convertido en un salón canchero con la pequeña cocina ciento por ciento a la vista. Sabores poco habituales que no se acobardan en el nivel de picante, para una comida explosiva.

Honduras 4415, Palermo/ Miércoles a sábado de 20 al cierre/ 15-5751-1875/ @opiogastropub

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?