El fruto más amargo: pobres ricos venidos a menos

Jazmín Carbonell
(0)
9 de noviembre de 2018  

Dramaturgia y dirección: Héctor Levy-Daniel / Intérpretes: Dana Basso, Iride Mockert, Gustavo Pardi, Roxana Randon / Diseño de arte: Magda Banach / Música: Federico Marrale / Sala: El Extranjero / Funciones: sábados, a las 17 / Duración: 60 minutos / Nuestra opinión: buena

"En esta casa nadie puede mover un dedo si no es con uniforme", dice María (Iride Mockert) cuando le enuncia con distancia, altanería y soberbia las condiciones de trabajo que están impuestas en su estancia a Luisa (Roxana Randon), una nueva empleada que hace poco ha llegado a trabajar y que trae además el peso de la historia. Esas palabras ásperas condensan las características de esta señora-ama-dueña de todo. Su padre ha muerto, su madre (la impecable Dana Basso) es un tanto inestable y ella se erige como líder de este reinado en decadencia. La plata no alcanza, las deudas acechan y los campos no rinden como tienen que hacerlo para que la maquinaria funcione. A pesar de eso, siguen creyéndose más que el resto, pero las cosas cambian conforme avanza la acción.

La dirección de Héctor Levy-Daniel es sutil y cuidadosa de los pequeños detalles, cuenta con un elenco sólido que sostiene esta línea y que con un solo gesto puede dar cuenta de gran parte de la historia. Mockert lo sabe bien, alcanzan algunas miradas de refilón, comentarios escuetos, pero de esos que duelen y siembran dudas para que la trama se haga más espesa y profunda. Por momentos el texto, prolijo y muy bueno, domina la escena y falta juego escénico, cierto dinamismo para que los diálogos no se vuelvan tiranos.

El diseño escenográfico propuesto por Magda Banach es un buen contrapunto. Algunos pocos pero necesarios objetos le dan el clima de casco de estancia de entrada para que la obra pueda lanzarse sin más a la trama.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?