Seguirá preso el padre de la beba fallecida en un auto

Gustavo Carabajal
(0)
8 de noviembre de 2018  • 18:29

El padre de la beba de 15 meses que murió asfixiada en un automóvil, en Santos Lugares, seguirá preso.

El juez de Garantías de San Martín, Alberto Brizuela, hizo lugar al pedido de la fiscal Alejandra Allaud para que convierta en detención la aprehensión provisoria del acusado.

Al fundar su dictamen, la representante del Ministerio Público tuvo en cuenta que el imputado podría entorpecer la investigación. Dicha presunción estuvo avalada por la posibilidad de que el acusado intente "inducir a su esposa a falsas declaraciones".

En la misma resolución, la fiscal autorizó a que el imputado pueda ser trasladado desde la comisaría en la que está detenido al lugar en el que se realice el sepelio de la niña.

El trágico episodio ocurrió anteayer, minutos después de las 16.30, frente a la vivienda situada en Ceraso al 1600, en Santos Lugares.

Según la reconstrucción realizada por los investigadores, en ese momento, varios testigos escucharon gritar al acusado: "Me la olvidé. Me la olvidé. No puede ser. Esto no está pasando". Instantes antes, el imputado, que habría sido identificado como Rodrigo Oses, de 39 años, abrió la puerta de su automóvil Peugeot 308 que estaba estacionado en la puerta de su casa y encontró el cuerpo de su hija, de 15 meses, sentada en la butaca infantil, en el asiento trasero.

Según la autopsia, la niña falleció a causa de hipertermia y asfixia.

En su declaración indagatoria, el imputado afirmó que se había olvidado a la pequeña en el auto.

Más de 50 grados

En la reconstrucción del hecho, los investigadores establecieron que el acusado debía llevar a la niña a la guardería a las 8.30. Pero a esa hora ingresó en su casa y salió a las 16.30, aparentemente convencido de que la había llevado al jardín de infantes. Cuando se dirigió al auto, encontró a la niña sin vida.

La niña había estado nueva horas encerrada en el automóvil.

Al exponer los fundamentos de la acusación la fiscal tuvo en cuenta un informe realizado por los forenses que indicaron que debido al calor que hizo el martes pasado y la exposición al sol, dentro del habitáculo del rodado, la temperatura llegó a 51,2 grados, lo que provocó la hipertermia de la pequeña en un ambiente cerrado y sin oxígeno.

Para la fiscal, a partir del análisis de las pruebas incorporadas en el expediente habría indicios para acusar al padre de la niña de presunto homicidio culposo, un delito que contempla una pena de entre cinco y diez años de cárcel.

En su indagatoria, de más de cinco horas, el imputado explicó "esto pasó por mi trabajo de m...". Además sostuvo que había sufrido un ACV en 2015 y, en 2016, tuvo un problema cardíaco y que obligó a que le hicieron una angioplastia.

Tanto la madre de la niña, como un vecino definieron al acusado como "un padre amoroso".

Para la fiscal, el acusado "faltó a su deber de cuidado e incurrió en una actitud temeraria".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.