Suscriptor digital

San Luis: viaje al centro de la tierra cretácica

El Parque Nacional Sierra de las Quijadas es un reservorio paleontológico con senderos para explorar, formaciones espectaculares y baqueanos que invitan a caminar en un entorno fantástico
El Parque Nacional Sierra de las Quijadas es un reservorio paleontológico con senderos para explorar, formaciones espectaculares y baqueanos que invitan a caminar en un entorno fantástico Crédito: Estrella Herrera/Lugares
Guido Piotrkowski
(0)
11 de noviembre de 2018  

Una de las versiones acerca del curioso nombre del Parque Nacional Sierra de las Quijadas, a 120 kilómetros de la capital de San Luis, dice que hacia fines del siglo XIX los arrieros que transitaban de San Juan a Buenos Aires eran sorprendidos y asaltados por bandidos rurales. Después del golpe, los ladrones huían al Potrero de la Aguada, en las entrañas de estas sierras. El terreno laberíntico y escarpado era un buen refugio a salvo de la ley para celebrar a puro asado. De aquellas bacanales, relatan los que saben, quedaban como vestigios las quijadas de las vacas faenadas. Y hete aquí el nombre: Sierra de las Quijadas.

Esta es la historia que se transmite por acá y que ahora narra el intendente de este Parque Nacional, Pablo Waisman. Más allá de estos relatos, hay otros atractivos paisajísticos, históricos, científicos, que se remontan a tiempos prehistóricos y precolombinos, como los vestigios de poblaciones Huarpes, habitantes originarios de la zona, que datan de entre siete mil y ocho mil años, o los fósiles, mucho más antiguos.

"Acá se encontraron restos fósiles muy importantes, como el del Pterodaustro, un reptil volador del que hay incluso nidos con huevos. También huellas de otros dinosaurios y árboles fosilizados", revela Waisman, mientras conduce la camioneta de Parques Nacionales por la vía principal de estas 73.785 hectáreas de área protegida.

"El Pterodaustro tenía dientes pequeños y las mandíbulas recurvadas hacia arriba. Era pescador y filtraba el agua como los flamencos. Es que por acá había lagunas enormes", explica Waisman.

Dos regiones

Algunas formaciones recuerdan a las de Talampaya e Ischigualasto
Algunas formaciones recuerdan a las de Talampaya e Ischigualasto Crédito: Estrella Herrera/Lugares

Las alucinantes formaciones de este parque pertenecen al período cretácico. A simple vista se parece a Talampaya, en La Rioja, y hasta tiene similitudes con el parque Ischugualasto, más conocido como el Valle de la Luna, en San Juan. Pero estos vecinos son más antiguos aún, pertenecen a los tiempos jurásicos. Sin embargo, los gigantescos paredones rojizos y acanalados, que forman torres y agujas en la piedra, y el paso de animales prehistóricos, de alguna manera, los hermana. Tanto que, tiempo atrás, este tridente parquero formó parte del llamado Circuito de los Dinosaurios.

En el noroeste de la provincia de San Luis, este área protegida fue creada el 10 de diciembre de 1991. Conserva una muestra representativa de dos regiones distintas: el Chaco Seco (59.680 hectáreas) y el Monte de Sierras y Bolsones (14.105 hectáreas), que es la transición entre dos regiones biogeográficas, conocida como ecotono.

Los visitantes solo pueden recorrer la zona este, que pertenece al Chaco Seco, mientras que hacia el oeste, donde se ubica la región del Monte de Sierras y Bolsones, está la zona intangible, restringida a guardaparques.

La primavera resulta una temporada ideal para recorrerlo, aún no llueve ni hace tanto calor como en verano. Es la hora en que los animales salen de sus escondrijos y las aves se echan a volar.

Sierra de las Quijadas recibe al visitante a vuelo de cóndor, águila coronada y el cardenal amarillo, estas dos últimas en peligro de extinción. Al compás del tranco del puma, el correteo del ñandú, el lento dembular de las tortugas, emblemáticas del parque, aunque solo se las ve en el oeste. Las corridas de las maras, vizcachas y corzuelas; la pasividad del guanaco.

Los quebrachos florecen, la jarilla y su perfume inundan el parque, donde también crece una planta conocida como Chica (Ramorinoa girolae), especie endémica regional de Argentina, considerada vulnerable por su restringida distribución geográfica, lento crecimiento y escasa resistencia al fuego.

Todos los caminos...

A 120 kilómetros de la capital provincial, una reserva con tesoros naturales y paleontológicos para descubrir
A 120 kilómetros de la capital provincial, una reserva con tesoros naturales y paleontológicos para descubrir Crédito: Estrella Herrera/Lugares

Quijadas tiene varios senderos para recorrer, algunos son breves, fáciles y autoguiados (hay una audioguía que se puede bajar de internet o escaneando el un código QR), como el de Hornillos de Hualtarán, que se encuentra sobre el camino de acceso y donde se pueden ver maras deambulando.

Otro sendero breve y autoguiado es el de Flora Autóctona, una vuelta de ochocientos metros que puede llevar unos veinte minutos de caminata. En el circuito hay carteles que indican los nombres de la flora y dos puntos panorámicos con vista al Potrero de la Aguada. Mientras que el sendero Guanacos es una caminata de unas tres horas, también autoguiada, pero en este caso es obligatorio registrarse con los guardaparques en la entrada.

Más extensos y atractivos son los senderos de Farallones, un recorrido de exigencia media que puede llevar unas cuatro horas entre ida y vuelta, a tranco normal. Y el Sendero Huellas del Pasado, en el que se disfrutan de dos horas de caminata entre ida y vuelta. En estos casos es obligatorio contratar los servicios de los guías baqueanos, que conocen el territorio mejor que nadie.

De potreros y farallones

"El atractivo más bello de este parque es el Potrero de la Aguada", dice el guardaparque Julio Santanatoglia acerca de la postal del Parque Nacional Sierra de las Quijadas. Apostado frente al mapa de la seccional en la entrada del parque, Santanatoglia ofrece un pantallazo general. "Con la elevación de los Andes, el choque de placas se elevó y se creó una sierra. Después se erosionó y moldeó el anfiteatro, que es inmenso, y donde hay muchos restos fósiles".

Desde la entrada al sector de los miradores hay unos seis kilómetros que se pueden hacer en auto. Acá hay un edificio con baños y mesas para matear, descansar y disfrutar de la puesta del sol luego del trekking.

Carlos Rodríguez es guía baqueano y también tiene un comedor. Está justo al lado del parque y allí preparan con su esposa exquisitos platos regionales. "Como guía, soy muy buen cocinero", bromea frente al grupo que lo rodea, de pie sobre uno de los aleros que se forman en los vértices del sendero, antes de emprender la extensa caminata por el corazón de las Quijadas.

Los Farallones, imponentes al frente, se erigen como torres centinelas del parque, ese es el objetivo. Bajo aquella muralla de piedra rojiza, símbolo del parque, el grupo se detendrá para almorzar dos horas después. "El frente nuestro es el norte. Tenemos unos trescientos metros para descender, y luego ascenderemos nuevamente. Es un descenso tranquilo", alienta el guía. La caminata discurre serena, en fila india por esta serranía a lo largo de dos horas. Cada tanto, Carlos se detiene para dar alguna explicación.

El Potrero de la Aguada tiene unas cinco mi hectáreas. El secreto es que abajo se rellenó, se comprimió, se elevó, y luego se erosionó. Durante la tres etapas de formación, el clima y los ambientes fueron muy similares al de hoy. El mismo porcentaje de viento y agua que sedimentó, fue el mismo que erosionó durante la sedimentación. "Más allá de la belleza paisajística, es muy importante a nivel geológico -dice Carlos-. Gracias a esto sabemos que pasó hace 1200 millones de años. Es como una ventana al pasado de la tierra".

Datos útiles

Cómo llegarAerolíneas Argentinas vuela desde Buenos Aires a San Luis todos los días. Desde $3600, según fecha y disponibilidad. www.aerolineas.com.ar

Empresas de ómnibus como CATA Internacional, Rápido Internacional, Vía Tac, Autotransportes San Juan, Andesmar, Central Argentino, Vía Bariloche viajan desde la terminal de Retiro en Buenos Aires a San Luis capital. Precio por tramo y categoría. Semicama: $1085. Cama ejecutivo: $1785; Cama $1550; Cama Suite $2200

Desde Buenos Aires hasta el Parque Nacional Sierra de las Quijadas son 911 km por Acceso Oeste hasta Luján, ruta 7 hasta la ciudad de San Luis y ruta 147 hasta el paraje Hualtarán (km 922). Desde la Ciudad de San Luis, por la RN 147 hasta el paraje Hualtarán sobre el km 922 donde se encuentra la entrada al parque. Desde la Villa de Merlo por RP 5 hasta tomar la RN 20 en la localidad de Quines seguir hacia el Oeste hasta la RN 147, girando a la izquierda a 8km se encuentra el acceso al parque. Desde Villa Dolores, por RN 20 hasta la localidad de Quines y desde allí continuar hacia el Oeste hasta la RN 147, girando a la izquierda, a 8km se encuentra el acceso al parque.

Dónde dormirEn el parque e inmediaciones no hay alojamiento. El sitio más cercano es San Jerónimo, un pueblo con pocas plazas, a 90 kilómetros. La ciudad de San Luis, a 120 kilómetros cuenta con más opciones. Merlo es la localidad más lejana, pero la mejor opción en cuanto a cantidad y calidad de hospedajes.Hotel Alto de Merlo Suites: Tarifa en suite doble estándar a $4350 por noche. Av. del Sol y Av. dos Venados, Villa de Merlo. Tel: (02656) 475318; info@altosdemerlosuites.com; www.altosdemerlosuites.com. Hotel El Cóndor: Habitación Doble Superior: $ 2600. Av de los Césares 3200, Villa de Merlo. EMail: hotelelcondor@gmail.com; tel (02656) 475103475955.

Dónde comerParador Las Quijadas: cocina tradicional y casera. Locro, guiso de lentejas, chivo al horno de barro. Platos alrededor de 150 pesos. Al lado del parque.No Tire Godoy (Merlo): Chivito en versiones diversas. Al asador (por porción, comen dos, $460), bruschetas (entrada para dos personas, $270), al escabeche (entrada para dos personas, $220), empanadas de chivo ($56 www.notiregodoy.com.ar. Camino de Pasos Malos sn. Villa de Merlo. Tel:( (02656) 471367 ExcursionesExcursión guiada Huella de los Dinosaurios: $300; hasta Los Farallones: $ 400 (0266- 154024627).

En Las QuijadasEl Parque cuenta con un camping y un sector con mesadas. Gratis, con reserva previa de parcela. (0266) 444-5141; sierradelasquijadas@apn.gob.ar. Entrada general, $280. A partir de diciembre, $320. Tarifa con bonificación nacionales $120,00. A partir de diciembre, $140. Niños de 6 a 12 años $60. Residentes de San Luis, 50, y estudiantes secundarios y/o universitarios, 50. En temporada alta (enero- marzo) el horario de ingreso es de 8 a 20. En baja (abril-diciembre) el horario de ingreso es de 9 a 18.

Sobre la RN 147, a 500 metros de la entrada, hay una proveeduría y un comedor. En el parque no hay despensa, por lo tanto es necesario traer todo de afuera. Indispensable el agua para las caminatas y por las altas temperaturas.Más información: www.parquesnacionales.gob.ar; sierradelasquijadas@apn.gob.ar; info@turismo.sanluis.gov.ar

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?