Copa Libertadores. Experto en finales, Marcelo Gallardo afrontará su máximo desafío

Marcelo Gallardo lleva cuatro años y medio al frente del plantel de River; ya vivió seis finales internacionales
Marcelo Gallardo lleva cuatro años y medio al frente del plantel de River; ya vivió seis finales internacionales Fuente: Reuters
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
8 de noviembre de 2018  • 23:59

Todos los días, Marcelo Gallardo llega al River Camp de Ezeiza a las 7.30 de la mañana para afrontar una nueva jornada laboral después de levantarse a las 6.30. Es uno de los primeros en arribar y siempre lo hace con una incógnita: nunca sabe a qué hora se irá. Pero lejos está eso de ser una imposición. Su instinto natural se lo exige, no logra escapar de su propia obsesión por el trabajo. Así, puede llegar a dejar el predio tanto a las 17 como a las 22, con la noche invadiendo la ciudad, y su día termina cuando se acuesta siempre antes de la una de la mañana con una certeza: a veces (muchas), River es su casa, más que su propio hogar.

"Trato de desconectar cuando llego a mi casa, no quedarme enganchado. O, aunque sea, disimular. Lucho contra la obsesión. Yo creo que uno es un poco obsesivo en lo que hace si le apasiona. el tema es que no genere confusión, saber que en la vida hay otras cosas importantes. Esa obsesión por lo que uno hace no pude llevar a someterte y blindarte en un espacio en el que los demás no puede entrar", reflexionó Gallardo en una entrevista con LA NACION, un año atrás.

Por aquel entonces, imaginar una final de Copa Libertadores ante Boca era completamente impensado. Pero hoy es una realidad: el técnico de River está frente al mayor desafío de toda su carrera en el mundo del fútbol, ya sea como futbolista o como entrenador. Y en un momento de semejante magnitud, culminante, decisivo, para el Muñeco no se pueden ahorrar energías.

"Nosotros tenemos que estar enfocados en lo nuestro, en el trabajo diario, grupal, individual. No salirnos de lo nuestro, que es lo único que nos ha mantenido fuerte hasta acá. No tenemos por qué cambiar nuestras formas. Lo que se ha hecho hasta acá, nadie lo va a borrar ni te lo va a quitar. Es una historia nueva, otra página más del libro. Estará en nosotros poder seguir siendo parte de la historia. Es único, el desafío más grande de todos", destacó el DT en su última conferencia de prensa.

"No se debe tomar como una presión, sino como un privilegio. Hay que disfrutarlo porque no se sabe cuántos más podrán tener la chance de jugar una final de Libertadores con el clásico rival de toda tu vida. Es algo hermoso, lo más lindo que te puede suceder. El que salga vencedor tendrá la gloria absoluta y el que no seguirá peleándola, esto siempre es así. Hay que seguir. No es vida o muerte", agregó el entrenador millonario, bajando un mensaje de paz.

Pese a que confía plenamente en sus ayudantes Matías Biscay y Hernán Buján, con quienes comparte un lazo casi de hermandad desde la adolescencia, será clave, al no poder estar presente en el banco de suplentes en las dos finales por la sanción de Conmebol, fortalecer durante estos días previos la mentalidad competitiva. Por eso, el miércoles a la noche comenzó la concentración en Cardales, situación que se repite por quinta vez en el año (ya se había hecho antes de la Supercopa Argentina frente a Boca y previo a Racing, Independiente y Gremio en el Monumental por la Libertadores). El aislamiento es una idea de Gallardo.

Con un proyecto que, desde junio de 2014, ya lleva cuatro años y medio, tanto el cuerpo técnico millonario como la dirigencia tienen el deseo de poder completar el ciclo hasta diciembre de 2021, cuando termine el segundo mandato del presidente Rodolfo D'Onofrio. Por eso, el resultado de la final no parece ser determinante para el futuro del entrenador, que tiene contrato hasta las próximas elecciones y ya está llevando a cabo un plan integral de reestructuración de las categorías infanto-juveniles y de gran parte de la infraestructura del club y sus anexos.

Quizás, la definición ante Boca le llega en un momento de mayor madurez y experiencia, luego de haber vivido un primer año frenético entre 2014 y 2015 con tres definiciones internacionales (se alzó con la Copa Sudamericana 2014, la Recopa Sudamericana 2015 y la Copa Libertadores 2015) y dos enfrentamientos mano a mano con el clásico rival: lo eliminó en las semifinales de la Sudamericana y en los octavos de final de la Libertadores.

La que viene es la segunda final del máximo torneo continental en su etapa y la séptima definición internacional. Sus números le permiten soñar, ya que solo perdió en el Mundial de Clubes 2015 con Barcelona y se impuso en las cinco finales restantes: Sudamericana 2014, ante Atlético Nacional de Colombia; Recopa Sudamericana 2015, con San Lorenzo; Libertadores 2015, frente a Tigres de México; Suruga Bank 2015 con Gamba Osaka; y Recopa Sudamericana 2016 ante Independiente Santa Fe de Colombia.

Además, Gallardo puede aferrarse a los números en las definiciones directas: ganó 40 y perdió 8 de los 48 mano a mano que dirigió, logrando 20 triunfos de los 24 que disputó por torneos internacionales (una efectividad del 83,3%). De todos ellos, tres fueron ante el Xeneize y uno se dio este año, además de los dos internacionales ya mencionados anteriormente: la Supercopa Argentina 2017 que se disputó en marzo en Mendoza en la que River se impuso por 2-0.

Será el superclásico oficial número 15 para el Muñeco. Con un historial de cinco triunfos, cinco empates y cuatro derrotas, acumula 13 goles a favor y 11 en contra. Ahora, el desafío será redoblar la apuesta para volver a demostrar la estirpe y templanza que ha sabido aparecer cuando la exigencia es máxima.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?