Suscriptor digital

Investigan la muerte de una pareja de policías porteños

Estaban separados desde el nacimiento de su hija; aseguran que el hombre mató a la mujer y se suicidó en su auto
(0)
9 de noviembre de 2018  

Pocas personas en la familia de Jésica Frizzo conocían la situación de violencia a la que era sometida por su expareja Luis Mario Carballo. En la madrugada de ayer, la joven fue víctima de un femicidio. Su exnovio la mató de un balazo en la cabeza con su arma reglamentaria y se quitó la vida. Ambos eran efectivos de la Policía de la Ciudad. Frizzo falleció en el acto. Carballo llegó con vida al Hospital Santojanni, pero murió ayer, a primera hora de la mañana. Tenían una beba de seis meses que quedó al cuidado de su madrina.

Para los investigadores, el trágico episodio ocurrido en la madrugada de ayer en un automóvil, estacionado frente a la casa situada en Junín 80, de Villa Madero, fue un femicidio seguido de suicidio.

La mujer, de 29 años, se desempeñaba en la División Operaciones de la Comisaría Vecinal 9A. Mientras que el agresor, de 38 años, trabajaba en el Departamento Seguridad en Espectáculos Deportivos.

Según la hermana de la víctima, la pareja estaba separada desde el nacimiento de su beba. Antes habían convivido dos meses en Escobar.

"Él era muy celoso, la llamaba, la amenazaba, la perseguía y en alguna ocasión le quiso levantar la mano", explicó Aylen, la hermana de la víctima. Actualmente, Jésica convivía con su hermana, también policía, en la localidad de Pontevedra, partido de Merlo, en la zona oeste del conurbano.

Aylen era la madrina de la beba. Explicó que su hermana no había denunciado los maltratos de parte de Carballo y que, a través de un abogado, le mandaba cartas documento a su exnovio para que pasara una mensualidad para la manutención de la hija de ambos.

"Él vino con la excusa de llevarla a comprar ropa para mi sobrina. Pero la secuestró y la mató", sostuvo Aylen, quien ahora, junto con su madre, quedó al cuidado de la beba y de la otra hija de 9 años que tenía Frizzo de una relación anterior.

A partir de la reconstrucción del trágico episodio realizada por los investigadores policiales, se determinó que Carballo y Frizzo discutieron dentro del auto del agresor, un Volkswagen Gol Trend, en la puerta de la casa del efectivo, en Junín 80, de Villa Madero, cuando se produjeron dos disparos.

Vecinos y familiares de Carballo encontraron a ambos policías dentro del automóvil, cada uno con un balazo en la cabeza.

Según los voceros, un primo del policía se subió al auto y trasladó a las víctimas al Hospital Santojanni, en Liniers. Los efectivos que recorrían la zona a bordo de un móvil de la policía bonaerense vieron a uno de los familiares de las víctimas a bordo del automóvil donde ocurrió la tragedia y lo escoltaron hasta el hospital.

Al llegar a la guardia, los médicos constataron que Frizzo había fallecido, mientras que Carballo, aún con vida y con una herida en la cabeza, fue intervenido quirúrgicamente, pero murió.

Dentro del vehículo, los peritos encontraron la pistola 9 milímetros reglamentaria de Carballo. A partir de este elemento, los investigadores abonaron la hipótesis de que el policía primero mató de un tiro en la cabeza a su expareja y luego se quitó la vida de un balazo.

Esa arma será sometida en las próximas horas a un peritaje balístico a cargo de los técnicos de Gendarmería, en tanto que la pistola reglamentaria de Frizzo fue hallada en su casa de Pontevedra.

Según fuentes de la investigación, declararon dos testigos que escucharon la discusión y los dos disparos. Desde la fiscalía se ordenaron relevamientos de cámaras de la zona donde ocurrió el hecho.

Las autopsias se realizarán hoy en la morgue judicial de Lomas de Zamora, luego de que declaren los familiares de las víctimas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?