Suscriptor digital
srcset

Con sello de autor: recorremos la casa de una pareja de arquitectos y sus hijas

Cristina Solanet
Lucrecia Álvarez
(0)
8 de noviembre de 2018  

Una familia compuesta por dos arquitectos y tres hijas adolescentes se dio todos los gustos en el proyecto de su hogar. En él, reinan los espacios pensados con precisión profesional, construidos con sus materiales favoritos y delicados detalles de autor. La convivencia se organiza con sectores bien definidos: una planta baja común, los cuartos de las chicas en el primer piso y arriba de todo, la suite con terraza.

La puerta principal construida con pino tea proveniente de la casita original, como muchos otros materiales. Su tirador circular se hizo con una pieza de motor de auto.
La puerta principal construida con pino tea proveniente de la casita original, como muchos otros materiales. Su tirador circular se hizo con una pieza de motor de auto. Crédito: Santiago Ciuffo

"Buscábamos pasajes, siempre nos gustaron". Los arquitectos Silvana Obedman y Oscar Neira conocían de memoria las señas del hogar ideal para ellos y sus tres hijas. Profesionales con experiencia, sabían también que su concreción dependería de una ecuación hecha de tiempo, perseverancia y algo de suerte.

"Nos enteramos que acá vivía una señora muy mayor, nos pusimos en contacto con ella y dos años más tarde pudimos comprar el terreno con una casa pequeña al fondo y el jardín adelante", cuentan. El tiempo y la suerte habían premiado la paciencia, faltaba la mejor parte: el diseño. Dieron vuelta completamente el partido de la vivienda rescatando todo lo posible de la casita original: los hierros del techo, la pino tea de los pisos, las aberturas y más. La construcción pasó al frente, levemente retirada para generar un colchón verde que le diera privacidad y, al mismo tiempo, deconstruyera la línea municipal para integrarse a la escala peatonal. Amantes de los pasajes, fueron muy celosos de la arquitectura en relación al entorno de la cuadra. Son tres niveles con materiales de bajo mantenimiento, instalaciones a la vista y accesibles, y un jardín seco en el fondo. "El resto es ferretería vieja, maderas rústicas y mucho vidrio", describen como quien define la más sofisticada simpleza.

Los dos somos arquitectos y sabíamos que esta sería nuestra casa definitiva; la hicimos adaptable, con divisiones no portantes que el día de mañana se pueden tirar
Arq. Silvana Obedman, dueña de casa

Una placa de madera sobre bloques de cemento da marco a los cuadros de amigos y conocidos, y es apoyo de las esculturas, casi todas obras de la dueña.
Una placa de madera sobre bloques de cemento da marco a los cuadros de amigos y conocidos, y es apoyo de las esculturas, casi todas obras de la dueña. Crédito: Santiago Ciuffo

En el livng, sobre el cemento alisado, una alfombra comprada hace dos décadas en Brasil. El sillón 'BKF' es otro objeto que ha acompañado a la familia a lo largo del tiempo.

"Nos gusta la arquitectura de bajo mantenimiento, es cómoda y barata. Por eso elegimos el hormigón visto, que queda terminado cuando sacás el encofrado".

Toda la casa tiene carpinterías 'Aluar Línea A30' con terminación anodizada y mosquiteros (Todo Aluminio). La elegancia del aluminio se impuso sobre las prestaciones del PVC. Para reforzar la barrera térmica y acústica, se hicieron con sistema de DVH (doble vidrio hermético).

Afuera, reposeras de madera tipo 'Kentucky'.
Afuera, reposeras de madera tipo 'Kentucky'. Crédito: Santiago Ciuffo

El jardín seco liberó a los dueños de las tareas de mantenimiento, con una malla geotextil que impide el avance de los yuyos y una hiedra rastrera como superficie verde y transitable.

Calados en el tabique inclinado del frente, una docena de vidrios de colores tamizan una luz muy interesante a lo largo del día y crea atractivos arcoíris. Por su parte, las pasarelas de vidrio permiten una larga vista de la triple altura que recorre la escalera, construida con los hierros del techo
Calados en el tabique inclinado del frente, una docena de vidrios de colores tamizan una luz muy interesante a lo largo del día y crea atractivos arcoíris. Por su parte, las pasarelas de vidrio permiten una larga vista de la triple altura que recorre la escalera, construida con los hierros del techo Crédito: Santiago Ciuffo

El hall de acceso -con perchero 'Pino', diseño de Alejandro Sticotti (Net Muebles)- lleva hasta el comedor, donde se dispuso una mesa con tapa de madera que tiene el pie del tablero que usaba el abuelo escultor de Oscar. Acompañan sillas plásticas modelo 'París' (Mascardi) y lámpara de papel 'Krusning' (Ikea).

La losa del baño de arriba necesitaba más altura y no querían bajar el cielo raso ni elevar el volumen total para no pesar en el entorno del pasaje. A eso se debe la inclinación, que aloja el caño maestro.

Parte de la pino tea recuperada de la obra reviste la pared que da apoyo a un antiguo piano catalán. Arriba, el cielo raso de hormigón exhibe artísticas formas caladas por Silvana.
Parte de la pino tea recuperada de la obra reviste la pared que da apoyo a un antiguo piano catalán. Arriba, el cielo raso de hormigón exhibe artísticas formas caladas por Silvana. Crédito: Santiago Ciuffo

En la foto de la der. vemos el reverso de la pared del piano, donde se incluyeron dos aberturas que dan ventilación cruzada y una vista al exterior para aquel a quien le toque lavar los platos.
En la foto de la der. vemos el reverso de la pared del piano, donde se incluyeron dos aberturas que dan ventilación cruzada y una vista al exterior para aquel a quien le toque lavar los platos. Crédito: Santiago Ciuffo

En la cocina, el amoblamiento de cedrillo laqueado y teñido ofrece una lectura continua, gracias a un diseño con buñas y sistemas de apertura push up y guías telescópicas.

En el detalle, un roperito de llaves vintage comprado en una feria escolar.
En el detalle, un roperito de llaves vintage comprado en una feria escolar. Crédito: Santiago Ciuffo

"Este espacio está pensado para que puedan cocinar tres grupos al mismo tiempo. Nos juntamos mucho a comer en casa, por eso también hicimos la mesa con rueditas como apoyo eventual".

Los muebles con mesada y alzada en acero inoxidable y la mesita con ruedas (que se puede deslizar bajo la barra cuando no se usa), son diseño de los dueños de casa. La iluminación general se complementa con portalámparas colgantes.

El baño principal tiene revestimiento de venecitas (Murvi), mueble flotante con bacha de apoyo translúcida y grifería (FV).
El baño principal tiene revestimiento de venecitas (Murvi), mueble flotante con bacha de apoyo translúcida y grifería (FV). Crédito: Santiago Ciuffo

En los cuartos del segundo nivel, pisos de madera hidrolaqueada y amoblamiento diseñado por los dueños en conjunto con cada una de sus hijas.

Nuestra hija mayor acaba de irse a vivir sola y ahora su cuarto es mi taller. A medida que se vayan independizando, veremos; podría ampliar ese espacio o hacerme una sala de yoga o gym
Arq. Silvana Obedman

En el pasillo de distribución del último piso, una biblioteca de madera aporta calidez y profundidad a la perspectiva.
En el pasillo de distribución del último piso, una biblioteca de madera aporta calidez y profundidad a la perspectiva. Crédito: Santiago Ciuffo

"Después de ver mucha arquitectura nórdica, supe que quería un dormitorio que fuera una especie de piel envolvente, anatómica y cálida".

La suite principal está ubicada en el nivel de la terraza -el único que requirió un aire acondicionado como refuerzo de refrigeración-. Tiene un revestimiento continuo de fenólico plastificado, ventilador de ratán (Desde Asia), cortinas de liencillo y mesas de luz fijas en voladizo.

La zona del escritorio tiene un mueble heredado y una lámpara de pie de la época en que la dueña trabajaba en producción de publicidad, cine y televisión.
La zona del escritorio tiene un mueble heredado y una lámpara de pie de la época en que la dueña trabajaba en producción de publicidad, cine y televisión. Crédito: Santiago Ciuffo

Para combar la madera de forma permanente hay que mojarla; son varios días y luego debe quedar uniforme en color, tintura y brillo. Ningún carpintero tomaba el encargo, hasta que dieron con una empresa que hace stands.

Esta nota forma parte de nuestra edición de noviembre.
Esta nota forma parte de nuestra edición de noviembre.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?