Los cuadernos de las coimas: detuvieron en México y Estados Unidos a dos presuntos testaferros de Daniel Muñoz

Crédito: twitter.com/PGR_mx
(0)
9 de noviembre de 2018  • 08:29

Dos presuntos testaferros de Daniel Muñoz , exsecretario privado de Néstor Kirchner , fueron detenidos en México y en Estados Unidos , en el marco de una causa en la que se investiga una banda de recaudación ilegal de fondos de manos de empresarios que buscaban beneficiarse con contratos con el Estado.

El juez federal Claudio Bonadio había pedido su detención y pesaban sobre ellos pedidos de captura internacional. Ambos serían extraditados a la Argentina por su presunta responsabilidad en los delitos de asociación ilícita y lavado de dinero.

Perla Puentes Resendez fue aprehendida en la ciudad mexicana de Reynosa "con fines de extradición" a la Argentina "para ser procesada", según informó la Justicia de México.

Su marido, Carlos Adolfo Gellert, fue arrestado por autoridades migratorias en la frontera entre México y Estados Unidos.

Efectivos de la Agencia de Investigación Criminal detuvieron a la mujer en la ciudad de Reynosa, Tamaulipas, en el noreste de México.

Según informó la Procuraduría General de México, la detención "provisional" fue "sin uso de la violencia ni afectación a terceros" y "con fines de extradición".

Según el organismo, Puentes Resendez era "requerida por autoridades de la Argentina" para "ser procesada por su probable responsabilidad" en los delitos de asociación ilícita y lavado de dinero.

Los investigadores sospechan que Puentes y Gellert viajaron a México para "escapar de la Justicia" argentina. Gellert fue detenido por autoridades migratorias cuando intentaba ingresar a Estados Unidos y también sería deportado a la Argentina, según publicó el diario El Universal de México.

Muñoz. El nombre de Daniel Muñoz, exsecretario privado de Kirchner, figura en los cuadernos de las coimas como quien recibía bolsos con dinero en el departamento de Néstor y Cristina Kirchner en Uruguay y Juncal, en el barrio porteño de Recoleta.

Muñoz renunció a su cargo en 2009, tras haber sido denunciado por enriquecimiento ilícito. Se dedicó luego a la actividad inmobiliaria, petrolera y de servicios financieros en Buenos Aires y en Río Negro. Murió en marzo de 2016.

La causa. El juez Bonadio entiende que la plata de la corrupción que aportaron empresarios contratistas de obra pública terminó en parte en manos de Muñoz y su esposa, Carolina Pochetti, presa, y que fue invertida en la compra de propiedades en Estados Unidos por más de 70 millones de dólares.

Según la investigación, Puentes y Gellert están involucrados en el entramado de sociedades que hicieron operaciones en nombre de Muñoz y Pochetti.

El fiscal de la causa Carlos Stornelli había pedido la detención de ambos en este caso y en otro paralelo que estaba en manos del juez Luis Rodríguez, donde se investigaba a los acusados por lavado de dinero.

Pero Stornelli se quejó por escrito ante la Cámara Federal porque cuando pidió las detenciones, el embargo de las cuentas de los acusados y la declaración del secreto del sumario para preservar los fondos, el juez no le hizo lugar y en cambio incorporó su escrito en el expediente. De este modo, dijo, uno de los acusados, ahora preso, Carlos Cortez, viajó a los Estados Unidos , Porchetti procuró destruir documentación, otros acusados huyeron, y Puentes Rosendez y Gellet supuestamente habían dejado los Estados Unidos, donde vivían. Hasta que fueron detenidos.

Rechazan excarcelaciones

La Cámara de Casación dejó firmes las prisiones preventivas de los exfuncionarios José María Olazagasti, Rafael Llorens, Hernán Gómez y Walter Fagyas por el caso de los cuadernos. También desestimó la excarcelación de los empresarios Gerardo Ferreyra, Raúl Vertúa, Juan Lascurain y Néstor Otero.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?