Suscriptor digital

Horacio Rosatti. "Discusiones hay casi siempre, pero nos pagan para dictar sentencias, no para ser amigos"

El juez de la Corte Suprema admite diferencias internas, pero asegura que no afectan los fallos; reclama mayor celeridad judicial y mejoras en la administración
El juez de la Corte Suprema admite diferencias internas, pero asegura que no afectan los fallos; reclama mayor celeridad judicial y mejoras en la administración Crédito: Santiago Filipuzzi
Hernán Cappiello
(0)
10 de noviembre de 2018  

El juez Horacio Rosatti se relaja en el sillón de un cuerpo de su despacho del cuarto piso de la Corte. Parece sereno, con las manos en reposo sobre el apoyabrazos de cuero marrón. Pero está concentrado y mide las palabras con las que describe "las discusiones, las disputas y los disensos" que se viven en el interior de la Corte Suprema de Justicia tras la designación de Carlos Rosenkrantz como presidente. Critica la "falta de celeridad" en resolver los casos, dice que hay que hacer ajustes en la organización para responder a la demanda social, reivindica la independencia "total" de la Corte con respecto al Poder Ejecutivo, pero advierte: "Nuestra expectativa es que se mantenga así". Con voz pausada, señala que la deuda de la Justicia es la "ejemplaridad moral" de los jueces, que es lo que provoca su falta de credibilidad. Reclama debatir cambios en la oficina de escuchas y en la administración de la Corte.

Rosatti viene del peronismo, fue ministro de Justicia de Néstor Kirchner y convencional constituyente. En la charla, en su despacho, da definiciones y envía mensajes dirigidos tanto a la Corte como al Gobierno.

-¿Hay cambios en la Corte con el cambio de presidente?

-Se perciben cambios lógicos porque cada presidente tiene su impronta. Lo importante es dictar sentencias, para eso nos pagan. Hay que trabajar para tener calidad y celeridad.

-Se habló de un estilo más participativo en la Corte. ¿Se logró?

-Seguramente se va a lograr porque es un valor que compartimos todos. Vamos a participar intensamente en las decisiones, pero hay que diferenciar los votos, donde cada juez tiene autonomía, de las cuestiones organizativas de la Corte. Ahí tenemos la expectativa de que la organización haga los ajustes necesarios para ponerse en línea con las necesidades de la gente.

-¿Qué falta?

-Celeridad. Estamos trabajando casi al límite. En esta vocalía tenemos la decisión de no tener un expediente más de 90 días.

-Cuando asumió el juez Rosenkrantz como presidente, le dio su apoyo y ahora parece que se lo retacea. ¿Por qué?

-Una cosa es la cuestión institucional, organizativa, y la otra son las sentencias. En lo organizacional, cuando llegó el momento de renovar autoridades, había dos candidatos posibles, que eran el doctor [Ricardo] Lorenzetti y el doctor Rosenkrantz. Hablé con ambos y les expuse mis puntos de vista, y ambos sabían que yo iba a votar por uno y no por el otro. Se votó y asumieron las autoridades. Si cambia la presidencia, no quiere decir que todos cambien el voto. Sería muy grave, atentatorio para la seguridad jurídica.

-¿Hay una nueva mayoría peronista en la Corte, con su voto, el de Maqueda y el de Lorenzetti?

-No, nosotros votamos 200 casos por acuerdo y las mayorías las conforman con determinados ministros según los temas. Y eso marca que no hay mayoría preestablecida.

-¿Es peronista?

-Yo fui... pero lógicamente cuando uno accede a la función judicial, tiene que renunciar a la filiación partidaria. Tengo un origen justicialista que marca un compromiso con el sistema democrático y una forma de ver la realidad. Todos tenemos una historia personal y votamos según ella, más o menos explícitamente. Lo importante es que ese pasado no se proyecte en un compromiso de voto concreto del presente. El valor es participar de los principios de un sistema democrático. [Raúl] Alfonsín cuando accede la presidencia le ofrece la presidencia de la Corte a [Italo] Luder; en Estados Unidos los dos jueces de la Corte más relevantes tuvieron pertenencia política previa. Ello no invalida que otros lleguen a la Corte sin experiencia política previa.

-¿Cómo define la independencia de la Corte respecto del Ejecutivo?

-Total y eso habla bien de la Corte y del Poder Ejecutivo. Nuestra aspiración y expectativa es que se mantenga de la misma manera. Cuando me proponen para este cargo, no conocía a nadie del Gobierno. Gabriela Michetti me lo ofrece en su casa y me dice: "Nosotros queremos un juez independiente". Yo le dije: "Mire que yo no la voté". Me contestó: "Ya lo sé, pero queremos a alguien independiente" y acepté. Al poco tiempo me tocó el tema de tarifas y muchos dijeron que iba a votar alineado con el Gobierno, pero voté conforme a derecho, como correspondía.

-¿Como ve la relación del presidente Macri con la Justicia?

-[Pausa silenciosa, piensa.] El presidente Macri se ha mostrado con la Corte muy respetuoso. Nunca me han llamado por un expediente. El juez que se siente presionado debe denunciarlo o renunciar.

-¿Cómo describiría la situación interna de la Corte?

-Tengo mucho optimismo respecto de los fallos que vamos a sacar en los próximos meses. Vamos a estar a la altura de lo que la gente pretende de nosotros. Vamos a exhibir sentencias con calidad doctrinaria y con la mayor celeridad posible. Ahora, como votemos cada uno, es diferente.

-¿Hay una interna en la Corte?

-Disputas, disensos, discusiones en los acuerdos hay casi siempre. Que a veces trasciendan, o no, es otro tema. Si me dice si soy íntimo amigo de los ministros de la Corte, le digo que no. No comparto los fines de semana con ellos, no voy a pescar, ni a la cancha con ellos, mis hijos no son amigos de sus hijos, no festejamos los cumpleaños en la casa del otro, no conozco el domicilio de otros ministros y ellos no conocen el mío, si tengo un cuadro o una foto; pero todos hablamos con todos, todos los días. Cumplimos con nuestra función, para eso nos pagan, para dictar sentencias y no para hacer amigos. No somos enemigos. Debate hay siempre, pretender que eso sea una patología es no comprender cómo funciona un órgano colegiado.

-¿Aspira a ser presidente?

-Aspiro... no. Si me toca ser presidente porque los colegas me eligen, no hay problema. Es mucho lo que he logrado estando acá. Para mí es suficiente. Es la coronación para un profesor de Derecho Constitucional.

-¿Cree que debe haber cambios en la oficina de escuchas telefónicas, que depende de la Corte?

-Es un debate que tenemos que darnos internamente.

-¿Y en la administración de la Corte?

-La iniciativa la tiene el presidente y lo conversaremos entre todos. Lo relevante es que haya consenso.

-¿Qué impacto tiene la causa de los cuadernos de las coimas en la forma de hacer política en la Argentina y la corrupción?

-Todo proceso que lleve a mayores niveles de transparencia es bienvenido, sin hacer juicios de valor sobre este caso. Hay que ir por la verdad. Y probablemente traiga transformaciones en la valoración de la figura del arrepentido.

-La expresidenta Cristina Kirchner dice que la Justicia es manipulada para perjudicarla...

-Si ejerciera una función política podría responderle, pero no lo hago. Espero que llegue algún recurso y lo analizo conforme a los criterios del tribunal.

-¿Cuáles son las deudas de la Justicia con la ciudadanía?

-La ejemplaridad moral. Sin ello es difícil tener credibilidad para impulsar un cambio. Hay una percepción de que hay fallas y hay que corregirlas. Después está el compromiso por la transparencia y la celeridad. La gente quiere saber sobre nuestra vida, nuestro patrimonio.

-¿El camino es promover juicios políticos?

-Sí, ese es uno. Lo que se ve mal denunciarlo. Para eso hay un Consejo de la Magistratura. Y el otro es indagar, saber preguntar mediante los mecanismos de acceso a la información. Si hay credibilidad es posible el cambio, si no, es imposible. Hay resistencias, a veces corporativas.

-¿La Corte es transparente?

-La Corte tiene normas que garantizan la transparencia y si no son suficientes hay que ejercitar desde la comunidad el ejercicio de acceso a la información para generar mayores respuestas transparentes. Es importante la participación, como el juicio por jurados, que debe ser aplicado en el ámbito federal. Implica una comprensión de cómo funciona la Justicia y daría una participación en su funcionamiento.

-¿Los jueces deben pagar Ganancias?

-Tengo una posición histórica sobre este tema que se remite a un fallo como conjuez de la Corte, donde voté en 2006 en favor de la aplicación de una ley que así lo preveía sobre una acordada. Pero no puedo adelantar opinión en un caso sobre el que tenemos que resolver.

El prejuicio, el tema del nuevo libro del juez

Que un juez de la Corte escriba sobre Frankenstein es de por sí curioso, pero que además se base en el personaje de Mary Shelley para reflexionar sobre las relaciones entre la moral y la estética, abre una discusión que trasciende lo jurídico y lo político. Sin embargo, el reciente libro Ensayo sobre el prejuicio, del juez Horacio Rosatti, invita además a hacer una lectura paralela de lo dicho a la luz del pensamiento de los argentinos. "Frankenstein permite a 200 años de haber sido escrito ver el fenómeno del prejuicio estético desde otra perspectiva. Ahora hablamos de bullying, siempre está latente vincular lo bello y lo bueno, y lo feo con lo malo. Eso arraigado como prejuicio en los alumnos, Frankenstein revela que no es así en los niños".

El juez señala que el prejuicio sigue visible y es motivo de discriminación y rechazo. El libro analiza la mirada de un ciego que acepta al monstruo; de un niño, no contaminado por los adultos que lo acepta, y la del adulto, que lo rechaza sin conocerlo. Y la posible mirada de otro monstruo, que es su pareja. El libro hace referencia a la exclusión que relaciona con la segregación social.

-¿Si Frankenstein fuera un espejo como describe el libro, que mostraría de la Argentina?

-Cuando en la universidad les pregunto a los alumnos si sufrieron discriminación, todos responden que sí, que padecieron la exclusión por cuestiones estéticas, por la vestimenta, características físicas, todas cosas que no tienen otro fundamento que este. En la Justicia, por ejemplo, uno podría hablar de la concepción del hombre delincuente de Lombroso, donde por las características físicas se proyectaban consecuencias negativas sobre las personas y hoy lo vemos en los jóvenes con el tema del bullying.

El juez entiende que a pesar de que sigue vivo el prejuicio de conectar lo estético con lo ético y lo agradable con lo bueno, se ha avanzado. "Se ha evolucionado mucho en los últimos decenios sobre este tema. Hay una integración social sobre estos temas mucho mayor que la que yo veía cuando era chico", dijo. Para el magistrado, lo ético puede prevalecer finalmente sobre lo estético, pero lo importantes es que lo haga sobre lo material, "que prevalezca lo espiritual, la humanidad del ser y sobre el tener".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?