Suscriptor digital
srcset

Templos porteños

El templo que esconde un pequeño barco en su interior en pleno corazón de San Telmo

Javier González Cozzolino
(0)
11 de noviembre de 2018  • 13:07

El culto luterano danés cuenta en la Argentina con alrededor de 1000 fieles. Las congregaciones más numerosas se encuentran en Tres Arroyos y Necochea, donde existen, respectivamente, dos templos. Tandil completa la lista, con la iglesia más antigua, de fines del siglo XIX.

En la ciudad de Buenos Aires la feligresía es menor. La integran unas 150 personas, "entre aquellos que asisten a misa y quienes concurren a nuestra institución por las actividades culturales que desarrollamos", cuenta Maggie Tolderlund, secretaria del templo danés de esta ciudad, situado en el corazón de San Telmo (Carlos Calvo 257) desde 1931. "La iglesia dinamarquesa ya es parte de los circuitos turísticos habituales del barrio y por ello recibimos visitas, previamente acordadas, ya que quienes aquí trabajamos lo hacemos de forma voluntaria", agrega la mujer, quien afirma que los asistentes más regulares a misa, además de miembros de la colectividad, son personas del barrio, "por lo general excatólicos que, por un motivo u otro, decidieron acercarse a la fe luterana". Bautismos, confirmaciones y bendiciones matrimoniales completan los argumentos para el culto.

Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Un detalle que subraya Tolderlund no es menor: en cercanías del Dique 1 del puerto de Buenos Aires, además de este templo, se levantan otros de colectividades sajonas, con culto protestante y tradición marinera: en Azopardo y Juan de Garay está la iglesia nórdica (fruto de la fusión de las iglesias noruega y sueca); sobre la avenida Belgrano, a menos de 50 metros de la esquina que ocupa el edificio Otto Wulff, la iglesia presbiteriana escocesa; y un poco más alejada, en 25 de Mayo 276, la catedral anglicana de San Juan Bautista. La función de estos templos surgió de la necesidad de recibir, desde el siglo XIX, a inmigrantes y marineros, y de conservar el acervo cultural, religioso y lingüístico.

El arquitecto Rønnow

La mención del Otto Wulff se asocia con esta iglesia dinamarquesa. Tienen ambas edificaciones un hacedor común: el danés Morten F. Rønnow (1877-1972), que conoció la arquitectura en su casa. Su padre fue constructor de templos en Europa; él continuó la profesión, con obras en su país, Rusia y Ucrania. A los 35 años, ya dueño de una fortuna, probó suerte en la pampa argentina, pero una plaga lo hizo fracasar, de manera que debió regresar a su oficio. Así llegó el encargo de su obra capital en Buenos Aires, el mencionado y ecléctico Otto Wulff, de Belgrano y Perú, estrenado en 1914, para el que debió ser demolido, acaso contra la voluntad del arquitecto, el solar del Virrey del Pino, construido en el siglo XVIII. Rønnow, como expiación de aquel hecho, realizó un obsesivo relevamiento de la casa de estilo colonial; en 1950 donó ese trabajo a la Facultad de Arquitectura de la UBA. Es un documento trascendental para reconstruir la Buenos Aires hispánica demolida.

Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

La iglesia dinamarquesa de Buenos Aires fue otra forma de reivindicar el pasado y de saldar alguna deuda metafísica. Desde el siglo XIX la comunidad danesa pretendía un templo donde rezar y rescatar su cultura, en un país mayoritariamente católico y no siempre piadoso con los protestantes. El proyecto de Rønnow se impuso sobre otros cuatro. Respondía a la perfección a la demanda de la colectividad de poseer una iglesia con biblioteca, salón de reunión y casa pastoral. Los planos denotan un estilo danés tradicional, propio de otros templos en la patria nórdica de los siglos XVIII y XIX, con ladrillo a la vista y alguna connotación bíblica: la torre de esta iglesia representa el sueño de Jacob en el Génesis, es decir, una escalera al cielo.

"Rønnow no hizo nada delirante -sostiene Tolderlund-. De hecho, cualquier danés que nos visita sabe que esta es una iglesia danesa antes de entrar. La estructura es mayoritariamente de hormigón y se tardó nueve meses en finalizarla. Lo único que no se concretó, por falta de plata, fue la forma del techo, que estaba planificada a dos aguas".

Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

La mujer detalla que para esta construcción se trajeron tejas y ladrillos de Dinamarca, como también la pila bautismal del altar y el pequeño órgano, que llegó un par de meses después de la inauguración del edificio. Y apunta un detalle particular: que la torre carece de campana, pues, en la década de 1930, estaba prohibida la colocación de estos artificios para templos que no fueran católicos.

El barco como canon

No hay placa recordatoria de Rønnow en la fachada de la iglesia. Sí alguna fotografía en la biblioteca. En un trabajo de Francisco Girelli se lee que el arquitecto danés partió de regreso a su país antes de ver terminada su iglesia, en 1930. Tolderlund conjetura motivos laborales. Girelli, alguna razón más literaria.

Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Inaugurada la iglesia el 10 de mayo de 1931, tardó sin embargo en cumplir con la austera ortodoxia de un templo danés. "Es que todas las iglesias danesas tienen a un barco en su nave central -explica Tolderlund- y esta iglesia recién lo tuvo en 1984. Esto viene de los vikingos, para quienes uno de los elementos fundamentales de sus ritos eran las embarcaciones". En efecto, los templos luteranos daneses deben necesariamente contar con un barco, con su proa apuntando hacia el altar, representación de los fieles en su intención de no apartarse del recto camino. Estas piezas, además, tienen que reflejar el espíritu de la congregación; su elección no es antojadiza.

Los dinamarqueses en Buenos Aires desde un inicio no dudaron en que ese barco debía ser el København, un velero de madera de cinco mástiles, construido en Escocia en 1913, que fue buque-escuela de bandera danesa hasta su desaparición, más allá de las Malvinas, en diciembre de 1928, cuando se dirigía a Australia tras abandonar el Río de la Plata.

Recién en 1984 los artesanos de la comunidad danesa de Tres Arroyos, Holger Buss y Henry Pedersen, finalizaron la réplica a escala del también llamado "Gran Danés". Desde ese año cuelga del techo de este templo. Apunta su proa hacia el crucifijo sin Cristo y los vitrales del altar. De ese modo recuerda la tragedia que enlutó a la colectividad y señala la dirección que los luteranos deben imprimir a sus vidas.

Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?