Suscriptor digital

Condenan a dos narcos que proveían marihuana a Santa Fe y a Mendoza

Operativo de Gendarmería
Operativo de Gendarmería Crédito: Archivo
(0)
12 de noviembre de 2018  • 13:16

Los cargamentos de marihuana que provenían de Paraguay iban en camión a Rosario y a Mendoza, para cruzar luego desde esa provincia a Chile, donde ese estupefaciente tiene un valor cinco veces mayor. Ramón Romero y su hijo Eduardo manejaban los hilos de la banda que tenían la habilidad de usar precintos de la Aduana que le garantizaban que la droga recorriera parte del país sin problemas.

Los Romero tenían aceitados contactos en sectores del Estado para proveer marihuana proveniente de Paraguay a varias provincias, entre ellas Santa Fe y Mendoza. No eran nuevos en el tráfico de estupefacientes. Ramon Romero está detenido actualmente en Mendoza por narcotráfico y su hijo también está preso por el mismo delito en la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca.

El tribunal oral federal de Corrientes los condenó Ramón y a Eduardo Romero a 16 y 12 años de prisión, respectivamente. El testimonio de un camionero fue clave en la extensa investigación para comenzar a desbaratar esta organización que operaba por lo menos desde 2013. Ese testigo de identidad reservada apuntó que un brasileño era el dueño de un camión donde efectivos de la Gendarmería Nacional incautaron el 29 de abril de 2013 seis toneladas de marihuana y que los Romero manejaban la banda.

Ese camión ingresó a la Argentina por el Paso Internacional Uruguaiana-Paso de los Libres y se dirigió a Misiones, donde fue cargado con marihuana, para dirigirse a la Aduana de Rosario. El trayecto de Paso de los Libres a Misiones fue escoltado por una camioneta blanca, propiedad de los Romero.

Para camuflar la droga utilizaron bolsas de jabón en polvo, pero al llegar al control vial y al ser interrogado, el chofer del vehículo de nacionalidad brasileña expresó que viajaba desde esta provincia hacia Santa Fe, transportando tubos de aluminio. Esto derivó en que los efectivos de Gendarmería pidieran la asistencia de un perro que detectó la marihuana camuflada y rociada con jabón en polvo.

Pero los Romero lograron zafar de ese operativo, por lo que la banda siguió operando hasta febrero de 2014, cuando se realizó el último allanamiento en el que se descubrió un depósito de drogas en la localidad de Lomas de Vallejos, Corrientes.

En ese pueblo los Romero habían alquilado una casa, donde escondieron un cargamento de 1026 kilos de marihuana que fueron incautados por la Gendarmería. Desde ese lugar tenían planificado abastecer a los centros de venta de droga al menudeo de localidades vecinas y de la ciudad de Corrientes. El objetivo que habrían tenido era empezar a distribuir unos 200 kilos de marihuana en la región.

La Justicia federal ordenó a la Gendarmería iniciar una serie de investigaciones e intervenciones telefónicas que permitieron detener el 2 de febrero de 2014 a Reinaldo y Eduardo Romero.

En los alegatos del juicio, el fiscal Schaefer sostuvo que los imputados tenían suficiente marihuana para abastecer 1000 kioscos de droga, con disponibilidad para vender a razón de siete kilos por cada diez consumidores, concluyendo que "son diez mil chicos a los que les llegaría esa droga". El fiscal detalló cómo la droga puede afectar la tranquilidad de comunidades como Lomas de Vallejos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?