Suscriptor digital

Con un decreto, el Gobierno le puso un filtro burocrático a los despidos

Fuente: Archivo
Paula Urien
(0)
13 de noviembre de 2018  • 14:58

Finalmente el Gobierno acepta que está preocupado por los despidos. De hecho, las últimas cifras oficiales divulgadas por la Secretaría de Empleo dan cuenta de una pérdida de 32.600 puestos de trabajo interanuales solo en la industria manufacturera. Además de la inquietud propia, "el tema de los despidos fue planteado por dirigentes gremiales y el sector empresario y esta acción fue parte de una negociación con ellos", dicen desde la Secretaría de Empleo (que por otro lado no admite ni desmiente la posibilidad del alejamiento de Jorge Triaca de la cartera laboral). "De todas maneras queremos aclarar que no hay despidos masivos", sostuvieron.

El DNU que establece hasta el 31 de marzo de 2019 la obligatoriedad de que los empleadores otorguen una suma no remunerativa de $5000, la mitad en diciembre y la otra mitad en enero, no vino solo. La segunda parte del decreto también habla de que "corresponde establecer un procedimiento por el cual los empleadores, antes de disponer despidos sin justa causa, deban comunicar de manera fehaciente la decisión al Ministerio de Producción y Trabajo con una anticipación de 10 días hábiles para hacerla efectiva". El fin es "regular los efectos negativos que distintas situaciones provoquen en los niveles de empleo".

"El Ministerio tiene la potestad de convocar a las partes y tratar de solucionar conflictos", dicen fuentes oficiales. "También, llegado el caso, se pueden poner herramientas a disposición para ayudar a traer soluciones a la mesa. No se trata de una especie de Ley Antidespidos", agregaron.

Según el DNU, el Ministerio "de oficio o a petición de parte, podrá convocar al empleador y al trabajador junto con la asistencia gremial pertinente". Habrá audiencias para "considerar las condiciones en que se llevará a cabo la futura extinción".

"Hay algo de ingenuidad, porque la mayoría de los despidos son pactados", dice el abogado laboralista Julián de Diego. Se refiere a retiros voluntarios en los que el empleador agrega más sueldos a la indemnización que establece la ley. "Este tipo de desvinculaciones, que son voluntarias, no pasan por el Ministerio, que por otro lado no está en condiciones ni tiene la infraestructura para recibir en audiencia a todos los que están en esta situación", sostuvo.

Despidos, pero con causa

"El DNU que firmó el Presidente es inconstitucional. Los despidos sin causa están normados por la Ley de Contrato de Trabajo y no requieren de ninguna otra reglamentación o condición. El despido se debe notificar en forma fehaciente (carta documento o por acta de escribano) y se debe pagar el 100% de la indemnización a los 4 días hábiles del despido. Ningún decreto o norma que sea inferior a una ley, puede modificar la forma ni agregarle requisitos", dice el abogado Juan Carlos Cerutti.

No eran lo común, pero ahora los empresarios los están analizando más de cerca los despidos con causa. "El DNU indica que estamos ante una fuerte crisis y que es por eso que se dictan estas medidas. Debo señalar que no van a parar ningún despido, sino que serán hechos con causa o habrá renuncias acordadas, retiros voluntarios, etc. Este "delay" impide a los trabajadores que quieran cobrar las indemnizaciones, hacerlo en el plazo legal", agrega Cerutti.

Según de Diego, los despidos con causa se dan mayormente porque las empresas alegan "falta o disminución del trabajo, caída de ventas, por ejemplo". Se trata de una causa de fuerza mayor que hace que no puedan mantener a sus trabajadores. "Debo decir que hay muchos despidos, y con esto incluyo a los retiros voluntarios de buena calidad , aunque esta es una situación que no se da en las empresas mas chicas. Desde el Esado también hay muchas cesantías de forma silenciosa. Todo el mundo está reajustando", agregó.

"El hecho de que alguien incurra en un despido con causa porque quiere evadir este procedimiento me parece un error. Es mejor ir a un mutuo acuerdo", dice el abogado laboralista Eugenio Maurette. Para el profesional, el procedimiento está pensado para que las grandes empresas no incurran en despidos masivos sin que el ministerio tenga la posibilidad de actuar. Pero lo cierto es que en el DNU no se especifica esto, y cualquier empresa debe atenerse al contenido del decreto.

Pymes en apuros

Un informe de la Fundación Observatorio Pyme (FOP) se refiere a las dificultades por las que atraviesan la pymes para sostener a su personal (aunque no deja de ser cierto también que (FOP) no pueden encontrar al personal calificado que necesitan para sus actividades).

"El tercer trimestre de 2018, en términos interanuales, mostró una fuerte caída de las ventas -en términos reales- de las PyME manufactureras de todo el país. Adicionalmente, se mantienen las significativas asimetrías por tamaño: las de menos de 50 ocupados sufrieron la mayor contracción y debieron reducir fuertemente su personal ocupado, mientras que las de más de 50 (hasta 200 ocupados) conforman el núcleo relativamente más duro, pudiendo aún sostener el nivel de empleo", sostiene.

Con respecto a la ahora impuesta dificultad para despedir, "la industria manufacturera perdió en ventas y en empleo. Las pymes de menos de 50 ocupados hace mas de un año que pierden empleados. Es muy difícil aplicar un instrumento único para todas las categorías de empresa. ¿Como van a implementar esta complejidad para despedir las empresas mas chicas? ", se pregunta Vicente Donato, de FOP.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?