Suscriptor digital

El dilema de Macri con Cristina

Carlos Pagni
Carlos Pagni LA NACION

Editorial Carlos Pagni en su programa Odisea Argentina

24:38
Video
(0)
12 de noviembre de 2018  • 23:16

Escuchá la columna en versión podcast

A continuación, sus principales conceptos:

  • La crisis económica adelanta la ansiedad electoral y el país, hasta ahora, sigue polarizado. La sociedad argentina sigue dividida en dos, con un centro difuso y dos polos: el del Gobierno, Mauricio Macri , y el de la principal figura de la oposición, Cristina Kirchner . Con una relación entre ellos que va mutando dentro de esta polarización y ahora una Cristina que se convierte en un dilema para Macri, en una presencia ambivalente, en algo que lo ayuda y al mismo tiempo lo perjudica
  • Hay dos hipótesis para el Gobierno sobre el funcionamiento de la economía, interpretaciones basadas en dos selecciones distintas de los datos que tomamos para interpretar qué está pasado. El Gobierno imagina que estamos en el peor momento y que se va a salir rápido: considera que va a haber una baja dramática de la inflación y que eso va a producir, combinado con las paritarias, una recuperación del poder adquisitivo que va a estimular el consumo y va a permitir una reanimación económica pronto
  • ¿Vamos a estar el año que viene como estuvimos al comienzo del ciclo? No. El Gobierno tampoco aspira a eso. Sino que aspira a ordenar las variables económicas y a que haya una percepción de recuperación lenta. Que haya un grupo mayoritario que no quiera interrumpir ese proceso de recuperación. Finalmente, ese grupo terminaría consagrando a Macri como presidente
  • Los que miran esto ven que baja la inflación, que el mercado de cambio parece estar dominado. Están los que se preocupan por la caída del dólar, que lo ven atrasándose demasiado y los que ven que junto con la recuperación y la caída de la inflación empieza a haber repercusión en los precios de los combustibles, y cómo por una gran jugada de YPF se obligó a otras petroleras a pagar los precios. Rarezas que el Gobierno pretende destacar como buenas noticias de una economía que se empieza a ordenar
  • Del otro lado, los que miran los datos negativos. Aquellos que creen que no nos vamos a recuperar tan rápido y que no hay un problema de ciclo económico sino que lo que hay es una crisis de confianza que no se va a recuperar hasta después de las elecciones. Miran además una caída de la actividad industrial superior a la que preveía el Gobierno en este momento, del 12%; un momento muy crítico de varias empresas de consumo que sufren la devaluación; y una crisis en el sector empresarial, sobre todo de las pymes, que se reflejó en el bono de $5000 algunos detalles; entre otros indicios más preocupantes
  • Lo cierto es que es todo un panorama de que la crisis va a ser más larga o más profunda de lo que indica el Gobierno. En esa tesis se para el peronismo. Allí piensan que el ciclo político se abrevió, que aquello que pensaban el año pasado cuando salieron de una elección catastrófica para la oposición. Pero, la posibilidad de pensar en una propuesta alternativa que los devuelva al poder se acercó al 2019
  • Esto plantea un problema interesantísimo: la figura más competitiva, más destacada del peronismo, para la competencia electoral sigue siendo Cristina Kirchner. ¿Será candidata? Ni ella lo sabe. Debe estar dudando respecto de qué decidir. Pero los líderes políticos no tienen una libertad absoluta para definir su destino, dependen muchas veces del mandato que le da esa organización a la cual lidera. Muchos necesitan que Cristina sea candidata, aunque pierda, para ellos reponer su posición en el poder
  • Cristina ya tiene un equipo de campaña y se comporta como si fuera candidata. Ahí está el grupo de siempre, su hijo, La Cámpora, Wado de Pedro. Y una figura que regresó: Alberto Fernández, el exjefe de Gabinete de Néstor y después de Cristina Kirchner. Se acerca a su jefa y es seleccionado por ella como el dirigente encargado de dialogar con otros sectores del peronismo. Ocupa un rol interesantísimo y es un interlocutor ideal porque estuvo en todos los lugares y puede volver a hablar con todos aquellos con los que estuvo vinculado: Massa, Randazzo, entre otros. Fernández está hiperactivo como jefe de campaña. Acaba de emitir un tuit extraordinario, dice que el peronismo debe "incorporar" el compromiso de no robar, de no mentir, ni de votar en contra de lo que menos tienen. Ni yo diría algo tan intiperonista
  • Ahora vamos a ver cómo mira el peronismo a Cristina. Están los que ven algunas dificultades en ver a Cristina Kirchner, que lo ven como un mal negocio aunque sea la principal candidata. Hay dirigentes que están cerca de la expresidenta que dicen: "Tenemos la dificultad que aun en los barrios, en los lugares más desamparados, nos dicen estamos con vos pero si vas con Cristina no"
  • Hay otras dificultades que tienen que ver con qué sucedería si llega. Son los que quieren que Cristina no sea candidata a favor de ella, que la quieren cuidar. Porque le dicen: 'si competís y perdés tu nivel de debilidad va a ser preocupante'. Esto le preocupa a ella por su hija Florencia , que es la más expuesta por que no tiene fueros
  • El problema del líder carismático que jamás logra generar un sucesor. ¿Existe en la expresidenta la capacidad de crear un candidato que no sea ella? ¿Podrá Cristina Kirchner generar un sucesor? Algunos dicen: 'que lo haga pronto', porque sino puede pasar como con Lula que cuando quiso presentar a Haddad ya era tarde. Pero, ¿perdió cuando era tarde o perdió porque Lula era incapaz de hacer cualquier autocrítica? Y ahí está el problema central de Cristina que es la imagen de corrupción y la causa de los cuadernos
  • La causa de los cuadernos se va complicando un poco porque los fiscales no terminan de conseguir las pruebas necesarias para que sea contundente la condena y la imputación. Hay muy pocas pruebas adicionales a eso para imputarlos. Y el problema central: ¿Dónde está la plata que supuestamente se robó Cristina Kirchner?
  • Hay un detalle: en las últimas etapas de Centeno, el comienza a consignar 'nos están siguiendo' y empieza a haber una fantasía alrededor del dinero de los Kirchner. Ahora hay otro problema: ¿Quién seguía a los recaudadores? ¿Estaría [Jaime] Stiuso en esos seguimientos? Y la pregunta final: ¿No se habrán quedado agentes de inteligencia con la plata que robaban los ladrones? Quién es el que le dijo a José López: ´tenés que dejar la plata en un convento´ y, después de que lo hiciera, lo filmó
  • Los cuadernos, la corrupción, el dinero mal habido es una gran dificultad para Cristina Kirchner y su carrera. Una carrera que se convierte en un dilema para Macri, que necesita como nunca que esté Cristina, para reproducir aquello que tanto rédito le dio. Pero esa misma polarización le genera otro problema: los mercados, los actores económicos, y una sociedad ya como grupo de personas que interviene en el mercado y que cuando vea que a Cristina le va bien, va a tomar cada vez menos decisiones de inversión y va a tener más incertidumbre. Y Macri necesita que la incertidumbre baje para ganarle al peronismo, para ganar las elecciones e incluso para ganarle a Cristina.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?