Suscriptor digital

Conmoción en Francia por el suicidio de la mujer símbolo de los "policías enojados"

Biskupski, al frente de una marcha de "Policías Enojados"
Biskupski, al frente de una marcha de "Policías Enojados" Fuente: AFP
(0)
13 de noviembre de 2018  • 19:06

PARÍS.- Maggy Biskupski, la mujer policía símbolo en Francia de la lucha contra el odio a los agentes de seguridad y reconocida por su lucha contra la impresionante ola de suicidios entre sus colegas, finalmente se quitó la vida, a los 36 años, con un disparo con su arma de servicio en su propia casa, donde fue hallada ayer.

Biskupski se hizo muy conocida en 2016 al fundar la asociación Movilización de Policías Enojados (MPM) tras el ataque con cócteles molotov a dos vehículos policiales en octubre de ese año en la región de París . Dos agentes sufrieron graves quemaduras y otros dos resultaron heridos leves en este ataque.

En los días siguientes la fuerza policial fue atravesada por una ola de revueltas que llegó a las redes sociales y que resultó en una serie de manifestaciones nocturnas y espontáneas de agentes que marcharon con sus rostros cubiertos en París y otras ciudades. Eran policías que denunciaban las condiciones de trabajo, el " anti-flic haine", es decir el odio antipolicial en los suburbios y en cada manifestación.

Biskupski, rubia, de ojos azules y segura de sí misma, se convirtió en la vocera de la lucha contra el odio a los policías. "No se podía no estar de acuerdo con ella -dijo hoy el ministro del Interior, Christophe Castanere-. Para ella solo existía el ideal de defender a los policías, su honor, los medios para trabajar". Todos esos elementos que, según los hombres de uniforme, faltaban y causaban el "sufrimiento" de muchos agentes: 60 de ellos se suicidaron en 2017, un índice un 36% superior al promedio del resto de la población. Desde enero hasta ahora hubo otros 30 suicidios.

El activismo de Biskupski le trajo varios problemas, entre ellos una investigación interna por divulgar noticias confidenciales.

En los últimos días, dijo que estaba preocupada y bajo gran presión, no solo por la investigación, sino porque dentro de la asociación que presidía, algunos colegas la acusaron de haber administrado mal los fondos. Una acusación que probablemente Biskupski no soportó.

"Es el símbolo de una policía que ya no puede soportar más, ella protegió a quienes nos protegían, nosotros no pudimos protegerla", comentó el jefe del partido de derecha Los Republicanos, Laurent Wauquiez.

Para Marine Le Pen, líder del partido de extrema derecha francés Agrupación Nacional, este suicidio "es el terrible símbolo del sufrimiento de los policías que ella denunciaba incansablemente".

Agencias ANSA y AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?