Suscriptor digital

Borges, Mick Jagger y Francescoli: cómo es el mundo blindado de Santiago Solari, nuevo DT de Real Madrid

Una perla del archivo: Solari y Gallardo, durante los primeros tiempos en River, cuando eran dirigidos por Ramón Díaz
Una perla del archivo: Solari y Gallardo, durante los primeros tiempos en River, cuando eran dirigidos por Ramón Díaz Fuente: Archivo
Cristian Grosso
(0)
13 de noviembre de 2018  • 23:59

Siempre lo atrapó el fútbol, claro. La familia Solari respira fútbol. Por su padre, Eduardo, y por su tío, Jorge. Pero también por Esteban y David, sus hermanos varones. Por Augusto, nieto del 'Indio'. Y hasta por Fernando Redondo , primo político. Pero hay un personaje sin vínculo sanguíneo que resultó decisivo para que Santiago Hernán Solari terminara por enamorarse de este deporte: Enzo Francescoli . Para el 'Indiecito', el uruguayo siempre fue la expresión más exquisita y distinguida de lo que significa jugar al fútbol. Su ídolo desde la infancia, el superhéroe que nunca perdió la capa pese que años más tarde Santiago jugaría con Zidane, Ronaldo, Figo, Raúl, Casillas, Beckham, Ibrahimovic.

Vaya si ha estado en contacto con el fútbol... Será porque desde muy joven se diplomó de trotamundos que Santiago se convirtió en una esponja cultural. A los 8 años jugaba en Newell's, en Rosario, pero a los 10 ya estaba girando por el planeta debido a las diferentes experiencias laborales de su padre Eduardo. Que, por cierto, casi no esquivó ningún punto cardinal. Santiago, además de cambiar como diez veces de colegio, recorrió las inferiores de Tenerife, América (México), Junior (Colombia) y hasta pisó canchas saudíes. Y cuando regresó a la Argentina, pasó por Platense y Rosario Central, antes de alimentar el semillero de Renato Cesarini, un emprendimiento bien casero. Hasta que una beca lo trasladó a los Estados Unidos y, por supuesto, también probó el soccer en el Stockton College. Y volvió a Cesarini, para finalmente desde River, y ya con 19 años, comenzar a cimentar su carrera.

Solari y Zinedine Zidane: tiempo de galácticos en Real Madrid
Solari y Zinedine Zidane: tiempo de galácticos en Real Madrid Fuente: Archivo

Solari siempre disfrutó detrás de una pelota de fútbol. Pero jamás redujo su vida a ese instante. De ideas claras y corazón caliente, ha sido un analista lúcido de la periferia. Del envoltorio. Supo publicar artículos en el ya desaparecido periódico madrileño Diario 16, donde desplegó una pluma sensata, directa y elegante. Si se juega como se vive, posiblemente valga decir que se escribe como se juega, porque la descripción también se ajusta a su propuesta futbolística. De exquisita educación, rico manejo del inglés y el francés, Santiago también volcó su incisiva visión en el diario El País de los lunes, en su blog 'el charco', como cronista oficial del calcio mientras estuvo en Internazionale. Y desde allí no dudó en apuntar injusticias, criticar conductas viciosas, involucrarse con detalles polémicos y alabar la porción más noble de este juego. Textos con vivencias de un jugador comprometido. "El sindicalista de los galácticos", alguna vez lo llamaron. Mientras, él hizo toda su carrera sin representante. Tímido, pero culto e inteligente, perteneció a esa clase de futbolistas peligrosos, que viven bajo sospecha: los que piensan. "Piensa demasiado para ser futbolista", llegó a decir de él el polémico presidente blanco Florentino Pérez. Ese hombre acaba de firmarle contrato hasta 2021 para que dirija al club más poderoso del planeta. No hasta fin de temporada, sino hasta 2021.

El alocado mercado de pases, de las transferencias, alguna vez lo llevó de Madrid. a Madrid, sí, porque descendió con Atlético y pasó al Real Madrid. Más tarde a Milán. Ya en el final de su carrera, pico en los trampolines de Buenos Aires (San Lorenzo), México (Atlante) y Montevideo (Peñarol), estación final. Claro que siempre será Rosario su ciudad, ahí donde nació hace 42 años. Aprendió a relativizar los fracasos, y especialmente los éxitos.

CIclo italiano: con la camiseta de Inter, en Milan
CIclo italiano: con la camiseta de Inter, en Milan Fuente: Archivo

Lo dirigieron Vicente del Bosque, Arrigo Sacchi, Marcelo Bielsa, Ramón Díaz, José Pekerman, Roberto Mancini. Aprendió de todos, y algo lo marcó: "Que no podés impostar nada. De lo primero que se dan cuenta los jugadores es de si estás mintiendo o no; si estás siendo transparente o no. No se puede imitar a nadie". A Solari siempre lo guió ser él. En tiempos de galácticos no eligió vivir en una urbanización privada ni en una mansión. Prefirió una casa ubicada entre el Museo del Prado y los jardines del Retiro, y salir a pasear por esas cuadras casi como madrileño más. Sin actividad en las redes sociales, poco se sabe de su vida privada. Y él agradece que sea así.

Estuvo cerca de jugar en Manchester United, incluso se reunió con sir Alex Ferguson. Pero nunca pudo satisfacer su apetito de jugar en París o Londres. "En esas ciudades está todo", ha confesado. ¿Paris Saint Germain o Arsenal? No precisamente. El 'Indiecito' siempre las distinguió como las principales urbes, ejes culturales donde se suceden los mejores recitales, las más calificadas exposiciones... No han faltado vuelos relámpago a París solo para pasear por el museo del Louvre. No fue un futbolista convencional, siempre lo supo, pero nunca se montó a esa propaganda. Siguió jugando al ajedrez y leyendo a Jorge Luis Borges, una debilidad, su predilecto.

Con la camiseta de San Lorenzo, hace una década
Con la camiseta de San Lorenzo, hace una década Fuente: Archivo

"La música, como la literatura, como el cine, son lugares donde uno se escapa un rato cuando está aburrido... y es un mundo fantástico", le contó cierto día a LA NACION. Santiago es un habitual visitante de esas comarcas. Mientras el marketing se iba detrás de los galácticos, el pasaba casi de incógnito con "Así habló Zaratustra", de Nietzsche, bajo el brazo. La literatura clásica lo llama tanto como los autores latinoamericanos. Musicalmente, todo comenzó cuando le robó un disco de pasta de los Rolling Stones a su padre. La banda de Mick Jagger resultó la puerta de ingreso a un mundo que lo fascinó. Justamente "Flowers" se convirtió en el primer disco que compró y en Filadelfia los disfrutó por primera vez en vivo, en un recital. Después, con los años incorporó a Portishead, Massive Attack, Radiohead y Thievery Corporation... Todos ellos tendrían que estar en su festival favorito..., aunque entre los invitados tampoco podrían faltar Carlos Gardel, Andrés Calamaro y Astor Piazzolla.

Inquieto, inconformista, exigente, alguna vez decidió tomar clases de piano; le llevó un año aprender una sonata de Ludwig van Beethoven... y poco después contó que se la había olvidado. Se refugió en su falta de talento como única explicación. Apenas una mentira. El ingenio, la perseverancia y el buen gusto son virtudes que Santiago Solari jamás podrá disimular. "Trabajar en el Madrid es una gran oportunidad y un trabajo hermoso. En cualquier lado, no sólo como entrenador del primer equipo. También he sudado la camiseta hasta la última gota. El Madrid nos supera a todos, pero también nos incluye en su grandeza", explicó desprovisto de altanería. Y se describió. Nunca fue una estrella, siempre fue un caballero. En Real Madrid lo saben hace tiempo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?