Suscriptor digital
srcset

Deco: una casa en un barrio silencioso de Tigre donde reina el color

(0)
14 de noviembre de 2018  • 15:17

Como casi todo arquitecto que da sus primeros pasos en la profesión, Mariana Pussacq soñaba con el día en que pudiera diseñar su propia casa. Cuando llegó el momento, proyectó las primeras líneas y, al tiempo, su deseo era un hecho consumado y las rectas de los planos, una casa con piso y techo donde poder volcar toda su creatividad para convertirla en hogar.

Mariana dice que, para ella, una casa es como una tercera piel: "La primera es nuestro interior, la segunda es la ropa que llevamos puesta y la tercera, el lugar que habitamos".
Mariana dice que, para ella, una casa es como una tercera piel: "La primera es nuestro interior, la segunda es la ropa que llevamos puesta y la tercera, el lugar que habitamos". Crédito: Jade Sívori. Producción de Yamila Bortnik.

"Mi casa es mi templo", dice, mientras se sienta, cómoda y descalza, sobre un sofá turquesa. Hoy, Mariana, sus dos hijos, su novio y sus dos perras viven en este universo de colores, donde los objetos más preciados son plumas y piedras que recolecta cuando viaja, instrumentos musicales, cuadros de su autoría y géneros de todo tipo en los que plasma colores que ella misma desarrolla para su marca Casa Almacén, una empresa de textiles y ropa que nació en 2014 y que sumó a su faceta de arquitecta e interiorista un costado emprendedor.

Crédito: Jade Sívori. Producción de Yamila Bortnik.

Así, ubicada en un enclave silencioso de un barrio privado de Tigre, a lo largo y a lo ancho, la casa refleja el espíritu libre de Mariana y toda su potencia creadora.

El living, con ventanales que dan al jardín del frente y al parque trasero, es el espacio de encuentro de amigos y familia, que se reúnen sobre el lit de repos, una inmensa cama de descanso diseñada por Mariana.
El living, con ventanales que dan al jardín del frente y al parque trasero, es el espacio de encuentro de amigos y familia, que se reúnen sobre el lit de repos, una inmensa cama de descanso diseñada por Mariana. Crédito: Jade Sívori. Producción de Yamila Bortnik.

Cocina y comedor

Una pared de rayas verticales negras y blancas y una mesa de madera con arreglos florales siempre presentes componen el comedor y la cocina. En ese espacio se preparan platos a base de frutas, semillas, granos, frutos secos y verduras de la huerta, una base alimentaria que va de la mano del estilo de vida que elige Mariana y que incluye la práctica de meditación, respiración y yoga.

Una casa llena de color en Tigre.

01:00
Video

Aquí casi no hay puertas, la dueña de casa prefiere las telas largas y livianas para separar el comedor de la cocina o para cerrar el pasaplatos y darle intimidad y calidez al lugar. Esa decisión tiene el beneficio extra de aislar los ruidos del resto de la casa y de darle a cada espacio su propia sonoridad. "Esto es como una toldería -bromea-, a mí me encanta hacer carpita".

Crédito: Jade Sívori. Producción de Yamila Bortnik.

Los géneros que usa en su casa son las mismos que trabaja en Casa Almacén: terciopelos, linos, panamá, lienzos y gasas. Como en el resto de los ambientes, también circulan las revistas de diseño, indumentaria, tendencias y moda: Vogue, Wallpaper, Kinkfolk y AD son algunas de las publicaciones que se encuentran por toda la casa. Si bien las mira para sacar alguna idea, dice que, en realidad, su mayor fuente de inspiración está en la naturaleza, en sus colores, sus combinaciones y los patrones que la fascinan. También admira las creaciones de artistas como Egon Schiele, el pintor austríaco discípulo de Gustave Klimt que fue un exponente del tratamiento de las telas y los trajes que retrataba en sus cuadros.

El estudio

Crédito: Jade Sívori. Producción de Yamila Bortnik.

Mariana no tiene un lugar fijo de trabajo. "Soy nómade en mi propia casa, vivo en movimiento", dice. Aun así, en la planta superior hay un espacio equipado con biblioteca, escritorio, sillón y mesa ratona donde están los principales elementos con los que Mariana crea tanto prendas de ropa como tapizados o cortinas para sus diseños de interiorismo. Rollos de telas, catálogos de los géneros y marcadores de colores le dan vida al ambiente. Sobre la mesa armó un pequeño altar con un Budha, velas y piedras, una instalación que se repite en muchos rincones de la casa y que, en la repetición, reafirma la idea de que cada espacio de la casa es un rincón sagrado.

Sueño de una noche de verano

Crédito: Jade Sívori. Producción de Yamila Bortnik.

En el cuarto de Mariana, la decoración apeló a pocos elementos, pero con mucho carácter, que le dan una identidad singular. La cama de lapacho con baldaquino que ella diseñó y mandó a hacer tiene un dosel blanco que despliega el amor de Mariana por los géneros y que le da a la intimidad un misticismo romántico eterno.

Crédito: Jade Sívori. Producción de Yamila Bortnik.

Las dos ventanas del dormitorio dan al parque, un jardín que tiene bananeros, alocasias, una huerta, una pileta y una cortina de cañas de bambú que, al balancearse con el viento, susurran un sonido suave, tan cautivante como las flores en racimos de la glicina.

Además te mostramos Un departamento remodelado de Palermo con un patio protagonista

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?